¿Dónde comienza “el Oriente”? El tema es tanto político como histórico. Para algunos, la división es que Europa es Occidente y Asia es Oriente. Pero las fronteras y la población se movilizan. El aventurero británico Sir Samuel Baker rescató a la adolescente que se convertiría en su esposa de un mercado de esclavos turco en el año de 1859. Eso fue en Vidin, a la orilla sur del Danubio en lo que hoy es el norte de Bulgaria. La agencia papal conocida como Asociación católica de bienestar del cercano oriente (CNEWA/siglas en inglés) fue creada con ese nombre en 1924 para ayudar inicialmente a los cristianos perseguidos en Ucrania y de Europa oriental. La atención se centró más en los cristianos eslavos y griegos que en lo que hoy asociamos a los términos de Cercano Oriente o Medio Oriente.

Vemos una visión similar, expansiva y holística de Oriente en un esfuerzo reciente lanzado por la organización estadounidense sin fines de lucro Philos Project denominada la Iniciativa del menor desaparecido Abraham, la cual busca “aprovechar los recientes desarrollos en el Cercano Oriente con el objetivo de fortalecer y proteger a los cristianos indígenas promoviendo el pluralismo religioso” (advertencia: estoy involucrado con esta iniciativa y apoyo absolutamente sus objetivos).[1]

Una de las características únicas y mejor recibidas de la iniciativa Philos ha sido incluir a los países de Grecia, Chipre y Armenia en las discusiones más amplias. No existen dudas de que los cristianos del Medio Oriente han experimentado un siglo amargo de violencia, de desplazamientos y represión. Gran parte del enfoque del mundo, tal como es, se ha centrado, por ejemplo, en el pillaje de grupos extremistas tales como el EIIS contra las minorías religiosas en Siria, Irak y Egipto. Aquellos que siguen más de cerca los acontecimientos de la región estarán al tanto de la violencia y la represión inspirada por Irán contra los cristianos, dentro de Irán, por supuesto, pero también en Irak y en el Líbano, perpetrada por escuadrones de la muerte dirigidos por Irán. La lucha por la supervivencia de las comunidades cristianas en el Medio Oriente de habla árabe y farsi continúa, estas comunidades se encuentran bajo una tremenda presión, donde el resultado es altamente dudoso.

Pero Grecia es miembro de la OTAN y de la Unión Europea. Chipre también es miembro de la Unión Europea. Y Armenia fue durante décadas parte de la Unión Soviética, asfixiada y oprimida por el poder soviético, pero ciertamente sin el riesgo de ser eliminado. Su situación es, en apariencia, diferente a la difícil situación de las minorías cristianas en los países de mayoría musulmana del Medio Oriente. Y, sin embargo, hoy día estos tres países “europeos” de mayoría cristiana (confusamente, el sur del Cáucaso, se ven como una extensión de Europa) están muy amenazados, en la primera línea de un agresivo desafío ideológico y de seguridad en la forma de una Turquía islamista. Turquía, también miembro de la OTAN y país europeo, bajo el gobierno del partido AKP de Erdogan ha adoptado un islam político cada vez más intolerante y beligerante que desprecia a los no-musulmánes internamente y a los estados no-musulmanes a nivel regional. La Turquía nacionalista kemalista no era precisamente un buen vecino. El horrible pogromo de Estambul del año 1955 orquestado por el gobierno contra la población griega que permanecía en la ciudad y la invasión de Chipre del año 1974 que dividió la isla fueron llevados a cabo por nacionalistas en lugar de islamistas. Pero hoy día el islamismo y el nacionalismo en Turquía se combinan de una forma aún más ambiciosa. Los islamistas de Erdogan están aliados en el gobierno con el partido MHP neofascista de Devlet Bahçeli.

Acosado por problemas económicos de su propia creación, el presidente Erdogan y su régimen lanzan amenazas constantes dirigidas contra estos tres vecinos. En relación a Chipre, Turquía no solo apoya la división permanente del país y ha limpiado étnicamente la parte norte de la isla que ocupa militarmente, sino que incluso también busca evitar que Chipre explote las reservas de gas natural en sus propias aguas territoriales. Chipre, mucho antes de la guerra en Ucrania, era el único país europeo cuyo territorio aún está ocupado por un ejército extranjero.[2]

En cuanto a Armenia, Turquía y Azerbaiyán orquestaron una sangrienta guerra de conquista sobre el enclave étnico armenio de Nagorno-Karabaj (Artsakh) en el año 2020, pero la agresión no terminó ahí. Azerbaiyán, con la bendición de Turquía, ha intentado apoderarse en repetidas ocasiones, de cada metro expuesto del propio territorio de la República de Armenia – desviando carreteras, moviendo fronteras, apoderándose de lagos y de puntos elevados, atacando a soldados y civiles y participando en campañas de agresión e intimidación constante de bajo grado. Mientras tanto, el dictador de Bakú, el aliado más cercano de Turquía, amenaza con tomar por la fuerza cualquier otra cosa que este desee de Armenia, “lo quiera o no Armenia”.[3]

Mientras tanto, Armenia parece casi paralizada a medida que los manifestantes buscan derrocar a un primer ministro al que acusan de conducir un liderazgo desastroso en guerra y paz y por querer entregar aún más territorio armenio a Azerbaiyán.[4] El primer ministro Pashinyan, elegido como reformista pro-occidental en el año 2018, Pashinyan está atrapado entre los adversarios agresivos de Turquía y Azerbaiyán y la dependencia de la Rusia de Putin, el único país lo suficientemente fuerte y cercano como para disuadir mínimamente las feroces ambiciones de Ankara y Bakú contra su despreciado enemigo armenio.[5] Los publicistas de Azerbaiyán en Occidente le dan mucha importancia a la acusación de que Armenia es un satélite ruso, pero los armenios tienen pocas opciones en el tema de este vecindario tan peligroso.

Si bien Grecia es el más fuerte de estos tres estados cristianos de primera línea, este también ha sentido el látigo de la constante incitación y amenazas por parte de los turcos. Turquía se ha jactado recientemente de que Grecia necesita “desmilitarizar” las islas griegas (siendo estas territorio soberano griego) cerca de Turquía.[6] Pero la incitación turca es mucho más profunda y prolongada, con la doctrina turca de la «Patria Azul» (Mavi Vatan), originalmente promovida por los almirantes turcos en el año 2006 y ahora adoptada más abiertamente por Ankara, que exige una hegemonía turca ampliada en los mares Mediterráneo y Egeo, incluso en aguas territoriales griegas y chipriotas.[7] Turquía también ha intentado sin éxito utilizar los flujos migratorios de aquellos desesperados que intentan llegar a Europa como arma en contra de Grecia.[8]

Las constantes amenazas junto a la retórica incendiaria de Turquía contra sus vecinos fracasaron en el Medio Oriente y, junto a los propios problemas económicos de Ankara, han provocado que Turquía ceda ante los adversarios árabes en Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita e Israel.[9] Solo el tiempo dirá cuán sincero y duradero es este último cambio de política hecho por Erdogan. El mismo ablandamiento en política junto a la retórica aún no ha ocurrido en lo que respecta a Grecia, Chipre y Armenia. Aquellos que se preocupan por los cristianos de Oriente, pero también los que se preocupan por la soberanía y la supervivencia de las pequeñas naciones amenazadas por un matón, deberían observar muy de cerca lo que se dice y lo que sucede en las áreas del Mediterráneo oriental y en el sur del Cáucaso.

*Alberto M. Fernández es vicepresidente de .


[1] https://www.prnewswire.com/news-releases/philos-project-unveils-abrahams-missing-child-initiative-301554223.html

[2] https://www.washingtonexaminer.com/opinion/henry-kissinger-should-apologize-for-serving-turkish-imperialism

[3] https://asbarez.com/aliyev-again-threatens-to-forcedably-open-zangezur-corridor/

[4] https://armenianweekly.com/2022/06/08/violence-escalates-at-protests-calling-for-pashinyans-resignation/

[5] https://nationalinterest.org/blog/buzz/armenias-protests-mask-reality-russian-influence-202845

[6] https://www.msn.com/en-gb/news/world/greek-pm-mitsotakis-says-turkeys-position-over-greek-islands-sovereignty-absurd/ar-AAYsJO2?ocid=uxbndlbing

[7] https://www.ifri.org/en/publications/etudes-de-lifri/mavi-vatan-blue-homeland-origins-influences-and-limits-ambitious

[8] https://www.ansamed.info/ansamed/en/news/sections/politics/2022/06/06/greece-say-turkey-can-no-longer-instrumentalize-migration_5481b4dc-8bfb-40de-944e -3b5951d9a03c.html

[9] https://agsiw.org/turkeys-ties-with-saudi-arabia-and-the-uae-walking-back-ten-years-of-tensions/

The post El ‘Oriente cristiano’ es mayor de lo que uno cree (y vale la pena ayudar) first appeared on MEMRI Español.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLLegó el momento de decir Adiós a la Idishe CIMORT, Graduación 3ero de Prepa. Videos y Fotos
Artículo siguiente22 de junio de 1948, barco militar Altalena llega a Israel y es atacado