En el entramado textual y epistemológico de este ensayo, las nociones de diáspora y memoria son ejes fundamentales con respecto a la identidad judía. Con ellas se deshilan las complejidades y se concretizan las perspectivas de las escritoras judeomexicanas incluidas en este estudio: Margo Glantz, Sabina Berman, Rosa Nissán y Sara Levi-Calderón, quienes hacen valer un yo creativo rebelde y consciente que reivindica y legitimiza, mediante la apropiación de la palabra, la historia de los judíos. Asimismo, son espacios de resistencia los escritos de las autoras mencionadas, quienes asumen la tarea de contar el mundo de ayer y de hoy.

Introducción

En las últimas décadas, muchos estudios sociológicos, filosóficos, históricos y literarios de carácter postmodernista se han enfocado en el análisis del concepto de nación como una construcción cultural moderna. Su importancia ha sido determinante para analizar los mecanismos de la cohesión nacional (discursos, emblemas y ritos) y las voces disidentes que se producen desde sus márgenes e intersticios.

La nación, tradicionalmente, ha sido vista como el conjunto de elementos culturales e institucionales bajo un eje estatal promotor de un sentido de unidad entre los sujetos que viven dentro de un mismo territorio y una misma época. Al compartir un territorio geográfico políticamente delimitado y un mismo tiempo de vida, adquieren patrones culturales similares, valores y modelos de conducta que los unen como grupo social, en aspectos tales como la lengua, las leyes, la religión, la historia, el folclor, la comida, la música y, sobre todo, los discursos con los cuales se identifican.

Sin embargo, es en realidad cada uno de los sujetos que la habitan los que van a (re)crearla y a (re)escribirla con base en su comportamiento y perspectiva ideológica, demostrando así que la nación es también una proyección individual. En este sentido, la nación es un conjunto de discursos y emblemas que aspiran a una homogeneidad, aunque constantemente es interpretada por cada uno de sus miembros en una versión performativa que modifica la versión pedagógica de la nación.

  • Lea el ensayo completo de manera gratuita en PDF, oprima aquí.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¡Mazl Tov! ¡Le Jaim! a las familias Rudy y Cohen
Artículo siguienteVoces latinoamericanas en los partidos de la oposición israelí
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.