Cuenta la historia de que para el momento en que aquellos responsables de planificar las decisiones estadounidenses fueron reprendidos por las consecuencias no deseadas de armar a los combatientes yihadistas en Afganistán en la década de los años 1980, los estadounidenses respondieron que la estrategia funcionó tal como se suponía debía funcionar: «esto lastimó y desangró a la Unión Soviética. Punto». Esta es una forma sumamente cínica de revisionismo que permite ignorar todo tipo de formas inconvenientes de retroceso.

Esta antigua historia me vino a la mente al escuchar a los defensores de la de Erdogan en Occidente, particularmente en sus recientes acciones en el Cáucaso, donde ayuda e incita una guerra que asesina a cristianos armenios. El argumento es más o menos así: « se opone a Armenia, el cual es aliado de Rusia, Siria e Irán. Todos estos son adversarios de los Estados Unidos, por lo que esta acción de los turcos ayuda a los intereses estadounidenses. Punto».

Si bien el estimulo y dotación de armas a realizado por ha llevado a la muerte de cientos de armenios y ha reclamado parte del territorio en la disputada región de Nagorno-Karabaj (reconocida internacionalmente como parte de pero densamente poblada por etnias armenias), no está del todo claro que Rusia, Siria e Irán han sido los que mayormente salieron muy perjudicados por la última ronda de políticas agresivas de poder turcas.

Los drones turcos (e israelíes) han volado por los aires gran cantidad de blindaje armenio proporcionado por Rusia, pero hemos estado viendo una tecnología avanzada que hace explotar tanques y artillería suministrados por Rusia durante décadas en el Medio Oriente. Lo que ha hecho esta pequeña guerra sangrienta en un rincón volátil del mundo es diluir la independencia armenia, haciéndola depender más de Rusia, en lugar de aminorarla. También ha debilitado al reformista Primer Ministro armenio Nikol Pashinyan, quien llegó al poder en una «Revolución Aterciopelada» en el año 2018 contra una élite ya arraigada pro-rusa. Este es un absoluto regalo para Rusia, que quiere evitar que la Armenia de Pashinyan se incline hacia Occidente.[1] Incluso cuando los tanques rusos vuelan por los aires, Moscú se convierte en el actor clave en la zona sur del Cáucaso, alertas específicas tanto para Armenia como para Azerbaiyán. Esto es claro incluso si los rusos pueden sentirse públicamente incómodos explicando la ambivalencia de sus relaciones con Turquía.[2]

Armenia está aliada con la Siria de Assad, pero esta es una alianza de dos potencias decrepitas de poco valor estratégico entre sí mismas. Y vale la pena recordar que si bien toma acciones que supuestamente perjudican a la Armenia pro-Assad, este ha ayudado a la Venezuela pro-Assad de maneras mucho más lucrativas. Las importaciones turcas de oro venezolano, que provienen de una zona de conflicto plagada de abusos contra los derechos humanos y cárteles colombianos[3], se incrementaron de cero a casi mil millones en el año 2018, con la preocupación de que fuese el intermediario clave en ayudar a este tráfico triangular con Irán.[4]

El ministro venezolano y capo del narcotráfico Tareck El Aissami visita en el año 2019 (Fuente: Lapatilla.com, 17 de enero, 2019)

Los medios de comunicación latinoamericanos mostraron en el 2019 al sonriente ministro venezolano de Industrias y Producción Nacional Tareck El Aissami, descendiente de una conocida familia ba’athista líbano-venezolana, en visita a una planta de fundición de oro turca como parte de la cooperación turco-venezolana. El notorio El Aissami es bien conocido por sus estrechos vínculos con Hezbolá y el régimen de Assad, así como también por las acusaciones en su contra debido a corrupción, lavado de dinero y narcotráfico.[5]

La intervención de en el Cáucaso ha ayudado verdaderamente a los intereses de Rusia y cualquier daño que haya infligido a un aliado del régimen sirio parece ser más que compensado por la ayuda que le ha brindado a otro aliado del régimen sirio en el hemisferio occidental. Y en lo que respecta a la política exterior estadounidense, Venezuela es una prioridad mucho mayor que las relaciones Assad-Armenia.

¿Pero es con Irán donde la aventura de en armenia ha jugado su papel más «positivo»? La idea aquí es que la intervención de en nombre de ha avivado las aspiraciones irrendentistas pan-turcas entre la inquieta minoría azerí de Irán. Démosle a la máxima puntuación por lograr esto, a pesar de que las tensiones étnicas internas, incluso entre los azeríes, que constituyen el 16% de la población de Irán, no son nada nuevo dentro de las fronteras del régimen iraní.[6] El resultado tangible de estos disturbios parece haber sido el cambio de postura iraní, al menos públicamente, más cercana a y lejos de Armenia.[7]

El resultado de toda esta confusión parece ser muy claro. Los perdedores, hasta ahora, son Armenia y los armenios oriundos de Nagorno-Karabaj. y y yo agregaría Rusia, son todos beneficiarios. La destrozada Siria de Assad no es en lo absoluto importante para la discusión e Irán, en el peor de los casos, se ha visto obligado por preocupaciones de seguridad internas de inclinarse demasiado abiertamente hacia Armenia a parecer inclinarse más hacia Azerbaiyán. Eso es todo.

Mientras tanto, que ha amenazado con iniciar una guerra contra Grecia siendo este miembro de la OTAN y Chipre, miembro de la Unión Europea, activó recientemente sus defensas aéreas rusas S-400 en abierto desafío a los deseos estadounidenses,[8] se convirtió en el centro regional anti-Estados Unidos y de propaganda islamista antisemita dirigida al mundo árabe,[9] ayudó en conspirar para romper las sanciones en beneficio tanto de Venezuela como de Irán y desplazó a las minorías cristianas y religiosas en Siria e Irak, un tema que a muchos no les importa, pero que es prioridad anunciada de la administración Trump.[10]

El uso por parte de de miles de mercenarios islamistas sirios en territorio libio y en Azerbaiyán como un ejército mercenario es otra de las tácticas que puede tener consecuencias imprevistas.[11] Y las posibles consecuencias a las repetidas amenazas de Erdogan en dejar que millones de inmigrantes lleguen a Europa parecen igualmente turbias, pero de ninguna manera pueden verse como motivo de interés para los Estados Unidos. El régimen de Erdogan cree que está siendo muy inteligente, manipulando competencias para su propio beneficio. Pero el resultado general parece ser un constante caos y confusión que un ya agobiado Occidente se ve obligado a confrontar y tratar de contener.

Incluso si hubiese algún beneficio para los Estados Unidos por la agresión turca en el Cáucaso – y tal beneficio parece ser mínimo, si no invisible – parecería ser que esta larga y creciente lista de acciones regionales hostiles hacia los Estados Unidos por parte de supera con creces cualquier posible beneficio de su última calamidad.

*Alberto M. Fernández es Vicepresidente de MEMRI.


[1] Serie de MEMRI Despacho Especial No. 8947 – Comentarista ruso Akopov: Los alarmistas están equivocados, la postura de Rusia en Transcaucásica es inexpugnable, puede convertirse en actor allí solo con el consentimiento de Rusia, 7 de octubre, 2020.

[2] Serie de MEMRI Despacho Especial No. 8972 – Interrogado por entrevistadores escépticos, el canciller ruso Lavrov lucha por defender la actual política rusa hacia Turquía, 16 de octubre, 2020.

[3] Cambio16.com/arco-minero-del-orinoco-mineria-ilegal-en-venezuela, 26 de junio, 2020.

[4] Bbc.com/news/world-europe-47092784, 2 de febrero, 2019.

[5] Lapatilla.com/2019/01/17/tareck-el-aissami-visita-refinadora-de-oro-en-turquia, 17 de enero, 2019.

[6] Washingtoninstitute.org/policy-analysis/view/iranian-azeris-a-giant-minority, 6 de junio, 2006.

[7] Middleeasteye.net/news/azerbaijan-armenia-iran-conflict-pan-turkism-azeris, 13 de octubre, 2020.

[8] Defensenews.com/training-sim/2020/10/16/turkey-reportedly-test-fires-s-400-air-defense-system, 17 de octubre, 2020.

[9] Informe diario de MEMRI No. 222 – La guerra propagandista árabe desde Estambul, 17 de julio, 2020.

[10] Osvnews.com/2019/10/10/turkeys-invasion-of-syria-strikes-a-blow-against-christians, 10 de octubre, 2019.

[11] Nybooks.com/daily/2020/10/16/the-syrian-mercenaries-fighting-foreign-wars-for-russia-and-turkey, 16 de octubre, 2020.