Diario Judío México - El 12 de enero, en medio de las crecientes tensiones entre los y las milicias pro-iraníes en Irak, la base aérea Balad al norte de Irak, que alberga al personal estadounidense, fue atacada. El ataque, que hirió a cuatro iraquíes, incluyendo a dos oficiales, fue llevado a cabo por un grupo de combatientes que dispararon ocho Katyushas hacia esta base Balad según un comunicado del centro de medios de comunicación del ejército iraquí.

Poco después del ataque, Bashar Al-Sa’adi, el oficial de medios de comunicación del Movimiento Al-Nujaba, un grupo de las Unidades de Movilización Popular chiitas (UMP), titeó[1] que las UMP estaban detrás del ataque. «La base aérea Balad, donde se encuentran los soldados de ocupación estadounidense, parece ser que fue atacada por varios cohetes de la resistencia en el que entonaban el cantico de Muerte a ». Al-Sa’adi luego eliminó el tuit después que el ejército iraquí anunciara que el ataque provocó bajas entre los iraquíes.

(Fuente: Twitter.com)

El 13 de enero, Al-Saadi titeó[2] de nuevo, esta vez condenando el ataque, diciendo que los combatientes de «la resistencia» nunca tendrán en la mira a los iraquíes.

«Lo que sucedió ayer en la base Balad es similar a lo que le sucedió a la embajada estadounidense. Aquellos que tienen en la mira a los iraquíes y a aquellos que no lograron tener como objetivo a la embajada son los mismos. El no atacar a los no-estadounidenses en el diccionario de la resistencia».

En el tuit, este cita al Secretario General de Hezbolá Hassan Nasrallah, diciendo que este último les ordenó que no atacaran a los ciudadanos estadounidenses, «para que [no hubiese] forma de atacar a civiles iraquíes».

(Fuente: Twitter.com)

Por su parte, Akram Al-Kaabi, Secretario General del Movimiento Al-Nujaba en Irak, visitó a la familia de Qassem Soleimani en Irán, donde prometió, en un video publicado por su oficina, que Irak «no será lugar seguro para los estadounidenses».

En el video este comenta además: «El frente de la resistencia pronto tomará represalias contra los autores de esta acción terrorista». Al dirigirse a Zainab Solemani, Al-Kaabi dice: «Usted posee el derecho de exigir venganza y vengarse de los asesinos de su padre, Haj Qassem Soleimani y muy pronto usted escuchará noticias al respecto».

Este luego concluye: «Vine aquí para ofrecerles mis condolencias y les prometo que Irak ya no será lugar seguro para los estadounidenses».[3]

Al-Kaabi visitando a la familia de Soleimani (Fuente: Twitter.com)

Comandantes de las UMP se reúnen en Irán

Junto a Abu Alaa Al-Walai, líder de Kata’ib Sayyid Al-Shuhada, Al-Kaabi participó en una reunión por los líderes de las UMP con el clérigo chiita Muqtada Al-Sadr. Según informes, la reunión, que tuvo lugar en Qom, Irán, es parte de los esfuerzos entre las facciones de las UMP para acordar una postura unificada respecto a sus nuevos roles tras la muerte de Qassem Soleimani y de Abu Mahdi Al-Muhandis.

Cabe señalar que Qais Al-Khazali, comandante de Asa’ib Ahl Al-Haq, no estuvo presente en la reunión, pero su oficina de medios de comunicación dice que su adjunto sí estuvo en la reunión.

Los medios locales[4] en Irak informaron que las reuniones discutieron la restitución del primer ministro provisional iraquí Adel Abdul-Mahdi a su cargo luego de su llamado[5] a expulsar a las fuerzas estadounidenses de Irak, una medida que fue bien recibida por elementos pro-Irán en Irak.

Comandantes de las UMP se reunieron con Muqatda Al-Sadr (Fuente; oficina de medios de comunicación de Al-Nujabaa)

También debería señalarse que Hadi Al-Amiri, el nuevo comandante adjunto de las UMP y comandante de la organización Badr viajó a Qom, Irán, donde se reunió por separado con Al-Sadr.[6]

Grietas entre los comandantes de las UMP

Las recientes reuniones entre los líderes de las UMP y Al-Sadr coinciden con la especulación en los medios de comunicación iraquíes sobre las divisiones «intratables» entre los líderes de las UMP sobre la influencia y el poder que algunos dicen que «ha empeorado luego del asesinato de Soleimani y de Al-Muhandis».

Cabe mencionar que algunos de los líderes de las UMP, tales como Qais Al-Khazali y Akram Al-Kaabi, formaron parte de la milicia Jaish Al-Mahdi de Al-Sadr antes de desertar y luego fueron facultados por Soleimani para que establezcan y dirijan sus propias milicias.

Se dice que el propio Al-Sadr fue marginado por Soleimani, quien vio en Qais Al-Khazali un mejor candidato para una versión iraquí de Hassan Nasrallah.

Mientras tanto, las fotografías que muestran la bandera de las UMP en una reciente conferencia de prensa por el Comandante de la Fuerza Aérea iraní de la Guardia Revolucionaria,[7] refuerzan la creencia de que algunos comandantes de las UMP ya no están dispuestos a permanecer bajo el paraguas del gobierno iraquí y sentirse más cómodos alineándose abiertamente a Irán luego del asesinato de Soleimani.

Bandera de las UMP fue izada en una reciente conferencia de prensa en honor al Comandante de la Fuerza Aérea iraní del CGRI. [Fuente: Bagdad hoy]

Otra serie de fotografías que aparecieron en las redes sociales iraquíes muestran a algunos líderes de las UMP tomados de la mano junto a Esmail Qa’ani, el nuevo comandante de las Fuerzas Qods. Estas fotos plantean preguntas respecto a la futura asociación de las UMP con el gobierno iraquí y específicamente si esta última se convierte en fuente que provee salarios a las UMP pero no posee ninguna autoridad sobre estos.


[1] Twitter.com/Hamzoz/status/1216488109635969025, 12 de enero, 2020.

[2] Twitter.com/basharsaad1985/status/1216611615270998021, 12 de enero, 2020.

[3] Twitter.com/basharsaad1985/status/1216453997978169348, 12 de enero, 2020.

[4] Nasnews.com, 13 de enero, 2020.

[5] Véase la serie de Despacho Especial No. 8483 – Luego de su llamado a poner fin a la presencia militar estadounidense en Irak, Adel Abdul-Mahdi busca ser reinstalado como primer ministro de Irak con apoyo de los legisladores pro-Irán, 9 de enero, 2020.

[6] Rudaw.net, 12 de enero, 2020.

[7] Bagdadtoday.news, 9 de enero, 2020.