Diario Judío México -

Para conmemorar el Día de la República de India, el director del Proyecto Estudios del Sudeste Asiático Tufail Ahmad escribió un artículo titulado “Nosotros, el Pueblo de India”. El artículo apareció en Hindi en el diario Dainik Jagran el 26 de enero, 2016 y en inglés en el portal Satyavijayi.

Lo siguiente es el artículo:

“El Día de la República es un momento de reflexión sobre quiénes somos”

“El 26 de enero, India conmemoró su 67avo Día de la República. El presidente francés Francois Hollande fue el invitado de honor en el desfile del Día de la República en Nueva Delhi, en el que militares franceses también participaron. Esta fue la primera vez que un contingente militar extranjero participó en la desfile del Día de la República.

“Esta jornada fue conmemorada por primera vez como el Día de la Independencia en 1930, exigiendo el Purna Swaraj (autonomía total) de la dominación colonial británica. En 1950, en este día el pueblo de India se dio a sí mismo la constitución, creando así una república moderna.

“Como hindúes, el Día de la República es un momento de reflexión sobre el quienes somos. Mientras que los clásicos hindúes tales como los Vedas, el Ramayana y el Mahabharata nos enseñan ‘quienes somos’, ‘cuál es nuestra identidad’ y ‘de dónde provenimos’ la constitución de India nos enseña ‘que queremos llegar a ser’ y ‘hacia dónde nos dirigimos’ en la vida democrática de nuestra nación. Los nombres de los lugares mencionados en el Ramayana y el Mahabharata todavía existen entre nosotros. Las villas repúblicas existen en la antigua India, pero las ideas sobre la igualdad y la libertad del individuo vinieron a nosotros de la filosofía griega y el movimiento europeo de ideas democráticas conocidas como la Iluminación a través del mandato británico”.

“El motor de cambio en la República de India es la democracia”

“El motor de cambio en la República de India es la democracia, la cual es reafirmada cada cinco años por hindúes adultos a través del acto consciente del voto. Democracia se refiere a demokratía – un sistema político que se inició durante siglos cuarto y quinto antes de Cristo, cuando demos (el pueblo) de Atenas se rebeló contra las dinastías de los tiranos y establecieron sus propias kratos (reglas). Sin embargo, como sistema de gobierno, la democracia no floreció. Luego en el siglo 18, la Ilustración europea engendró un torrente de ideas igualitarias, resultando en la Revolución Francesa y la norteamericana. En 1776, los se convirtieron en la primera democracia. Ahora el número de democracias y semi-democracias se ha incrementado entre los 193 miembros de las Naciones Unidas.

“Reflexionando sobre cómo progresan las sociedades, el sociólogo francés Emile Durkheim argumentó que las sociedades tradicionales tienen como base el consenso procedente de similitudes a creencias e identidades, pero las sociedades modernas derivan su consenso de las diferencias. El consenso en la India moderna se deriva de las diversidades y es aprovechado por los partidos políticos, los medios de comunicación y de los comentarios de los jóvenes activos en las redes sociales – y no por las religiones y castas como lo que solía hacer en el pasado. Mientras que nuestros antepasados se identificaron como miembros de las castas, tribus y comunidades religiosas, nuestros jóvenes hoy día se ven a sí mismos como individuos – en otras palabras, que ciudadanos hindúes.

“En palabras del politólogo Sunil Khilnani, la República de India se ha ‘grabado a sí misma en la imaginación de los hindúes de una forma que ningún organismo político anterior lo había hecho’. Algunos países en Occidente son estados religiosos, en particular el Reino Unido, pero sus sociedades son predominantemente seculares sin papel alguno a la religión en crear políticas. India y los son sociedades abrumadoramente religiosas, pero el estado es secular. ‘Nosotros, el pueblo’ – las palabras iniciales de la Constitución de India – son tomadas de la Constitución de , que comienza con las palabras: ‘Nosotros, el pueblo de los ’. La Constitución de India nos ayuda a superar nuestras diferencias, nos une en un consenso político”.

“La India moderna es un país totalmente nuevo”; “Las democracias modernas se basan en las ideas igualitarias de la Iluminación”

“Como sistema de gobierno, la democracia crea nuevos mundos, nuevas esperanzas para los ciudadanos. Como modelo en política este les permite a los ciudadanos una libertad política e igualdad de derechos. Para ilustrar: Arabia Saudita es un reino teocrático que sirve a la religión, no al pueblo. Contrario a esto, Gran Bretaña es una democracia que otorga derechos a sus ciudadanos a pesar de ser un reino nominal. La República de India trata a todos – hombres o mujeres, castas superiores o inferiores, hindúes o musulmanes – como ciudadanos por igual. Nuestros jóvenes viven en una sociedad libre. La Constitución de India da forma a sus ideas a lo que una buena sociedad debe ser. En tiempos de conflicto, nuestros jóvenes ven a la Corte Suprema como un bastión de luz para ellos que les muestra el sentido de dirección.

“En febrero, 2014, Narendra Modi, ahora primer ministro, dijo: ‘Somos una de las naciones más jóvenes’. La India moderna es un país totalmente nuevo; su pueblo es nuevo; sus aspiraciones son nuevas; sus actitudes son nuevas. De 1,25 billones de hindúes, el 50% son menores de 25 años; Casi el 65% de los hindúes son menores de 35 años. Esta es esencialmente una nueva población política, que ha crecido en un ambiente de libertad. No ha sido testigo de las cicatrices emocionales a la partición, o los tormentos del mandato de emergencia. Esta generación de hindúes ha crecido en libertad política, que emana de la constitución que comenzamos a aplicar desde el 26 de enero, 1950.

“Nuestra juventud ha sido testigo de campañas amargas electorales, potentes debates televisivos y debates parlamentarios pendencieros, pero en este proceso han entendido que nuestra política turbulenta define el curso de la vida democrática de nuestro país y da forma a la cohesión de India. En consecuencia, la nueva generación de hindúes está sometiendo sus propias ideas a la crítica racional en Twitter y Facebook. Para los extranjeros, India pudiera parecer como una casa dividida pero nuestras propias diferencias son la fuente de nuestra unidad. Los hindúes retendrán sus identidades como hindúes, musulmanes, tamiles, biharis u otros pueblos, pero la democracia es el factor sobresaliente que define a la sociedad hindú en general se generara a partir de las diferencias y estarán protegidos por la constitución.

“Las democracias modernas tienen como base las ideas igualitarias de la Iluminación. En su libro La revolución de la Mente, Jonathan señala que la Iluminación fue la ‘quintaesencia definida por su insistencia en la plena libertad del pensamiento, libertad de expresión y de prensa y mediante la identificación de la democracia como la mejor forma de gobierno’. Estos valores son básicos para la República de India. Para 1,25 millones de hindúes que viven en felicidad y libertad, también tenemos que estar dispuestos a defender la república. Esto significa que también tenemos que defender los derechos de todos los ciudadanos y no sólo la nuestra.

“Además, el mundo está en un período de conflicto. Un gran número de seres humanos están muriendo en nombre del Islam en Somalia, Yemen, Siria, Irak, Afganistán y Pakistán. En India, la libertad de los hindúes está garantizada por nuestras fuerzas armadas. Podemos llevar a nuestras familias a ver una película en un ambiente tranquilo porque el ejército de India protege nuestra seguridad como un antibiótico 24 horas al día 7 días a la semana. Por lo tanto, los hindúes también deben darse cuenta de que es su deber apoyar a los militares que defiende la república hindú”.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.