El 19 de septiembre del 2020, Hossein Shariatmadari, editor longevo del diario portavoz del régimen iraní Kayhan y colaborador cercano del Líder Supremo iraní Ali Jamenei, escribió en el diario sobre la promesa hecha por el comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) Hossein Salami al Presidente de los Estados Unidos Donald Trump – es decir, que el CGRI buscara vengarse si un solo iraní resultare herido. Salami también reiteró la declaración de Jamenei de que cualquier persona involucrada en el asesinato del comandante de las Fuerzas Qods Qassem Soleimani ocurrido en enero del 2020, saldría perjudicado por ello. 

También en su artículo Shariatmadari enfatizó que el CGRI siempre había cumplido sus promesas y que debido a que el Presidente Trump reconoció haber dado la orden de asesinar a Soleimani, este saldaría cuentas con él personalmente, ya sea durante su mandato en el cargo o después. 

Anteriormente, el 8 de septiembre, el CGRI publicó en su canal en la aplicación Telegram una imagen que mostraba al comandante del GCGRI Hossein Salami, sentado en el escritorio de Trump en la Oficina Oval, en donde a Trump se le ve sentado ante él, reprendido y humillado. 

Lo siguiente son los puntos principales del artículo de Shariatmadari publicado el 19 de septiembre en el diario Kayhan y de sus declaraciones que prometen venganza personal contra Trump por el asesinato de Soleimani. 

También a continuación se muestra la imagen compartida por el canal del CGRI en la aplicación Telegram que muestra a Salami y a Trump en la Oficina Oval.

Editor del diario Kayhan Shariatmadari: «El CGRI nunca renunciará en buscar vengarse personalmente por la sangre del mártir Soleimani»

«… Hace varios días, Donald Trump dijo: ‘¡Cualquier ataque, en cualquier forma, contra Estados Unidos será confrontado con un ataque contra Irán el cual será 1.000 veces mayor!’ Ayer, el comandante del CGRI Salami, le respondió al vil presidente de los Estados Unidos: «Nos amenaza con un ataque mil veces mayor; nosotros le conocemos muy bien. Cuando atacamos la base aérea ‘Ain Al-Assad, asumimos que usted tomaría represalias y preparamos cientos de cohetes que pudieran haber destruido sus activos si nos hubiesen atacado’. [Salami] advirtió que ‘tenemos nuestros ojos puestos sobre el enemigo en todas partes y dentro del alcance de nuestras balas si es necesario. Señor Trump, si incluso un solo cabello se le suelta de la cabeza a un iraní, destruiremos el suyo, esparciéndolo en todas direcciones. Esta es una amenaza muy seria y se lo demostraremos con acciones’.

«El comandante del CGRI Salami continuó sus declaraciones destacando la fórmula presentada por el Líder Supremo iraní Jamenei: ‘¿Cree usted que atacaremos al embajador estadounidense en Sudáfrica como represalia por la sangre de nuestro hermano martirizado Soleimani? Nosotros le apuntaremos a aquellos que estuvieron directa e indirectamente involucrados en el asesinato de este gran hombre y deben saber que cualquiera que se encuentre involucrado en este incidente será tomado como objetivo y que este es un mensaje muy en serio’.

«Ahora la pregunta es: ¿Ha emitido alguna vez el CGRI una amenaza o advertencia que no haya cumplido? Si no puede encontrar un ejemplo de ello – y de hecho, tal ejemplo no existe – Sr. Trump, el asesino de nuestro comandante mártir Haj Qassem Soleimani, puede estar seguro de que por el resto de su asquerosa y vergonzosa vida, uno de los principales objetivos del CGRI será tratar de vengar el asesinato del comandante de nuestros corazones Soleimani, ya sea esté en el cargo o no. Él ha reconocido que es el asesino del comandante y mártir y sabe muy bien que el CGRI nunca renunciará a vengarse personalmente por la sangre del mártir Soleimani».[1]

El CGRI muestra al comandante del CGRI Salami en el escritorio de Trump dentro de la Oficina Oval

El 8 de septiembre, en su canal en la aplicación Telegram, el CGRI publicó una imagen que mostraba al comandante del CGRI Hossein Salami, sentado en el escritorio del Presidente Trump en la Oficina Oval, junto a Trump sentado ante él reprendido y humillado. En la pared se ven retratos del Ayatolá Ruhollah Jomeini y del Líder Supremo Ali Jamenei y el canciller Zarif y su adjunto Abbas Araghchi son mostrados de pie y observando desde un lado, junto a dos banderas iraníes y una estadounidense detrás de ellos y funcionarios estadounidenses mucho más lejos. En la parte inferior se puede leer una cita de Jomeini que lee: «Digo esto con confianza: el Islam castigará a las superpotencias de manera humillante». Debajo de la imagen, el CGRI escribió: «Una imagen interesante difundida por los usuarios de las redes sociales».[2]


[1] Kayhan.ir/fa/news/198801, 19 de septiembre, 2020.

[2] T.me/sepahcybery/13930, 8 de septiembre, 2020.