Introducción

El 14 de abril, 2021 el Emirato Islámico de Afganistán (EIA, o la organización de los talibanes afganos) anunció que no participaría en la conferencia de Estambul sobre el tema del futuro de Afganistán. La conferencia de Estambul, la cual estaba pautada para comenzar el 24 de abril, está dirigida principalmente por los y otros socios siendo estos los países de Turquía, Qatar junto a las Naciones Unidas.[1]

Muhammad Naeem, el vocero de la Oficina Política del Emirato Islámico en Doha, tuiteó lo siguiente: «Hasta que todas las fuerzas extranjeras se retiren totalmente de nuestra patria, el Emirato Islámico no participará en ninguna conferencia que tome decisiones sobre el tema Afganistán»; «El EIA realiza su trabajo con consultas es decir, con el shura o el consejo ejecutivo basado en el sharia de acuerdo a la guía de la noble religión del islam y que luego adoptará la postura que se decida en resultado de la consulta shura».[2]

Se espera que la conferencia de Estambul, a la que los talibanes aún pudieran asistir si son persuadidos por Pakistán y Qatar, que apoyaron y nutrieron a los grupos yihadistas, facilite un acuerdo entre el Emirato Islámico y el gobierno afgano sobre un acuerdo de reparto del poder como parte de una administración de transición, mientras actualiza algunos términos del acuerdo Doha, que requiere que los junto a otras tropas internacionales se retiren de Afganistán antes del día 1 de mayo, 2021.[3] Naeem escribió los tuits, rechazando la conferencia de Estambul, luego que el presidente anunciara que comenzará a retirar sus tropas el día 1 de mayo y finalizará su retirada el día 11 de septiembre del 2021.

El 1 de marzo, el día después de la firma del pacto de Doha, la portada del diario pro-talibán en urdu Roznama Ummat leía lo siguiente: «Congratulaciones al mundo del islam por la derrota estadounidense» [4]

El Emirato Islámico ha representado un estado teocrático sunita en Afganistán. Este estado nunca ha creído en compartir el poder con un gobierno electo democráticamente. Entonces, ¿por qué accedieron los talibanes a conversar con los en Doha? Primeramente, los talibanes son una organización terrorista yihadista prohibida por las Naciones Unidas y percibida como tal en todo el mundo. Estos buscaban desesperadamente obtener legitimidad internacional, que las conversaciones con les otorgaron. Las conversaciones elevaron su estatus de grupo terrorista al de actor internacional que habla con la superpotencia más importante que impera para ese momento.

Segundo, los talibanes siempre se negaron a reconocer al gobierno electo democráticamente en Afganistán. Las conversaciones en Doha le dieron al grupo terrorista una oportunidad sin precedentes de aparecer y comportarse como si fuese un gobierno. le negó al gobierno afgano un asiento en las conversaciones. Al hablar con los talibanes, deslegitimó al gobierno democrático del presidente Ashraf Ghani. Para un grupo yihadista que nunca creyó en la democracia, esta fue en realidad una gran victoria.

Tercero, los talibanes entraron en las conversaciones diciendo que deseaban eliminar a la ocupación estadounidense. Cuarto, las conversaciones en Doha no les impidieron continuar con sus ataques terroristas. Durante las conversaciones e incluso después del acuerdo, los talibanes se negaron a aceptar un alto el fuego. En cambio, los talibanes ofrecieron algo así como una «reducción a la violencia» que en realidad no tuvo mayor efecto.[5]

Las celebraciones de Al-Qaeda y los talibanes luego del acuerdo Doha

Los talibanes vieron el acuerdo Doha como una victoria sobre los Estados Unidos y como un trampolín para lograr su objetivo mayor de establecer un estado teocrático islámico sunita en Afganistán. El 1 de marzo, 2020 el día después de la firma del pacto Doha, la portada del diario pro-talibán Roznama Ummat leía lo siguiente: «Felicitaciones al mundo del islam por la derrota estadounidense».[6] El 1 de marzo, la Comisión Dawah e Irshad del Emirato Islámico realizó una serie de conferencias en celebración a la mayoría de los distritos de las provincias afganas, incluyendo Paktia, Paktika, Kapisa, Baghlan, Parwan, Laghman, Badakhshan y otros con el fin de señalar la derrota estadounidense.[7]

Celebraciones del Talibán en relación al acuerdo Doha en la provincia afgana de Laghman.

Celebraciones del Talibán en relación al acuerdo Doha en la provincia afgana de Laghman.[8]Al-Qaeda, que desde los días de Osama bin Laden ha prometido formalmente jurar lealtad al emir talibán, también celebró la «humillante derrota» de los Estados Unidos.[9] El mullah Haibatullah Akhundzada, actual emir del Emirato Islámico, sacrificó diez ovejas con el propósito de señalar la victoria sobre Estados Unidos.[10] El gobierno afgano electo permaneció indefenso a ello. Los líderes talibanes lograron convencer a Estados Unidos de que el enemigo no era la organización yihadista talibán, sino el gobierno afgano electo. El diario pro-talibán Roznama Ummat señaló: «Los talibanes afganos han convencido a los Estados Unidos a que no acepte al actual gobierno».[11]

El presidente Ashraf Ghani encabeza el gobierno democráticamente electo de Afganistán, pero este fue totalmente marginado y acosado por los Estados Unidos y los talibanes durante las conversaciones que duraron 18 meses y que condujeron al acuerdo Doha e incluso después de ello, cuando estableció una condición de que los prisioneros talibanes deberían ser liberados solo después de realizarse un control de seguridad.[12] Ghani se vio obligado a rendirse, liberando a los prisioneros talibanes de las cárceles afganas, a pesar de que el estado de Afganistán no firmó tal acuerdo con los talibanes ni formó parte de las negociaciones en Doha.

Los talibanes, muchos de cuyos líderes más importantes todavía están en una lista negra terrorista de las Naciones Unidas, se comprometieron con los Estados Unidos a fin de obtener legitimidad y socavar al gobierno democráticamente electo de Afganistán y aprovecharon la oportunidad para enviar misiones diplomáticas desde Doha hasta Irán, China, Indonesia, Uzbekistán, Rusia y otros países con el propósito de obtener legitimidad diplomática internacional, mientras siempre trabajan simultáneamente para abrirse camino hacia Kabul a través de realizar ataques terroristas para que en esta situación puedan establecer un gobierno teocrático, lo cual sería la versión sunita del régimen teocrático chiita en Irán.

La estrategia de los talibanes antes y después del acuerdo Doha

Colgar de un poste a Ghani – Los talibanes revelan su objetivo de ahorcar al presidente Ashraf Ghani al igual que ahorcaron al Dr. Najibullah en 1996

El objetivo a largo plazo del Emirato Islámico siempre ha sido establecer un gobierno teocrático con base en el sharia. La estrategia – tácticamente centrada en tomar el poder en Kabul realizando ataques terroristas – no fue diferente antes, durante o después de las conversaciones en Doha. Los talibanes llevaron a cabo 915 ataques terroristas durante los 30 días anteriores al pacto Doha y 1378 ataques durante los 30 días posteriores a su firma lograda el 29 de febrero, 2020.[13] El 1 de marzo, el día después de firmarse el acuerdo Doha, los talibanes lanzaron 74 ataques terroristas.[14]

A las dos semanas de la firma del acuerdo Doha, se supo que el Emirato Islámico planeó combatir para tomar el poder en Kabul destituyendo por la fuerza al gobierno electo del presidente Ashraf Ghani. Roznama Ummat – el diario urdu considerado como cercano a los talibanes – informó el día 12 de marzo, solo 13 días después del pacto en Doha, que «los talibanes afganos le dijeron a Estados Unidos que este debe retirar todas sus tropas y no preocuparse por salvar a Ashraf Ghani. Nosotros no cumpliremos ningún acuerdo con Ashraf Ghani que haya sido firmado por los Estados Unidos».[15]

El Emirato Islámico incluso amenazó con colgar de un poste a Ashraf Ghani igual a como los muyahidines ahorcaron al ex-presidente afgano Dr. Mohammad Najibullah en el año 1996 cuando este se encontraba protegido en el edificio de las Naciones Unidas en Kabul. Un artículo en el diario Roznama Ummat leía lo siguiente: «Los combatientes de la Red Haqqani del Emirato Islámico han comenzado los preparativos para la ocupación de Kabul»; y si «el Consejo del Liderazgo de los talibanes afganos lo permite, los combatientes de la Red Haqqani tomarán Kabul en 48 horas y el destino de Ashraf Ghani será similar al del Dr. Najib».[16]

El plan de los talibanes para colgar de un poste al presidente Ashraf Ghani – revelado por primera vez por en un informe de mediados de marzo del año 2020[17] – no fue una extraña exposición mediática; este fue repetido de nuevo en un artículo publicado oficialmente por el Emirato Islámico en febrero del 2021.[18] El articulo leía: «Las condiciones actuales en nuestro país son exactamente las mismas que las de aquel entonces»: «Si Alá lega, el destino de todo invasor y esclavo será el mismo que el de los soviéticos y sus esclavos».[19]

Tres meses después del acuerdo Doha, el mullah Abdul Ghani Baradar Akhund, quien encabezó la delegación de los talibanes en las conversaciones con los Estados Unidos, se dirigió verbalmente a una ceremonia de terroristas suicidas fallecidos en Afganistán. Un video, titulado «Fuerza victoriosa» y publicado por los talibanes, mostraba declaraciones «en honor a varios grupos que practicaban el martirio» realizado por Abdul Ghani Baradar Akhund; Sirajuddin Haqqani, el delegado emir del Emirato Islámico y jefe de la Red Haqqani; Maulvi Mohammad Yaqub, jefe de la Comisión de Asuntos Militares del Emirato Islámico; y Zabihullah Mujahid, portavoz del Emirato Islámico.[20]

Luego de firmar el acuerdo Doha, el mullah Baradar se dirigió verbalmente a terroristas suicidas
Luego de firmar el acuerdo Doha, el mullah Baradar se dirigió verbalmente a terroristas suicidas

A lo largo de estos 18 meses de conversaciones y en los meses posteriores al acuerdo Doha, el Emirato Islámico continuó publicando fotografías de alta definición de los terroristas suicidas talibanes graduándose de sus centros de entrenamiento. Incluso en marzo del 2021, cuando Estados Unidos comenzó a trabajar para la realización de la conferencia de Estambul, el Emirato Islámico publicó fotografías de «cientos de muyahidines y buscadores del martirio (es decir, terroristas suicidas)» que estuvieron formándose en tres campos de entrenamiento ubicados en algún lugar de Afganistán: el campamento Khalid bin Al-Waleed, el campamento Al-Fateh y el campamento Hazrat Abu Bakr Siddique.[21]

Los talibanes han asesinado a innumerables civiles y al personal de las fuerzas de seguridad afganas. Según la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, 31.113 civiles murieron en los últimos 13 años. Según el Pentágono, los talibanes asesinaron a 43.074 civiles afganos y 64.124 miembros de las fuerzas de seguridad afganas. La Misión de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) estima que 41.622 civiles murieron entre los años 2007 y 2020.[22] Los talibanes nunca dejaron de combatir.

En los meses de junio-julio, 2020 envalentonados por su victoria en Doha, los talibanes desarrollaron un plan para sitiar Kabul. El diario pro-talibán Roznama Ummat alegó en un informe de que se acordó entre Estados Unidos y el Emirato Islámico de que si no se resolvía el problema afgano a través de conversaciones con el propio gobierno afgano, «los talibanes afganos querrán sitiar Kabul por la fuerza y Estados Unidos no se opondrá y lo describirá como un asunto interno de Afganistán».[23] Este problema de los talibanes y el gobierno afgano de no lograr alcanzar una resolución surgió nuevamente en un informe publicado por el diario Roznama Ummat en octubre del año 2020 en el que se alegaba nuevamente que si no se alcanzaba una resolución, se acordaba que Estados Unidos entregaría las bases aéreas de Kandahar, Bagram y Jalalabad a los talibanes y no al ejército afgano.[24]

En las 24 horas anteriores al 27 de septiembre, 2020 que señalan el 24avo aniversario de la caída de Kabul ocurrida en el año 1996, cuando los talibanes tomaron el poder, el Emirato Islámico, aún celebrando su victoria sobre Estados Unidos, lanzó ataques terroristas en 25 de las 34 provincias del país. Fawad Aman, portavoz adjunto del ministerio de defensa afgano, nombró las provincias en las que se produjeron los ataques terroristas de los talibanes: Nangarhar, Laghman, Kunar, Nuristán, Kapisa, Maidan Wardak, Ghazni, Logar, Paktia, Paktika, Khost, Kandahar, Zabul, Herat, Farah, Badghis, Ghor, Faryab, Sar-e-Pul, Balkh, Helmand, Kunduz, Badakhshan y Baghlan.[25]

El objetivo final de esta estrategia de violencia es establecer un gobierno teocrático sunita dirigido por los talibanes en Afganistán, tal como existía entre los años de 1996-2001. Aproximadamente siete meses antes del acuerdo Doha, el Emirato Islámico desarrolló un Plan B para formar un gobierno bajo la tutela del mullah Abdul Ghani Baradar Akhund, el emir adjunto del Emirato Islámico en Qatar, en las áreas de Afganistán controladas por los talibanes, el cual iba a ser «reconocido por los países de China, Rusia e Irán» y presumiblemente por Pakistán, el ente creador de los talibanes.[26]

El Informe de las Naciones Unidas – La total discriminación de los talibanes afganos como organización terrorista y su continua relación con Al-Qaeda

Los líderes talibanes afganos «se reunieron con Hamza Usama Muhammad Bin Laden… para asegurarle personalmente que el emirato islámico no romperá sus lazos históricos con Al-Qaeda por nada en este mundo»

En virtud al acuerdo Doha, el Emirato Islámico acordó «no permitir que ninguno de sus miembros ni otros individuos o grupos, incluyendo Al-Qaeda, utilicen el suelo de Afganistán» y «no cooperen con grupos o individuos que amenacen la seguridad de los Estados Unidos y sus aliados» y también se comprometió a evitar que recluten, entrenen y recauden fondos y no los albergará».[27] Sin embargo, este nunca acató los términos del acuerdo Doha.

Posteriormente, Anas Haqqani, un importante comandante del Emirato Islámico llevado a Doha en medio de las negociaciones entre Estados Unidos y los talibanes, instó a los líderes talibanes a «que mantengan sus intenciones ocultas» y declaró: «Un hombre debe estar decidido en su corazón a hacer lo que desee, pero no debería informarle a los demás».[28] De hecho, incluso cuando se estaba firmando el acuerdo Doha, el Emirato Islámico estuvo involucrado en violaciones activas correspondientes a estos compromisos.

Un informe redactado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reveló que el Emirato Islámico y Al-Qaeda colaboraron activamente durante las negociaciones entre Estados Unidos y los talibanes en Doha y después de la firma del acuerdo. El informe, preparado por el Equipo de Monitoreo de las Naciones Unidas a mediados de junio del año 2020, señaló: «Al-Qaeda y los talibanes se reunieron durante el transcurso del año 2019 y a comienzos del año 2020 con el propósito de discutir la cooperación relacionada a la planificación operativa, entrenamiento y la provisión por parte de los talibanes de refugios seguros para los miembros de Al-Qaeda dentro del territorio de Afganistán».[29]

El informe concluyó además lo siguiente: «Al-Qaeda actúa de forma encubierta en 12 provincias afganas (en especial las zonas controladas por los talibanes): Badakhshan, Ghazni, Helmand, Khost, Kunar, Kunduz, Logar, Nangarhar, Nimruz, Nuristan, Paktiya y Zabul»; «el liderazgo de Al-Qaeda detallado en reuniones con los talibanes ha incluido a Ahmad Al-Qatari, al jeque Abdul Rahman… Hassan Mesri (alias Abdul Rauf)… y a Abu Osman… miembro de Al- Qaeda en Arabia Saudita».[30]

El informe concluyó además con lo siguiente: «El Equipo de Supervisión fue informado sobre seis reuniones reportadas entre Al-Qaeda y altos dirigentes talibanes celebradas durante los últimos 12 meses (un período durante el cual el mullah Baradar participó activamente en las conversaciones con los Estados Unidos en Doha). La más notable de estas fue una reunión celebrada en la primavera del año 2019 en el distrito Sarwan Qal’ah de la provincia de Helmand, en la que Sadr Ibrahim, el mullah Mohammadzai… y el ex-asesor del mullah Mohammad Omar, Gul Agha Ishakzai… supuestamente se reunieron con Hamza Usama Muhammad bin Laden… con el propósito de asegurarle personalmente que el Emirato Islámico no rompería sus lazos históricos con Al-Qaeda por nada de este mundo».[31]

En un artículo, Anas Haqqani instó a los talibanes a ocultar sus intenciones.
En un artículo, Anas Haqqani instó a los talibanes a ocultar sus intenciones.

El informe de las Naciones Unidas concluyó además con lo siguiente: «El líder de Al-Qaeda Ayman Al-Zawahiri, se reunió con miembros de la Red Haqqani de los talibanes en febrero del 2020 cuando Estados Unidos estaba a punto de firmar el acuerdo Doha. Hafiz Azizuddin Haqqani… y Yahya Haqqani… consultaron con Al-Zawahiri sobre el acuerdo con los Estados Unidos y el proceso de paz. Yahya Haqqani ha sido el principal punto focal de enlace de la Red Haqqani con Al-Qaeda desde mediados del año 2009».[32]

El objetivo de los talibanes: Librar el yihad con la finalidad de establecer un gobierno teocrático

Las celebraciones de los talibanes continuaron durante meses después del pacto en Doha. A mediados de marzo del año 2020, el Emirato Islámico publicó una declaración oficial en la que defendía el yihad como su ideal. Este declaró: «Han pasado casi dos semanas… sin embargo, este tratado todavía se está celebrando en todo el país en reuniones y aquellos creyentes se congratulan entre sí por este histórico logro».[33] Este agregó que las celebraciones públicas han «validado el reclamo hecho por el Emirato Islámico de que… ha continuado librando el yihad armado con el objetivo de terminar con la ocupación estadounidense»; «nuestra lucha yihadista contra la ocupación, aunque ridiculizada por los medios de comunicación a lo largo de dieciocho años – ha demostrado que lo racional y la verdad detrás de esta fueron de hecho una luz muy brillante».[34]

El día en que fue firmado el acuerdo Doha, el mullah Haibatullah Akhundzada, emir del Emirato Islámico, emitió una declaración filmada y leída por Mawlawi Amir Khan Muttaqi, miembro del Consejo de Liderazgo del Emirato Islámico. El emir talibán hizo hincapié en la estrategia militar y política a seguir: «Los muyahidines del Emirato Islámico deben consolidar, organizar y reforzar aún más sus filas para que puedan alcanzar su objetivo de establecer un gobierno islámico…»[35] La estrategia está destinada a «prevenir futuros eventos desafortunados, proteger al gobierno islámico y mantener la preparación para el combate…»[36]

La actual Constitución de Afganistán fue acordada por la Loya Jirga Constitucional (13 de diciembre, 2003 – 4 de enero, 2004), que incluía a más de 500 sabios afganos que representaban a todos los sectores de la sociedad afgana. Fue ratificado por el entonces presidente Hamid Karzai el 26 de enero, 2004. El artículo uno de la Constitución afgana lee: «Afganistán será una República Islámica…»[37] El artículo dos dice: «La religión sagrada del islam es la religión de la República Islámica de Afganistán. Los seguidores de otras religiones serán libres, dentro de los límites de la ley, en el ejercicio y realización de sus rituales religiosos».[38] Estas dos definiciones existentes en la Constitución afgana no fueron suficientes para los talibanes, que exigieron un gobierno «islámico puro».[39]

Como parte del acuerdo Doha y después del mismo, se suponía que la república afgana y los talibanes sostendrían conversaciones entre los afganos para acordar una transición de poder que les hubiese dado a los talibanes parte del poder en Kabul. Sin embargo, los talibanes establecieron la condición de que el país debería tener una nueva constitución que permita la formación de un gobierno «islámico puro». El 12 de septiembre, 2020 el día de apertura de las conversaciones internas afganas en Doha, el mullah Baradar Akhund, el emir adjunto de los talibanes, le dijo a los delegados lo siguiente: «Insto a los dos equipos presentes en esta reunión a que den prioridad a los intereses superiores de nuestra religión sagrada del islam”.[40]

Para ver el resto del despacho en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www..org/reports/afghan-talibans-goal-establish-sunni-islamic-theocratic-state-%E2%80%93-they-do-not-believe-power

*Tufail Ahmad es miembro principal de la Iniciativa Islamismo y Contra-radicalización en ; Yigal Carmon es el presidente y fundador de .


[1] La conferencia de Estambul fue pospuesta luego que los talibanes se negaran a asistir, acusando a los Estados Unidos de violar el acuerdo Doha al no retirar las tropas estadounidenses antes del día pautado 1 de mayo, 2021. Posteriormente, los talibanes emitieron un comunicado en el que dijeron que la conferencia era de hecho una «acción unilateral» de los Estados Unidos «mientras que el Emirato Islámico no mostró interés en ello». Véase: AlemarahEnglish.net (Afganistán), 20 de abril, 2021.

2] Twitter.com/IeaOffice, 14 de abril, 2021.

3] Informe Diario de No. 210 – ¿Existe un acuerdo entre Turquía y Pakistán de recibir a los comandantes yihadistas paquistaníes en Turquía?, 21 de febrero, 2020; Serie de Investigación y Análisis No. 1485 – El papel de Qatar en el los sucesos del 11-S y el albergar a comandantes yihadistas; las guaridas de los talibanes afganos son trasladadas a refugio seguro en Doha, 19 de septiembre, 2019.

4] Roznama Ummat (Pakistán), 1 de marzo, 2020.

5] Una investigación realizada por ToloNews muestra que los talibanes llevaron a cabo 74 ataques terroristas durante la semana de Reducción de la Violencia (RV) antes del pacto en Doha. Fuente: ToloNews.com (Afganistán), consultado el 21 de abril, 2021.

6] Roznama Ummat (Pakistán), 1 de marzo, 2020.

7] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en – Talibanes afganos celebran conferencias en todo el país sobre el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, expresando ‘alegría y satisfacción por el proceso de paz’, 2 de marzo, 2020.

8] Roznama Ummat (Pakistán), 3 de marzo, 2020.

9] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Al-Qaeda llama al acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes de ‘derrota humillante’ para los Estados Unidos y los aliados e insta al pueblo afgano a apoyar a los talibanes aconsejando a los muyahidines a no romper el trato , 12 de marzo, 2020.

10] Roznama Ummat (Pakistán), 18 de julio, 2020.

11] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Diario urdu: ‘Talibanes afganos convencieron a los Estados Unidos a que no aceptara al actual gobierno del presidente Ashraf Ghani’, 26 de febrero, 2020.

12] Informe Diario de MEMRI No. 215 – Entregarle Afganistán a los talibanes – La arriesgada y amenazante política en Kabul mientras el gobierno de Ashraf Ghani es acosado tanto por los Estados Unidos como por los talibanes, 21 de abril, 2020.

13] ToloNews.com (Afganistán), 13 de julio, 2020.

14] ToloNews.com (Afganistán), consultado el 19 de abril, 2021.

15] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Diario urdu: Talibanes afganos amenazan con ‘apoderarse de Kabul en 48 horas’ y asesinar al presidente afgano Ashraf Ghani, 17 de marzo, 2020. El pretexto por la amenaza de los talibanes fue que el gobierno de Ghani, no siendo este parte del acuerdo Doha, debe liberar a los prisioneros talibanes tal como lo requiere el acuerdo. El presidente Ghani acordó liberar a los prisioneros, pero después de realizar un control de seguridad, provocando un retraso.

16] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Diario en urdu: Talibanes afganos amenazan con ‘apoderarse de Kabul en 48 horas’ y asesinar al presidente afgano Ashraf Ghani, 17 de marzo, 2020.

17] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Diario en urdu: Talibanes afganos amenazan con ‘apoderarse de Kabul en 48 horas’ y asesinar al presidente afgano Ashraf Ghani, 17 de marzo, 2020.

[18] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Talibanes afganos visualizan ejecución del presidente Ashraf Ghani mientras ahorcaban al Dr. Najibullah en la oficina de las Naciones Unidas en Kabul en el año de 1996, 18 de febrero, 2021.

19] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Talibanes afganos visualizan ejecución del presidente Ashraf Ghani mientras ahorcaban al Dr. Najibullah en la oficina de las Naciones Unidas en Kabul en el año de 1996, 18 de febrero, 2021.

20] Serie de MEMRI Despacho Especial No. 8785 – El mullah Abdullah Baradar Akhund, negociador de los talibanes afganos con los Estados Unidos, se dirige verbalmente a los terroristas suicidas en un desfile de terroristas fallecidos en Afganistán, 8 de junio, 2020.

21] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Talibanes afganos, en medio de conversaciones con los Estados Unidos, publican fotografías de atacantes suicidas que buscan el martirio en ceremonia de graduación, 23 de marzo, 2021.

[22] ToloNews.com (Afganistán), 17 de abril, 2021.

23] Serie de MEMRI Despacho Especial No. 8831 – Diario paquistaní cercano a los talibanes afganos alega lo siguiente: Se acuerda que si los talibanes ‘sitian Kabul’, Estados Unidos no se opondrá y lo denominará un ‘asunto interno entre ellos’, 6 de julio, 2020.

24] Serie de MEMRI Despacho Especial No. 8977 – Diario urdu: Se acuerda con los Estados Unidos que si fracasan las conversaciones internas-afganas, ‘las bases aéreas de Kandahar, Bagram y Jalalabad serán entregadas a los talibanes’ y no al ejército afgano, 20 de octubre, 2020.

25] ToloNews.com (Afganistán), 27 de septiembre, 2020.

26] Roznama Ummat (Pakistán), 10 de agosto, 2019.

27] State.Gov (EEUU), 29 de febrero, 2020.

28] AlemarahEnglish.net (Afganistán), 12 de marzo, 2021.

29] Informe Diario de MEMRI No. 221 – nuevo informe de las Naciones Unidas revela alianza afgana entre los talibanes y Al-Qaeda, en contraste con el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, 16 de julio, 2020.

30] Informe Diario de MEMRI No. 221 – nuevo informe de las Naciones Unidas revela alianza afgana entre los talibanes y Al-Qaeda, en contraste con el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, 16 de julio, 2020.

31] Informe Diario de MEMRI No. 221 – nuevo informe de las Naciones Unidas revela alianza afgana entre los talibanes y Al-Qaeda, en contraste con el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, 16 de julio, 2020.

32] Informe Diario de MEMRI No. 221 – nuevo informe de las Naciones Unidas revela alianza afgana entre los talibanes y Al-Qaeda, en contraste con el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, 16 de julio, 2020.

33] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Talibanes afganos continúan celebrando el acuerdo Estados Unidos y los talibanes: ‘Nuestra lucha yihadista contra la ocupación estadounidense… ha demostrado que… la verdad tras todo esto fue la luz que nos guió’, 19 de marzo, 2020.

34] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – Talibanes afganos continúan celebrando el acuerdo Estados Unidos y los talibanes: ‘Nuestra lucha yihadista contra la ocupación estadounidense… ha demostrado que… la verdad tras todo esto fue la luz que nos guió’, 19 de marzo, 2020.

35] Serie de MEMRI Despacho Especial No. 8597 – Emir talibán afgano en referencia al acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes: ‘Los muyahidines… deben solidificar, organizar y fortalecer aún más sus filas… para así lograr su objetivo de establecer un gobierno islámico’, 2 de marzo, 2020.

36] Serie de MEMRI Despacho Especial No. 8597 – Emir talibán afgano en referencia al acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes: ‘Los muyahidines… deben solidificar, organizar y fortalecer aún más sus filas… para así lograr su objetivo de establecer un gobierno islámico’, 2 de marzo, 2020.

37] President.gov.af/en/afghan-constitution-2/, consultado el día 18 de abril, 2021.

38] President.gov.af/en/afghan-constitution-2/, consultado el día 18 de abril, 2021.

39] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – En conversaciones internas afganas en Qatar, talibanes afganos exigen un ‘gobierno islámico puro’ en Afganistán y la liberación de 8.000 prisioneros talibanes, 14 de septiembre, 2020.

[40] Informe del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY) en MEMRI – En conversaciones internas afganas en Qatar, talibanes afganos exigen un ‘gobierno islámico puro’ en Afganistán y la liberación de 8.000 prisioneros talibanes, 14 de septiembre, 2020.

The post El objetivo de los talibanes afganos es establecer un estado teocrático islámico sunita – estos no creen en compartir el poder con un gobierno electo democráticamente first appeared on MEMRI Español.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior23 de abril: El mundo celebra el Día del Idioma Castellano
Artículo siguienteOpositores sirios critican celebración del Día de la Independencia de Siria realizada en una base militar rusa en Siria: La verdadera independencia llegará cuando Rusia y todas las demás fuerzas extranjeras se marchen