Diario Judío México - El 7 de abril, 2019 la cuenta YouTube del canal de televisión en Gaza publicó un video de un chico jordano que se ofreció como voluntario para ir a Jerusalén y morir como mártir. En el video, el chico, Amir Al-Khasawne, es visto marchando con una honda y un rifle de juguete. Cuando su madre le pregunta a dónde se dirigía, este dice: «Me voy de viaje muy lejos. Puede que no regrese». Más adelante, en el video, Amir le dice a su madre que se marcha a Jerusalén, junto al «mártir Omar Abu Laila y sus amigos». El 19 de marzo, 2019 Omar Abu Laila, apuñaleó fatalmente al Sargento Gal Keidan, tomó su arma y mató de un disparo al Rabino Achiad Ettinger. El chico Al-Khasawne continuó: «Le dispararé a los judíos que le dispararon a Omar». Cuando su madre le advierte que lo mataran, el chico dice: «No es gran cosa, mamá. Moriré por Jerusalén. ¿No vale la pena morir por Jerusalén? ¿No vale la pena morir por Al-Aqsa?» Con lágrimas, Amir grita: «¡Por el bien de Alá, Oh árabes! ¡Esto es Jerusalén! ¡Es el destino del Viaje Nocturno del Profeta! ¡Vendieron Jerusalén!» Este concluyó invitando a Saladin a «despertarse». El video fue producido por Mays Alreem para Television Photography.

Para ver el video de Amir Al-Khasawne en el portal TV, pulse aquí o debajo.

«Me voy de viaje muy lejos, es posible que no regrese»

Madre de Amir: «Mi querido Amir, ¿a dónde vas?»

Amir Al-Khasawneh: «Me voy de viaje muy lejos. Tal vez no regrese».

Madre de Amir: «Mi amor, tu padre te ha estado buscando».

Amir Al-Khasawneh: «Envíale mis saludos, pídele que me perdone y ora por mí».

Madre de Amir: «Me asustas. ¿A dónde vas?»

Amir Al-Khasawneh: «A Jerusalén».

«No es gran cosa, mami, moriré por Jerusalén, ¿no merece la pena morir por Jerusalén? ¿No vale la pena morir por la Mezquita Al-Aqsa?»

Madre de Amir: «Pero está muy lejos, Amir…»

Amir Al-Khasawneh: «No, está detrás de esa montaña. Puedes ir. No te preocupes».

Madre de Amir: «¿A quién vas a ver?»

Amir Al-Khasawneh: «Voy a ver al mártir Omar Abu Laila y a sus amigos. Les dispararé a los judíos que le dispararon a Omar. Iré donde la madre de Omar, a besarle la cabeza y le diré: ¡Soy como Omar! ¡Todos somos como Omar! ¡Todos somos tus hijos!»

Madre de Amir: «Pero los judíos te dispararán y morirás, Amir».

Amir Al-Khasawneh: «No es gran cosa, mami. Moriré por el bien de Jerusalén. ¿No vale la pena morir por Jerusalén? ¿No vale la pena morir por la Mezquita Al-Aqsa?

[…]

«¡Esta es Jerusalén, oh árabes! ¡Esta es Jerusalén, oh árabes! ¡Por el amor de Alá, oh árabes! ¡Por el amor de Alá, oh árabes! ¡Esta es Jerusalén! ¡Este es el destino del viaje nocturno del Profeta! ¡Vendieron Jerusalén! ¡Despierta!, oh Saladin!»