Con el cambio de administraciones en Washington, la administración Biden anunció que se encuentra revisando el acuerdo firmado entre la administración Trump y los talibanes afganos bajo el cual las fuerzas de la OTAN abandonarían el país en la primavera del año 2021. El motivo de la revisión, afirman los funcionarios de la administración, es la serie de violaciones al acuerdo por parte de los talibanes. «Sin que estos cumplan sus compromisos de renunciar al terrorismo y detener los violentos ataques contra las Fuerzas de Seguridad Nacional afganas, es muy difícil ver un camino específico a seguir para hacer cumplir el acuerdo negociado», dijo el portavoz del Pentágono John Kirby».[1]

Un funcionario de la OTAN le dijo a Reuters: «No habrá una retirada total de los aliados para finales de abril… No se han cumplido las condiciones…» Y con la nueva administración estadounidense, habrá ajustes en las políticas, la sensación de retirada apresurada prevaleciente será abordada y uno pudiera ver una estrategia de salida mucho más calculada».[2]

Tanteando la ya endurecida actitud en Washington, una delegación de los talibanes encabezada por Sher Mohammad Abbas Stanikzai, visitó para obtener el apoyo de . La visita ilustró la creencia de los talibanes de que, en el tema de Afganistán, Estados Unidos era mucho más sensible a la postura rusa. Los reporteros de Kommersant Kirill Krivosheev y Alexandra Kovalskaya cubrieron la visita de los talibanes. A continuación se muestra una traducción de su artículo:[3]

La delegación de los talibanes en , Stanikzai es el segundo de la izquierda. (fuente Ria.ru)

«Miembros del buró político de Qatar del movimiento de los talibanes (prohibido en Rusia) visitaron una vez más. Sus visitas a la capital rusa se hicieron frecuentes entre los años 2018 y 2019, cuando fue elaborado un acuerdo con los Estados Unidos sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán.

«Ahora la nueva administración en Washington está dejando que se entienda que el acuerdo puede ser revisado. Teniendo en cuenta este escenario, los miembros del Talibán, como ellos mismos le dijeron a Kommersant, le pedirán a que haga valer sus influencias en Washington».

«Al mismo tiempo, ellos no niegan de que si los estadounidenses, aun sí violan el acuerdo, los talibanes no tendrán otra opción que combatir contra ellos, tal como lo hicieron anteriormente con las fuerzas de ocupación británicas y soviéticas».

«Una delegación del Talibán encabezada por Sher Mohammad Abbas Stanikzai, subjefe del buró político en Doha, Qatar visitó Moscú, por primera vez desde septiembre del año 2019. Para ese entonces, el acuerdo con los Estados Unidos, firmado el 29 de febrero, 2020 recién se estaba discutiendo y los representantes del movimiento estaban tratando de obtener el apoyo de los países de la región, incluyendo Rusia.

«Según representantes de la administración del nuevo presidente estadounidense Joe Biden, Washington planea revisar el acuerdo.

Mientras la delegación de los talibanes se encontraba en Moscú, el secretario de prensa del Pentágono John Kirby, les dijo a los periodistas que Estados Unidos aún no ha tomado ‘ninguna decisión’ sobre el futuro de las fuerzas militares estadounidenses en Afganistán. Kirby dijo que Washington recuerda el plazo especificado en el acuerdo para la retirada de las tropas estadounidenses que expirará en abril, sin embargo, añadió el secretario de prensa, que «existe un gran sí».

«Sin entrar en detalles, el secretario de prensa del Pentágono certificó que los talibanes no habían cumplido los términos del acuerdo.

«Poco se sabe sobre lo que se discutió exactamente con los representantes de los talibanes en Moscú.

«La reunión con los talibanes estuvo a cargo de Zamir Kabulov, representante especial del presidente de la Federación de para Afganistán, director del Segundo Departamento para Asia de la cancillería». Durante las conversaciones, la parte rusa se pronunció en favor de un lanzamiento temprano de negociaciones internas afganas significativas y constructivas, que conduzcan al cese de la sangrienta guerra civil y a la formación de un liderazgo nacional eficaz en Afganistán’, declaró la cancillería rusa.

Zamir Kabulov (Fuente: Rbc.ru)

«Los representantes de los talibanes, quienes hablaron con los periodistas el viernes, solo hablaron sobre ‘intercambiar puntos de vista ante el futuro de Afganistán’ y recibir apoyo sobre el tema del levantamiento a las sanciones impuestas por las Naciones Unidas de parte de algunos miembros del movimiento. ‘Zamir Kabulov también apoya este proceso y cree que deberíamos ser eliminados de la lista negra’, dijo el Sr. Stanikzai.

«Los funcionarios talibanes son optimistas sobre el futuro del acuerdo con los estadounidenses. ‘Nosotros firmamos un acuerdo de paz con la parte estadounidense, este fue firmado por el gobierno estadounidense legalmente elegido. El hecho que la administración Biden esté evaluando el acuerdo, no significa que lo anularán. Lo evalúan, de acuerdo a su procedimiento interno», les dijo a los periodistas Sher Mohammad Abbas Stanikzai. El diplomático también enfatizó que Zalmay Khalilzad, quien se desempeñó como enviado especial para Afganistán bajo la administración de Donald Trump y trabajó en el trato, permanecerá en su puesto bajo la administración de Joe Biden. «Esta es una buena oportunidad para que los estadounidenses se retiren de Afganistán en virtud de este acuerdo. Independientemente de si se hará bajo la administración Biden o en una diferente”, agregó Sher Mohammad Abbas Stanikzai.

Según Omar Nessar, director del Centro Ruso para el Estudio del Afganistán Contemporáneo, cuando la administración estadounidense habla de «evaluación del acuerdo», no se refiere al documento en sí (el cual es bastante breve y claro) sino se refiere a algunos anexos secretos de este.

“’Quizás los estadounidenses quieran obtener algunas concesiones’, sugirió el Sr. Nessar.

«Respondiendo a la pregunta del reportero del diario Kommersant sobre lo que sucederá si Estados Unidos no retira sus tropas en primavera, el Sr. Stanikzai dijo: ‘Nosotros esperamos que lo hagan. Estados Unidos se irá según lo programado. Estoy seguro de ello. Porque tanto militares como funcionarios  civiles están en contacto con nosotros. Yo no creo que no se marchen». Posteriormente, el diplomático afgano agregó: «Si, no obstante, los estadounidenses violan el acuerdo, no tendremos otra opción que combatir contra ellos, al igual que combatimos anteriormente contra las fuerzas de ocupación británicas y soviéticas».

Mientras tanto, en Kabul se habla y se preparan activamente para una guerra. Además, esta ya está en marcha. Recordemos que, según los términos del acuerdo firmado en Doha, los talibanes se comprometieron a no atacar a las tropas de Occidente que abandonan el país, pero no hizo ninguna promesa respecto al ejército afgano.

«Por lo tanto, la situación en las partes norte y sur del país no ha mejorado durante el último año. Por lo general, después de intensificarse el proceso de paz, estallaran nuevos enfrentamientos en las provincias.

“Apenas pasa un día en la capital afgana sin atentados y asesinatos, de los que nadie se responsabiliza, aunque las autoridades siguen culpando a los talibanes.

«El centro de Kabul está rodeado por una cadena de puestos de control (el llamado Anillo de Acero). Se presume que el personal de seguridad debería inspeccionar los vehículos, pero teniendo en cuenta el tráfico de Kabul, es imposible realizar esta tarea correctamente. Hombres uniformados observan brevemente a los pasajeros como si fueran capaces de identificar a un terrorista a simple vista, abriendo ocasionalmente los baúles y comprobando pasaportes.

«Se están construyendo nuevos puestos de control en el centro de la ciudad para fortalecer el Anillo de Acero, mientras el gobierno se prepara para la tradicional ofensiva de los talibanes en primavera. El asesor de seguridad nacional de Afganistán Hamdullah Mohib anunció recientemente que esta vez no espera solo batallas locales, sino una verdadera guerra.

«Si las negociaciones no emergen desde un punto muerto, Afganistán estallará en primavera», confirmó el periodista Hussein en una conversación con el reportero de Kommersant, quien solía trabajar para el canal de televisión más famoso del país, TOLOnews.

«Solo un círculo muy reducido de personas sabe lo que está sucediendo realmente en las conversaciones entre afganos en Doha. A primera vista, los contactos entre las autoridades de la república y los talibanes, que comenzaron en septiembre del año 2020, han llegado desde hace mucho tiempo a un callejón sin salida. Pero Recientemente, TOLOnews publicó un documento, denominado borrador de proyecto sobre la división de poderes entre la actual administración de Kabul y los talibanes en las agencias e instituciones clave.

Según el documento, 84 nuevos representantes de ex-terroristas deberían ser presentados ante la cámara baja del parlamento afgano. 34 de 102 diputados del Parlamento afgano en Afganistán también serán nombrados por los talibanes. Presumiblemente, el gobierno interino debería tomar el poder en Afganistán. Sin embargo, el documento desapareció fugazmente del portal y las disputas sobre su autenticidad aún continúan.

«Cabe señalar que antes de llegar a Moscú, los representantes del Talibán también visitaron (y antes de ello Pakistán), donde se expresó muchísima más retórica anti-norteamericana.

«‘Estados Unidos, de acuerdo a su estrategia, apoya la continuación de la guerra y el derramamiento de sangre entre varios grupos políticos afganos’, dijo Ali Shamkhani, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, en una reunión con los talibanes. A su vez, Abdul Ghani Baradar, jefe del buró político en Doha (quien ignoró la visita a Moscú), también visitó Teherán.

«‘Todos estos países están muy cerca; son nuestros vecinos. Y nosotros buscamos su apoyo en el acuerdo de paz afgano’, dijo Sher Mohammad Abbas Stanikzai.

«Según Omar Nessar, al visitar los países de la región, los talibanes esperan presionar a Washington». Experiencias previas han demostrado que las reuniones en mejoraron significativamente la postura de los talibanes en la mesa de negociaciones. Es obvio que los estadounidenses son muy sensibles ante la presencia de en el tema afgano, incluso más que a la presencia de o de China”, dijo el experto al diario Kommersant.


[1] Ap.com, 29 de enero, 2021.

[2] Reuters.com, 31 de enero, 2021.

[3] Kommersant.ru, 31 de enero, 2021.