Diario Judío México - El brote mundial de no ha pasado por Libia, que durante años ha estado en medio de una guerra civil, con dos gobiernos paralelos compitiendo por el poder político y militar: por una parte, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN), liderado por Fayez Al -Sarraj, que cuenta con el apoyo de la ONU, Turquía y Qatar y los círculos islamistas dentro de Libia, tales como la Hermandad Musulmana y por otra parte, el Ejército Nacional de Libia, bajo el mando del General Khalifa Haftar, quien es cercano a los Emiratos Árabes Unidos y a Egipto. La guerra civil ha pasado factura a las infraestructuras de Libia, incluyendo a su sistema de salud. Ante dicha pandemia mundial, ambas partes han tomado medidas preventivas muy estrictas para evitar la propagación del en Libia, hasta el punto de imponer un toque de queda general. A partir del 5 de abril, 2020 el Centro Nacional de Control de Enfermedades de Libia reportó 18 casos confirmados de COVID-19 en el país.[1]

Al mismo tiempo, ha habido intensas presiones a nivel interno e internacional sobre ambos bandos en Libia para que cesen las hostilidades y unan fuerzas en la lucha contra la pandemia. Entre los elementos destacados que impulsan un alto el fuego humanitario se encuentran la Misión de la ONU en Libia, la Unión Europea, los y varias embajadas extranjeras en Libia, las de , Gran Bretaña, Francia, Alemania, Holanda, los Emiratos Árabes Unidos, Túnez y Argelia. Cabe señalar que, el 21 de marzo, las dos partes acordaron un alto el fuego, pero informes sobre violaciones por ambas partes aparecieron súbitamente al día siguiente.[2] Esto provocó nuevos llamados a detener la lucha, incluyendo al embajador estadounidense en Libia Richard Norland quien, en una carta abierta a ambos bandos, les instó a detener la movilización de combatientes extranjeros que constituyen una verdadera amenaza de propagación de la epidemia del y llamó a Haftar a que detenga las operaciones militares en Trípoli.[3]

Dentro de la propia Libia, periodistas y ex-políticos criticaron a las facciones en guerra por continuar las hostilidades en lugar de dedicar su energía a combatir el y proteger la vida del pueblo libio. Un artículo incluso sugirió, sarcásticamente, colocar a todos los libios mayores de 65 años bajo una estricta cuarentena, para permitir que los jóvenes se hagan cargo de la dirección del país y lleguen a un acuerdo de paz integral. Muchos escritores, especialmente en los medios asociados al bando de Haftar, pidieron detener las hostilidades y unir fuerzas en la lucha contra la pandemia.

Lo siguiente son extractos traducidos de algunos de los artículos:

Fuente: addresslibya.co

Críticas a líderes libios: Están dejando morir al pueblo de ; deben ser reemplazados con sangre más joven 

Los periodistas libios castigaron a los líderes de ambos bandos, acusándolos de estar más preocupados por pelear entre ellos en lugar de cuidar a la población y llamando a reemplazarlos por un liderazgo mucho más joven.

Periodista libio: en lugar de combatir el , nuestros gobiernos se gastan el dinero en guerras y nos abandonan a la deriva

El periodista libio Muhammad Al-Amin escribió en el portal Ewanlibya.ly, el cual se identifica con el bando Haftar: “A medida que se multiplican las crisis históricas, se enfrenta y ataca a todas las naciones del mundo, grandes y pequeñas, existen signos perceptibles de solidaridad, entre los pueblos y sus gobiernos en los países afectados por desastres. Vemos pueblos uniéndose en torno a las instituciones [de su estado]… y una movilización general de los recursos de los estados en beneficio de la población.

“Pero, ¿qué [recursos] han reservado los gobiernos libios por el bien de los libios? [¿Qué] están haciendo por su bien en estos tiempos difíciles?… ¿Qué prepararon poseen para hacer frente a posibles crisis? La respuesta [a estas preguntas] emana de los frentes [de batalla] y de los barriles de armas, cohetes que caen uno a uno sobre las casas de ciudadanos civiles pacíficos, de las ruinas de las casas y las heridas de aquellos que fueron heridos, del llanto de madres que lloran por aquellos jóvenes destruidos por el deseo de poder [de los líderes]… La respuesta es muy clara y no requiere de ninguna explicación…

“¡Observen a las naciones que les rodean, a los pueblos y gobiernos de Oriente y Occidente y descubrirán que solo los países árabes están [todavía comprometidos en una lucha interna]! [Solo existen] los líderes y gobiernos fracasados y [todavía] involucrados en disputas vergonzosas mientras la epidemia se propaga y la muerte amenaza a inocentes… Observen a las otras naciones del mundo. Las diferencias de creencia, religión y de secta no las dividen. [En cambio], la dificultad y el peligro los une.

“Después de todo lo mencionado anteriormente, ¿necesitan ustedes mayor evidencia de que [los gobiernos de Libia] son ​​negligentes en [proteger] sus vidas?… Los millones que gastan en guerras, en municiones y en mercenarios pudieran haber alimentado y protegido y enfrentado la escasez de medicamentos y alimentos como parte de unas medidas de precaución cada vez más estrictas… [Pero] ¿dónde obtendrán los medicamentos y alimentos [hoy]? ¿Han pensado en esto? ¿Les traerán lo que necesitan de Italia? ¿De China? ¿De Taiwán? ¿O de los [países] vecinos, que están [igualmente] en estado de crisis? ¿O liberarán [estos gobiernos] a sus miembros para hacerse ricos a expensas de su hambre y sufrimiento? Si hubiesen tenido una sola gota de patriotismo en algún sentido de pertenencia hacia esta nación, no hubiesen dedicado [ni siquiera una] hora más a la lucha. Ellos son el enemigo ¡Cuidado con ellos! Y que Alá nos ayude».[4]

Periodista libio: Quizás podamos poner en cuarentena a nuestros viejos líderes y dejar que los jóvenes alcancen un acuerdo

En un sarcástico artículo en el portal de «218 TV», un canal de televisión pro-Haftar, el periodista Muhammad Khalifa Idris sugirió poner a todos los libios mayores de 65 años en cuarentena, para permitir que los jóvenes se hagan cargo y lleguen a un acuerdo integral en el país. Este escribió: “El coronavirus, que ha sacudido al mundo, llegó a Libia cuatro meses después de ser descubierto por primera vez. Su llegada se retrasó ligeramente, como todo lo demás en Libia: salarios, revoluciones, inventos como Internet, satélites y teléfonos móviles, así como también los conceptos de entendimientos y paz… [Pero] insisto en que la llegada del virus nos brinda una oportunidad dorada a fin de alcanzar un acuerdo de paz integral en Libia, si seguimos el ejemplo de las autoridades locales en Suiza que pusieron a todos los mayores de 65 años en una cuarentena permanente, con el propósito de proteger su salud. Si implementamos esto [aquí], habrá un vacío en la arena política que les permitirá a los jóvenes emerger y encontrar una solución integral a la crisis [política]. En mi opinión, las personas mayores, en todas partes, que se unen [a sus antiguas] iniciativas políticas y a sus círculos políticos… son parte del problema. En el caso de Libia, su cuarentena será estricta, impidiéndoles incluso utilizar el teléfono o Internet, el cual será desconectado, porque [Libia] sufre cortes de energía frecuentes y muy prolongados y esto los mantendrá realmente aislados. Si tenemos éxito, las generaciones futuras [en Libia] estarán agradecidas con el coronavirus y no nos sorprenderá si incluso le erigen una estatua al virus en el centro de [Trípoli] y nombran ‘Corona’ a los principales bulevares y avenidas en la ciudad [en su honor]!”[5]

Escritores libios en ambos bandos de la brecha política: La lucha contra el virus requiere que nos unamos

Junto a las críticas hacia los líderes, algunos artículos exhortaron a ambos bandos que dejen las querellas porque la convocatoria ahora es unir fuerzas en la guerra contra la epidemia.

Artículo en portal pro-Haftar: Para combatir el virus de manera efectiva, en primer lugar necesitamos una campaña por la paz en Libia

En un artículo en el diario libio pro-Haftar Al-Wasat, el periodista Ahmad Al-Fitouri pidió lanzar una campaña por la paz, para que ambos bandos sean libres de luchar juntos contra el coronavirus. Este escribió: «Libia se ha visto en medio de una guerra civil desde febrero del 2011… Recientemente, la mortal epidemia provocada por el coronavirus ha tocado nuestras puertas… [pero] el estado, con sus manos manchadas de sangre, ahora carece de poder para combatirlo y [de hecho] carecía de esta habilidad incluso antes de la guerra civil. Esto significa que somos incapaces de luchar contra el virus, especialmente porque todo el mundo está sumido en esta pandemia, por lo que elementos internacionales y regionales no están interesados ​​en el tema libio y se ven obligados a seguir aquel proverbio libio que dice: ‘una mujer honorable se ocupa primero de su propia casa’. Todos están luchando contra este virus invisible… Incluso los laboratorios [de los países desarrollados] no están lo suficientemente familiarizados con el enemigo para combatirlo y es por ello que este está cobrando fuerza…

“El coronavirus suena la alarma, [diciéndonos que] la victoria se logrará sobreviviendo y defendiendo nuestras vidas. Eso es lo racional, y el coronavirus ha hecho que nos demos cuenta. Este es el momento de superar todos los obstáculos, [ya] que el mayor obstáculo [es decir, la pandemia] es una catástrofe insufrible que amenaza con destruir todo… [Esta crisis] debe manejarse con sabiduría e inteligencia a través de medios políticos y librando [una campaña por] la paz, siendo esta la [campaña] más difícil, pero es [sin embargo] posible e inevitable… [y debe librarse] hoy y no mañana. Debemos lanzar la campaña por la paz… porque es una campaña por la vida, en la que no existe ninguna rendición. Solo una figura fuerte y valiente puede liderarla, porque en última instancia es una batalla por la vida o la muerte. La naturaleza y la palabra de Alá le han dado a este virus el poder de decidir el destino de la humanidad en su totalidad. La sabiduría de Alá… está restaurando la sabiduría de la población a través de un desastre».[6]

Artículo en el portal identificado con el gobierno de Sarraj: Unámonos en una guerra de supervivencia contra el virus 

El periodista libio ‘Abd Al-Razzaq Al-Dahash hizo un llamado similar a la unidad en Eanlibya.com, un portal pro-GNA. Este escribió: «Gobiernos y oposición, hermanos y enemigos en todas partes han dejado de lado sus desacuerdos y centraron su atención en el coronavirus. El mundo entero [está luchando] contra un virus que no distingue entre [partidarios] derechistas e izquierdistas, entre tipos de sexo, etnias y entre [gente] buena y mala. [Pero] a pesar de todo el temor [a esta enfermedad], que a veces está justificado y otras veces es algo excesivo, el virus hasta ahora ha matado a menos personas que la guerra en Trípoli [declarada por el General Haftar en abril del 2019].

«Dejemos de lado los compromisos declarados para detener la lucha, las conclusiones de la [Conferencia] de Berlín[7] y la Resolución [2510] del Consejo de Seguridad[8] y adoptemos la decisión del Consejo de la Razón. Hoy día, nada habla más fuerte que el coronavirus y la lucha contra este flagelo. En los los barbijos se han vuelto más importantes que los misiles Patriot y en Rusia se han vuelto más importantes que los misiles S-400. En Europa, el Dettol [desinfectante] se ha vuelto más importante que el [programa] armamentista de Star Wars. Hoy, la decisión de la nación libia es la decisión del Consejo de la Razón, siendo esta el detener la guerra interna libia y la guerra externa contra Libia junto a recurrir a la guerra global de supervivencia contra el coronavirus… Nosotros, los libios, compartimos una sola patria y desde hace poco tiempo [también] una sola [epidemia] del coronavirus».[9]

Ex-políticos libios: La continua lucha socava la batalla contra la enfermedad; ya es hora de un alto al fuego total 

Tal como fue mencionado, los ex-políticos libios también expresaron llamados a unirse en la lucha contra la pandemia. En un publicado en su cuenta personal de Facebook, el analista político Ibrahim Grada, ex-embajador de Libia en Dinamarca, Suecia y el Líbano y asesor principal de la ONU, se dirigió a los oradores de los dos parlamentos rivales en Libia: Aguila Saleh Issa, presidente del parlamento en Tobrouk y a Hamouda Sayala, portavoz del parlamento en Trípoli y dijo: «¿Los tiempos y las circunstancias no requieren que todo el parlamento [libio] [formado por los dos parlamentos en Tobruk y Trípoli] se reúnan para discutir y supervisar el manejo de la epidemia del coronavirus? ¿Qué impide que esto suceda? ¿O son las posturas y consideraciones políticas más importantes que la salud de la población?…[10]

Mensaje de Ibrahim Grada

Fátima Hamroush, quien fue ministra de salud en el gobierno interino de Libia (2011-2012), escribió en su cuenta Facebook: “La continua lucha [interna] aumenta el peligro de que la epidemia se extienda y disminuya las posibilidades de combatirla [con éxito]. No hay más remedio que declarar un alto el fuego total. Combinen sus esfuerzos, fuerzas y fondos y dedíquelos a luchar contra el enemigo común, antes de que sea demasiado tarde…»[11]

Mensaje de Fatima Hamroush


[1] Ncdc.org.ly, 5 de abril, 2020.

[2] Facebook.com/mediawarinformationdivision, arraedlg.net, facebook.com/GNAMedia, 21 de marzo, 2020; facebook.com/Burkanly, 22 de marzo, 2020; facebook.com/LNAspox, 23 de marzo, 2020; facebook.com/GNAMedia, afrigatenews.net, 25 de marzo, 2020.

[3] Ly.usembassy.gov, 27 de marzo, 2020.

[4] Ewanlibya.ly, 15 de marzo, 2020.

[5] 218tv.net, 29 de marzo, 2020.

[6] Al-Wasat (Libia), 17 de marzo, 2020.

[7] La ​​Conferencia de Berlín celebrada el 19 de enero, 2020 sobre el tema Libia contó con la presencia de los presidentes de Rusia, Turquía y Francia, el Secretario de Estado de los y representantes de China, Gran Bretaña, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, el Congo, Argelia, la ONU, la Liga Árabe, la Unión Europea y la Unión Africana. Sus conclusiones llamaron a los partidos rivales en Libia a detener las hostilidades y a todos los actores a aplicar el embargo de armas a Libia. También se pidió una distribución transparente y equitativa de los ingresos del petróleo y que las partes continúen su diálogo político, de seguridad y económico. Bundesregierung.de, 19 de enero, 2020; Al-Akhbar (Líbano), 20 de enero, 2020.

[8] Una resolución aprobada el 12 de febrero, 2020 en el que esencialmente se aprobó las conclusiones de la Conferencia de Berlín.

[9] Eanlibya.com, 17 de marzo, 2020.

[10] Facebook.com/igrada, 15 de marzo, 2020.

[11] Facebook.com/Fatima.hamroush.9, 17 de marzo, 2010.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.