El 18 de enero, 2020 una mujer siria llamada Umm Muhammad se comunicó telefónicamente con un programa en la televisión de Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) conducido por el estudioso islámico de los Emiratos Árabes Unidos, nacido en Jordania, Jeque Waseem Yousef. Ella dijo que es refugiada en Noruega junto a su familia y que envía a sus seis hijos a las escuelas públicas en Noruega, donde se les enseña sobre el judaísmo, el cristianismo, el ateísmo y otras religiones no islámicas. Ella mencionó que el plan de estudios incluye una visita a una iglesia durante las vacaciones y preguntó qué debería hacer para evitar que sus hijos abandonen el Islam. El Jeque Yousef le respondió que debería criar a sus hijos como musulmanes y que debía enseñarles a integrarse y convivir con los miembros de otras religiones. Criticando duramente a los musulmanes que creen que decir «Feliz Navidad» o «Feliz Año Nuevo» a los no-musulmanes es herejía, el Jeque Yousef explicó que, dado que Noruega es un país que acoge a la familia de Umm Muhammad como refugiados y les brinda educación, atención médica, vivienda, protección y apoyo financiero, su familia tiene la obligación de sentirse agradecida e integrarse y vivir en convivencia fraternal con los cristianos y judíos que los reciben. El jeque argumentó que los musulmanes son los verdaderos infieles porque permitieron que el sectarismo destruyera países tales como Siria en nombre de Alá, e instruyó a Umm Muhammad a no sembrar las semillas del sectarismo en el país que la mantiene sana y salva y la protege además de proveer para su familia. El Jeque Yousef también dijo que Umm Muhammad debería ver a los no-musulmanes en Noruega como sus amigos, compatriotas y hermanos. Este añadió: «La herejía es negar la gracia que se les ha dado».

Para ver el video del Jeque Waseem Yousef en el portal TV, pulse aquí o debajo.

«¿Hasta qué punto puedo yo evitar que mis hijos tengan la idea de que las religiones judías o cristianas tienen algo de verdad?»

Umm Muhammad: «Vivo en Noruega con mis seis hijos.

[…]

«En la escuela, ellos cursan una materia llamada ‘religiones’ – no ‘religión’. Esta incluye al judaísmo, el cristianismo, budismo e incluso ateísmo.

[…]

«¿Hasta qué punto puedo evitar que mis hijos se entretengan con la idea de que existe algo de verdad en las religiones judías o cristianas, para que no se conviertan del Islam a ninguna otra religión?

[…]

«Durante sus festividades, todos los chicos en la escuela son llevados a una iglesia».

[…]

«¿Por qué seguiría él siendo cristiano después de congratularme [por las festividades de Ramadán], aun así yo me convierto en hereje si le felicito [por las festividades cristianas]?»

Jeque Waseem Yousef: «Estamos siendo invadidos por una ola de condescendencia [hacia los demás]. Yo solía ​​ser condescendiente conmigo mismo, antes de que Alá me guiara.

[…]

«Si [un cristiano] me felicita por las festividades del Ramadán, ¿se convierte él en musulmán?»

Umm Muhammad: «Por supuesto que no».

Jeque Waseem Yousef: «Correcto. Él seguiría siendo cristiano. ¿Por qué seguiría él siendo cristiano después de felicitarme, pero yo me convierto en hereje si lo felicito? Contéstenme. Él no reconoce el Ramadán o la festividad. Simplemente me dijo ‘felices fiestas’ o ‘feliz año nuevo Waseem’. ¿Se ha convertido él en musulmán por eso?»

Umm Muhammad: «Por supuesto que no».

«Huyeron de una guerra y ellos los acogieron en su país»

Jeque Waseem Yousef: «Entonces, ¿porque cuando yo digo ‘Feliz Navidad’ o ‘Feliz Año Nuevo’, la gente me acusa de herejía? ¿Por qué?… Algunos han dicho que felicitar a los cristianos en sus fiestas decembrinas es peor que practicar la brujería, el suicidio, el beber alcohol y cometer adulterio combinados. Eso es a lo que uno llama… No quiero decirlo… Quien quiera que adopte este fatua considera a aquellos que cometen adulterio, se suicidan, practican brujería y beben alcohol como [pecadores] en menor grado que personas que congratulan [a los cristianos]. ¡A esto se le llama atraso! Señora, usted vive en su país y ellos le han brindado refugio seguro. Por cierto ¿de dónde es usted?»

Umm Muhammad: «De Siria»

Jeque Waseem Yousef: «Ustedes viven en su país y se les ha dado refugio seguro. Ustedes huyeron de una guerra y ellos los acogieron a ustedes. Después de todo eso, ¿todavía desea que usted y sus hijos estén segregados religiosamente [de ellos]? Eduquen a sus hijos en el Islam y permitan que se integren con todas las demás religiones. Ustedes vinieron a su país y ellos les dieron la bienvenida. Imaginen que personas de un país cristiano devastado por la guerra vinieran a los Emiratos Árabes Unidos como refugiados y luego, en la escuela, cuando fueron invitados a visitar la Mezquita Jeque Zayed, los estudiantes cristianos se niegan y dicen que tienen prohibido entrar a una mezquita. Nosotros les diríamos: «¡Regresen a donde vinieron!» Señora, un invitado está moralmente obligado a ser cortés con sus anfitriones. Visitar una iglesia no lo convierte a usted en hereje. Usted no ha dejado el Islam».

Umm Muhammad: «Por supuesto que no».

Jeque Waseem Yousef: «Si los felicitas, eso no significa que te estas yendo del Islam. [El califa] Omar entró en una iglesia. Los cristianos rezaron frente al Profeta Mahoma».

[…]

«Témanle a Alá y reflejen la mejor y más bella imagen de los musulmanes que puedan»

«Yo debería ir hacia donde está [mi vecino cristiano] y decirle: ‘Feliz año nuevo’, aunque soy musulmán. Y en Ramadán, este me felicitará, aunque sea cristiano. ¡Deberíamos vivir en convivencia, deberíamos coexistir! El Islam me permite casarme con una mujer cristiana – ¿no debería yo congratularla? Digamos que estoy casado con una cristiana y ella celebra sus festividades. ¿No debería yo felicitarla? ¿Hará esto un hereje de mi persona? ¿Qué tipo de atraso es esto? ¿Hermana, vives en su país y estas siendo mantenida por ellos? Ellos le proveen seguridad y educación a tus hijos y después de todo eso, ¿quieres evitar que tus hijos vayan a una iglesia a felicitarles en sus fiestas?

Umm Muhammad: «¿Así que no hay ningún problema?»

Jeque Waseem Yousef: «No hay ningún problema. Eduquen a sus hijos sobre el tema del Islam y déjenlos coexistir con todas las demás religiones. Témanle a Alá y reflejen la más bella y mejor imagen de los musulmanes que puedan».

«Siria fue destruida por el sectarismo…»

«Cuando destruimos nuestros países por causa del sectarismo… Siria no fue destruida por ninguna persona en particular. ¿Por qué fue destruida Siria, mi hermana?»

Umm Muhammad: «Debido a la ideología de…»

Jeque Waseem Yousef: «Siria fue destruida por el sectarismo. Fue incinerada por el sectarismo. ¡No siembren las semillas del sectarismo en Noruega! Vivan como ellos viven».

Umm Muhammad: «Inshallah…»

Jeque Waseem Yousef: «Ustedes tienen su mezquita y su mihrab y ellos tienen sus iglesias y cruces. Eso no nos concierne. ‘Que la paz esté con ustedes, ustedes son mis amigos y mis compatriotas. Tengo mi mezquita y ustedes tienes su iglesia’. ¿Cuándo llegaremos al punto en que el país sea para todos nosotros y cada uno pueda tener su religión? Dejen que cada persona profese su fe de acuerdo con la religión que quiera.

[…]

«Incendiamos Siria en nombre de la religión y del sectarismo y ahora queremos ser refugiados en Occidente. Nos brindan educación, atención médica, vivienda, protección y subsidian nuestra subsistencia, pero nuestros hijos no pueden visitar [sus iglesias] porque toda esta gente son infieles. ¿Infieles? ¡Nosotros somos los infieles! ¡Fuimos los que destruimos nuestros propios países! La herejía no está asociada solo con la religión. La herejía niega la gracia que se les ha otorgado. Incendiamos y destruimos nuestros países. Nos matamos unos a otros en nombre de Alá. Nos matamos unos a otros. El EIIS masacró a musulmanes. Nos descuartizamos y destruimos mezquitas. Nos maldecimos, nos acusamos de herejía, incineramos [al piloto jordano] Mu’adh Al-Kasasbeh para que la gente vea. Somos los que ahogamos gente en el mar. ¡Sí! Lo hicimos en nombre de Alá. ¿Y después de eso queremos saber si podemos visitar una iglesia o no?»

[…]

«El cristiano es mi hermano… el judío es mi hermano, mientras no me ataquen»

«Si su país es seguro y nosotros fuimos los que acudimos a ellos, debemos entonces cumplir con sus términos. ¿Entiendes, hermana? Si temes por tus hijos, edúcalos en casa y enséñales sobre el tema de la convivencia. No le cuentes a tu hijo [cosas malas] sobre la iglesia. Dile que [el cristiano] es su hermano. El cristiano es mi hermano, independientemente de su nacionalidad. El musulmán es mi hermano y el judío es mi hermano, mientras no me ataquen. Si alguien me apunta con su arma – incluso si es musulmán, le apuntaré con la mía. Es importante protegerme por mi mismo y a mi país. En cuanto al resto – el que sea amigable conmigo es mi hermano, independientemente de su religión. Quien sea amable conmigo es mi hermano, así les guste o no».