El siguiente informe es ahora complemento sin costo alguno del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad de MEMRI (PSATY). Para información sobre como suscribirse al PSATY, pulse aquí.

Introducción

El 23 de febrero, 2020 Al-Malahem, el medio de comunicación oficial de Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), confirmó la muerte del líder del grupo Qasim Al-Rimi y anunció el nombramiento de su sucesor el comandante de AQPA Khalid Batarfi.[1] El video de 16 minutos de duración, en el que destaca un mensaje de audio pronunciado por el funcionario religioso nacido en Arabia Saudita Hamad bin Hamoud Al-Tamimi, fue publicado en el canal de AQPA Rocket.Chat. Según informes anteriores de los medios, Al-Rimi fue asesinado en un ataque en el que se utilizaron drones el día 25 de enero, 2020 en la gobernación de Al-Bayda en Yemen.[2] El 1 de febrero, 2020 el Presidente de los Donald Trump publicó un tuit informando que Al-Rimi había sido asesinado y el 6 de febrero, la Casa Blanca confirmó su muerte en un comunicado oficial.[3]

Lo anterior es el anuncio de Al-Malahem de un mensaje del Jeque Hamad Al-Tamimi que confirma la muerte del líder de AQPA Qasim Al-Rimi; el hombre que se muestra con su perfil oscurecido es presumiblemente Al-Tamimi.

«Si bien su pérdida nos entristece, nos alegra que haya logrado lo que este deseaba para sí mismo»

En el anuncio, Al-Tamimi confirma que Al-Rimi murió en un ataque en el que utilizaron drones estadounidenses afirmando que a pesar del peligro de nuevos ataques con drones, el mayor número posible de miembros del comité Shura de AQPA se reunió y seleccionó a Khalid Batarfi para que suceda a Al-Rimi como líder de la filial de Al Qaeda. Al-Tamimi declara que «mientras su pérdida nos entristece, nos alegra que haya logrado lo que este siempre había deseado para sí mismo, lo que todos deseamos para nosotros mismos y lo que todo muyahid sincero desea de las virtudes de tal rango [el martirio]».

Elogiando a Al-Rimi por su devoción y sacrificio a la causa del yihad, Al-Tamimi dice que dejó su huella en su esfuerzo yihadista en muchos países donde estuvo presente como «fundador, participante e incitador». El clérigo de AQPA dice que Al-Rimi «falleció – pueda Alá tener misericordia de él» – cuando el amanecer de la victoria y de la tranquilidad estaban a punto de asomarse, dejando atrás una noche oscura de sufrimiento y tristeza. Al-Rimi no falleció hasta participar en colocar las bases de esta victoria venidera, con sus caminos, apoyo, reuniones y discursos». Al-Tamimi afirma que Al-Rimi «fue martirizado – pueda Alá tener misericordia de él – mientras pone en peligro su vida para reunirse con un grupo de sus hermanos muyahidines en el campo».

A continuación, Al-Tamimi provee una breve biografía de Al-Rimi, diciendo que fue uno de los muyahidines árabes que viajó a Afganistán en los años 90 con el propósito de participar en los movimientos yihadistas allí y ayudó a entrenar a otros muyahidines en los campos de entrenamiento de ese país. Luego de las benditas «operaciones del 11 de Septiembre» y la invasión estadounidense a Afganistán, este «participó en repeler el ataque de los cruzados contra Afganistán» hasta que se vio obligado a abandonar el país, junto a otros extranjeros y regresó a la Península Arábiga. A su regreso, Al-Rimi trabajó para organizar a los muyahidines en Yemen y también «trabajar en contra de los estadounidenses y los cruzados». Este fue arrestado mientras intentaba reunirse con otros muyahidines y fue encarcelado en Yemen durante varios años, pero logró escapar en febrero, 2006 junto a otros 22 muyahidines. Al-Rimi fue uno de los fundadores de AQPA, junto a Nasir Al-Wuhayshi, también conocido como Abu Basir, el primer líder de AQPA. Según Al-Tamimi, Al-Rimi dirigió militarmente a los combatientes de AQPA durante toda la vida de Al-Wuhayshi, a menudo tomando su lugar cuando Al-Wuhayshi se encontraba ausente. El clérigo de AQPA afirma que Al-Rimi «organizó un trabajo militar interno y externo en contra de los estadounidenses y sus colaboradores de los gobiernos saudita y yemení, así como también contra los colaboradores houties con Irán». Al-Rimi organizó muchas «operaciones especiales» contra objetivos estadounidenses y otros y fue responsable del trabajo de las «células de seguridad» las cuales iban dirigidas a presuntos espías.

El yihad contra Occidente es «[una] obligación que no puede evitarse»

Al-Tamimi dice que Al-Rimi consideraba que atacar a « y al cruzado Occidente» como una «obligación que no puede ser evitada», ya que «son los el que lidera la guerra y la campaña de los cruzados en contra de los musulmanes, lo que ayuda a los judíos a perjudicar a nuestros hermanos en Palestina, que apoya a sus colaboradores y tiranos en tierras islámicas a fin de dominar los cuellos de los musulmanes y que se esfuerza por enterrar vivo cualquier proyecto islámico que surja para restaurar la gloria y la eminencia del Islam y sus seguidores». Al-Rimi estableció varios campos de entrenamiento para muyahidines y supervisó personalmente el entrenamiento de combatientes en Afganistán y en Yemen. Luego de la muerte de Al-Wuhayshi en un ataque por parte de los estadounidenses en junio, 2015 utilizando drones, Al-Rimi se convirtió en líder de AQPA y trabajó para combatir contra los muchos enemigos de AQPA en Yemen, tales como «las fuerzas de la llamada Coalición Árabe [respaldada por Arabia Saudita], sus filiales, las fuerzas Élite y del [Cinturón de Seguridad], tales como el falsamente nombrado Gobierno legítimo, así como también los houties y Jaharí [una referencia peyorativa al EIIS]». Al-Tamimi elogia a Al-Rimi por su buen carácter, diciendo que fue amado por todos aquellos que lo conocieron y este se sentía contento con vivir de una manera muy simple.

Al declarar que los muyahidines están acostumbrados a asesinar a sus líderes y comandantes, este dice: «Esto es algo con lo que nos hemos reconciliado y no afectará el camino hacia la victoria… ni mucho menos nos perjudicará, ni debilitará nuestra resolución, o nos desanimará». Este declara que la muerte de Al-Rimi no derrotará a AQPA, «porque el destino de nuestra religión y el yihad no están vinculados ni tampoco dependen de individuos».

«Así como los estadounidenses asesinaron a algunos de nosotros, nosotros asesinamos a algunos de ellos en la base de Pensacola en el estado de Florida»

El clérigo de AQPA menciona que el último mensaje de Al-Rimi fue en un video publicado por AQPA el 3 de febrero, 2020 alegando de que el grupo había sido responsable del ataque efectuado el 6 de diciembre, 2019 en la Estación Aérea Naval estadounidense de Pensacola en el estado de Florida, en el que tres cadetes de la Marina estadounidense fueron asesinados.[4] Al-Tamimi dice: «Cuando mencionamos la noticia del martirio del mártir, nos alegra que haya terminado su vida y su viaje de yihad con noticias a nuestro ummah islámico de haber atacado al enemigo en su propio patio. Este no dejó el mundo hasta herir y lastimar a su enemigo de la misma forma en que este fue lastimado y herido». Al-Tamimi concluye: «Así como los estadounidenses asesinaron a algunos de nosotros, nosotros asesinamos a algunos de ellos en la base de Pensacola en el estado de Florida y al igual que hirieron a algunos de nosotros, nosotros herimos a algunos de ellos. Pero no es nada igual, ya que aquellos de los nuestros asesinados se encuentran en el paraíso y los suyos que fueron asesinados se están quemando en el Fuego del Infierno. Aquellos de los nuestros que fueron asesinados aman la muerte y los suyos asesinados ven el ser asesinados como una calamidad».

El extracto anterior de un mensaje de Al-Rimi en el que se responsabiliza por el ataque a la Estación Aérea Naval estadounidense de Pensacola en Florida fue mostrado en el video de Al-Malahem.


[1] Rocket.Chat, 23 de febrero, 2020.

[2] Nytimes.com, 31 de enero, 2020.

[3] Twitter.com/realDonaldTrump, 1 de febrero, 2020; Whitehouse.gov/briefings-statements/statement-from-the-president-13/, 6 de febrero, 2020.

[4] Véase el informe del PSATY en MEMRI: AQPA se responsabiliza por el ataque a la estación aérea naval de Pensacola e insta a los musulmanes en Occidente a realizar más ataques, tener en la mira a jefes de estado y llevar a cabo ataques cibernéticos a los bancos, 3 de febrero, 2020.