Mark Milley (izq.) junto a Valery Gerasimov (Fuente: Vesti.ru)

11El corresponsal militar de Izvestiya Anton Lavrov, comentó sobre la reunión realizada el 22 de septiembre, 2021 en Helsinki entre los principales generales de Rusia y los Estados Unidos Valery Gerasimov y Mark Milley. Milley planteó el tema de las bases estadounidenses en los estados de Asia Central que antes formaban parte de la Unión Soviética. Lavrov consideró la solicitud y el hecho de que no fue rechazada de lleno como algo positivo en las relaciones entre las dos potencias. A pesar de la descripción oficial dada por Rusia de los talibanes como gente razonable, Lavrov afirma que la capa interior de un talibán maduro menos extremista se está despegando y que los talibanes no fueron definidos como una organización terrorista en Rusia sin ningún tipo de razón. Como Rusia no tiene la intención de montar ataques en Afganistán, si es que otro país quisiese realizar el trabajo de mantener a raya a Al-Qaeda y al EIIS. Sin embargo, la presencia estadounidense pudiera provocar represalias y la amenaza de Afganistán es útil para solidificar la alianza CSTO y hacer entender el hecho de que Rusia es el garante de seguridad de Asia Central y no los estadounidenses.

El artículo de Lavrov puede leerse a continuación:[1]

Mark Milley (izq.) junto a Valery Gerasimov (Fuente: Vesti.ru)
Mark Milley (izq.) junto a Valery Gerasimov (Fuente: Vesti.ru)

«La reunión de rutina de la semana pasada pautada por altos generales rusos y estadounidenses fue notable por una ampliación inesperada en la agenda.

Según informes en los medios de comunicación estadounidenses, el jefe del Estado Mayor Valery Gerasimov y su homólogo, el jefe del Estado Mayor Conjunto Mark Milley, discutieron por primera vez no solo las medidas para reducir las tensiones entre los dos países sino también la posibilidad de reanudar cooperación en determinadas áreas.

«En las conversaciones en Finlandia, el representante estadounidense expresó un interés muy particular en el tema del acceso del Pentágono a las bases militares rusas en los estados de Asia central postsoviéticos. Los estadounidenses quieren utilizarlos para monitorear Afganistán. La idea fue expresada por primera vez en la cumbre de julio de los presidentes ruso y estadounidense Vladimir Putin y Joe Biden en Ginebra Sin embargo, de acuerdo a las declaraciones dadas en los medios de comunicación estadounidenses, la parte rusa no realizo ningún tipo de promesas.

«El hecho de que los dos estados, cuyas relaciones atraviesan tiempos difíciles, estén dispuestos a discutir tal idea, en lugar de descartarla de plano, es en sí un hecho positivo. Después de todo, la iniciativa de reducir los contactos entre los ejércitos de los dos países, como mínimo, no provinieron del lado ruso y el Congreso de los Estados Unidos le prohibió al Pentágono participar en tal interacción.

«La situación en Afganistán luego de la retirada total y urgente del contingente estadounidense, impulsa al Pentágono a buscar nuevos medios de influencia sobre este país. Un cierto consenso al respecto entre nuestros estados: ni Estados Unidos, ni Rusia están encantados de que los partidarios de una de las tendencias más extremistas del islam volviese a tomar el poder en Afganistán.

«Aunque los talibanes, tal como parece, no están ansiosos por expandirse más allá de las fronteras del estado como el Estado Islámico, existe una razón por la que el movimiento fue incluido en las listas terroristas rusas e internacionales. La imagen de unos nuevos y más «maduros» y más civilizados talibanes, cuidadosamente moldeados por el ala política del movimiento, comenzó a disiparse tras su victoria final en el país.

«La pregunta más importante es si los beneficios en la cooperación con los estadounidenses en esta región superan los posibles riesgos. Nuestros países ya han tenido experiencias positivas en cooperar con Afganistán. Durante una época de relaciones más cálidas entre Rusia y Estados Unidos, un miembro de la OTAN que traficó con mercancías de los estados a Afganistán fue transportado a través de nuestro país durante años. Más tarde, la diplomacia rusa llevó años de esfuerzos para eliminar las bases estadounidenses de los territorios de las repúblicas de Asia Central.

«Es bastante comprensible el por qué Estados Unidos se esfuerza por afianzarse allí nuevamente. Ya han dejado en claro que no abandonarán el territorio afgano en paz y continuarán realizando ataques contra grupos terroristas en el lugar (incluso si los talibanes fueron temporalmente excluidos de su lista). A fin de encontrar los escondites del EIIS en las montañas o las células urbanas de Al-Qaeda, uno tiene que monitorear constantemente la situación desde el aire y aquí yace precisamente el problema con tal opción.

«Tras la retirada de Estados Unidos de Afganistán, no es tarea sencilla para los estadounidenses llegar a ese país. Las bases y el espacio aéreo de Irán y Pakistán se han vuelto total o parcialmente inaccesibles a las operaciones militares. La principal base aérea estadounidense más cercana en la región está situada en Qatar. Se necesitan unos 2.000 km de vuelo para llegar a las zonas montañosas y septentrionales del estado controlado por los talibanes. Esa distancia no es un problema para los aviones de reconocimiento pesados, sin embargo, hace que sea imposible utilizar aviones mucho más ligeros y producidos en masa.

«Por tal razón, las ex-repúblicas soviéticas, que hacen frontera con Afganistán, son tan atractivas para los estadounidenses. No solo los vehículos aéreos no tripulados y aviones espías, sino también las fuerzas especiales pudieran operar en Afganistán desde las bases en estos estados. Las mismas fuerzas pudieran muy bien tener la tarea de realizar operaciones de inteligencia en el territorio de los estados de Asia Central o monitorear las actividades y ejercicios militares rusos y de la OTSC en la región. Potencialmente, las actividades de inteligencia podrán incluso organizarse para vigilar a China.

«Las bases estadounidenses, utilizadas para llevar a cabo ataques contra terroristas en Afganistán, pudieran suscitar represalias. El propio EIIS ataca regularmente los aeródromos iraquíes, en los que están estacionadas la fuerza aérea y las tropas del Pentágono, disparándoles cohetes y morteros que pusieron en peligro también a los convoyes de suministro estadounidenses. La presencia de los Estados Unidos representará una amenaza similar para los contingentes rusos y para las autoridades locales.

«Nuestro país no tiene la intención de inmiscuirse en los asuntos internos de Afganistán ni mucho menos atacar el territorio de ese país. Si alguien más emprende el exterminio de nidos terroristas (reconocidos como tales por Rusia) en un estado vecino, esto aparentemente pudiera sólo ser considerado como una acción de bienvenida.

«Existen dos instalaciones rusas en la región que pidieran ser de interés para los estadounidenses. Kirguistán alberga la base aérea «Kant» No. 999 cerca de Bishkek, en la que están estacionados aviones de ataque rusos. Sin embargo, nuestros» socios en el extranjero «puede que les agrade más la base militar No. 201 en Tayikistán.

«El aeródromo Gissar, ubicado cerca de Dushanbe, es ideal para la vigilancia de Afganistán. Desde allí, hay sólo 150 km desde la frontera, en contraste con la distancia de 600 km a la frontera desde la base de Kirguistán. Un escuadrón de helicópteros de la base militar 201ª está siendo desplegado al lugar en estos momentos. También ahora aterrizan allí regularmente aviones pesados ??de combate y de transporte militar.

«Estados Unidos no ha abandonado la idea de construir su propia base militar, independiente de Rusia. Durante muchos años, dicha base operó en el aeródromo de Manas en Kirguistán. Esta estaba situada a pocos kilómetros de nuestra base aérea» Kant». Dicha base estuvo cerrada a los Estados Unidos solo en el año 2014.

«No fue una amenaza imaginaria, sino una muy real proveniente de Afganistán, que reunió a una alianza CSTO todavía bastante blanda. Luego de la pronta retirada estadounidense y sus aliados de la república, los estados de Asia Central se dieron cuenta de que Rusia y no los Estados Unidos o la OTAN, se convirtieron en su principal garante de seguridad. El ejercicio «Misión de Paz 2021» que finalizó la semana pasada mostró que la agenda militar también se está incrementando dentro de la OCS.

«Teniendo esto en cuenta, permitir que los estadounidenses vuelvan a afianzarse en la región sería totalmente imprudente para Rusia, tanto por consideraciones militares como geopolíticas. Parece ser que los riesgos no superan los beneficios recibidos».

Anton Lavrov (Fuente: Arms-export.ru)
Anton Lavrov (Fuente: Arms-export.ru)

[1] Iz.ru, 29 de septiembre, 2021.

The post Corresponsal militar Serguéi Lavrov: Por ahora, las desventajas presentadas por las bases estadounidenses en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central que limitan con Afganistán superan los beneficios first appeared on MEMRI Español.