Diario Judío México - El conflicto entre Arabia Saudita y la Hermandad Musulmana, que Arabia Saudita designó como organización terrorista y lo considera como un movimiento político que busca desestabilizar el país, se intensifica día a día. Como parte de este conflicto, los medios de comunicación sauditas están llevando a cabo una campaña mediática contra la organización y contra los países que lo apoyan, es decir, Qatar y Turquía,

Así las cosas, el 14 de febrero, 2020 el diario del gobierno saudita ‘Okaz publicó un extenso artículo titulado «La Hermandad Nazi», que describe las conexiones del fundador de la Hermandad Musulmana Hassan Al-Bana y el muftí de Jerusalén Haj Amin Al-Husseini con Adolf Hitler y el liderazgo nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Según el artículo, el cual fue escrito por el editor en jefe asistente del diario ‘Okaz Khalid Tashkandi, Al-Bana sirvió a los nazis con el propósito de avanzar en las aspiraciones políticas de la Hermandad y Al-Husseini sirvió de enlace entre ellos. Desde los años 1940-45, según el artículo, Al-Bana operó en El Cairo como espía del Tercer Reich, manteniendo simultáneamente una relación de inteligencia con las autoridades británicas. Este agregó que Al-Bana y Al-Husseini reclutaron a 55.000 combatientes de entre los miembros de la Hermandad Musulmana en Egipto y el mundo árabe con el fin de combatir como nazis musulmanes en la Segunda Guerra Mundial bajo el mando del Tercer Reich.

Titular de «La Hermandad Nazi» en el diario ‘Okaz: El fundador de la Hermandad Musulmana Hassan Al-Bana con una gorra turca y una esvástica (Fuente: Alkhaleejonline.net, 14 de febrero, 2020)

Lo siguiente son extractos traducidos del artículo:[1]

Respecto a los lazos de Hassan Al-Bana con los nazis: Al-Bana se comprometió a colaborar con Hitler y espió para él durante cinco años

El artículo leía: «El fundador de la Hermandad Musulmana Hassan Al-Bana, mantuvo lazos secretos con varios aparatos de inteligencia extranjeros, con el objetivo de [obtener] apoyo para sus agendas políticas, tomar el poder [en Egipto], incrementar el alcance de su influencia y realizar sus ambiciones políticas como parte del [plan para] establecer a [la Hermandad Musulmana como] la organización líder islámica del mundo,[2] tal como se indica en su libro Recuerdos de predica y de un predicador.[3] En el contexto [de estas agendas], no sorprende para nada que Al-Bana ofreciera sus servicios al líder nazi Adolf Hitler… Al-Bana firmó un documento en el que se comprometió a colaborar con el liderazgo del Tercer Reich nazi. El compromiso unilateral, hecho solo por Al-Bana, incluyó una promesa de ayudar a los nazis de El Cairo. Además, Al-Bana propuso reclutar 50.000 combatientes de la organización Hermandad Musulmana en Egipto y el mundo árabe para que combatan como nazis musulmanes en la Segunda Guerra Mundial, bajo dos condiciones: primero, que la unidad de la Hermandad Musulmana sea denominada ‘la Legión Árabe Libre de la Hermandad Musulmana’ y en segundo lugar, que Al-Bana, en lugar de los comandantes del ejército nazi, sea responsable de seleccionar a los miembros de la Hermandad Musulmana para integrar esta fuerza. Este prometió darles un sermón religioso instándolos a ser leales al ejército nazi. Esta fuerza militar de hecho combatió junto a las fuerzas nazis contra los ejércitos de las naciones aliadas y miles de sus miembros fueron asesinados y cientos de ellos capturados…»

El artículo citado que este afirmó era un documento confidencial de la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth británica fechado el 28 de agosto, 1945 que leía: «El Jeque Hassan Al-Banna compró un departamento en 1940, su balcón daba al Palacio de Abdeen, trabajó como espía a tiempo completo para los nazis. En un caso secreto siendo su código ‘El Balcón del Palacio’ durante la Segunda Guerra Mundial. Este departamento funcionó como oficina legal de la organización para los servicios secretos alemanes en El Cairo desde el año 1940 hasta 1945 y comenzó a enviar sus mensajes de transmisión cifrada en diciembre de 1940. El propio Banna, ha sido entrenado por oficiales de los servicios secretos nazis en El Cairo durante dos meses, a fin de dirigir el departamento y continuar espiando en la capital de Egipto. Todos los secretos que Al-Banna transmitió a Berlín, han sido enviados primero desde una máquina de cifrado alemana, cargada en un barco de pesca privado, anclado en el puerto de Abu Oir en Alejandría. Este barco fue capturado por los servicios secretos británicos durante la guerra en Noviembre, 1943 pero no han podido investigar con su tripulación, ya que estos fueron asesinados mientras intentaban escapar».

Fotografía del artículo: «Soldados de la Legión Hermandad Musulmana nazi»

Respecto a los lazos de Al-Husseini con los nazis: Al-Husseini y Al-Bana reclutaron a 55.000 hombres para que combatan junto a los nazis

El artículo también se centró en los lazos entre Al-Husseini y el movimiento nazi: «Muhammad Amin Al-Husseini, el muftí de Jerusalén y representante de la Hermandad Musulmana en Palestina fue el enlace que logró el reclutamiento de los árabes para que combatan bajo la estandarte del ejército nazi… Junto a su amigo, fundador y líder de la Hermandad Musulmana Hassan Al-Bana, reclutó un ejército de miembros egipcios y árabes de la Hermandad, enlistados en orfanatos y zonas rurales pobres, para que combatan bajo la estandarte del ejército nazi y bajo el comando del Führer alemán Adolf Hitler. Este ejército de la [Hermandad Musulmana] contaba con 55.000 hombres, 15.000 de ellos provenientes de Egipto…»

Además declaró: «Los lazos del muftí de Jerusalén Haj Amin Al-Husseini con las autoridades nazis eran de larga data y fuertes, ya que comenzaron durante el [período] del Mandato Británico en Palestina [el dominio británico en Palestina comenzó en el año de 1920]. Las autoridades obligatorias británicas emitieron una orden de arresto contra Al-Husseini, este huyó a , pasó por el Líbano, Irak y Turquía y finalmente llegó a la capital del Tercer Reich, [Berlín], donde permaneció durante cuatro años. Al-Husseini buscó aprovechar la alianza que luego formó con la Hermandad Musulmana y con la nazi para expulsar a las fuerzas británicas de Palestina.

«De acuerdo a una larga serie de documentos, Al-Husseini jugó un papel en forjar lazos entre el líder nazi Adolf Hitler y el líder de la Hermandad Musulmana Hassan Al-Bana. Los planes de este último excedieron los de Al-Husseini, ya que este buscó declarar un califato en Egipto, tomar el poder allí y luego expandirse y tomar el control de todo el mundo árabe y musulmán…»

Fotografía del artículo: «Un documento sobre el Código Balcón del Palacio de los archivos británicos»


[1] ‘Okaz (Arabia Saudita), 14 de febrero, 2020.

[2] Ustadhiyyat al-‘alam (liderazgo mundial) es la última etapa del plan de reforma de la Hermandad Musulmana, en el que la Hermandad se convertirá en fuente de orientación e inspiración para todo el mundo.

[3] Esta es la autobiografía de Al-Bana, publicada en el año 1939.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorPezkasher KMD, la más alta calidad en pescado fresco y ceviches preparados
Artículo siguienteIs Your Child too Glued to a Screen? Here’s How it Could Affect their Vision