Diario Judío México - Introducción

Desde la destitución del anterior presidente egipcio Muhammad Morsi en el 2013 y el ascenso al poder del Presidente ‘Abd Al-Fattah Al-Sisi, el régimen bajo el liderazgo de Al-Sisi ha estado tomando acciones para tomar el control de los medios de comunicación y reprimir a todos los disidentes, incluyendo todo tipo de críticas por parte del régimen a sus oponentes, sus políticas económicas, el desempeño del gobierno o cualquier otro tipo de crítica. El régimen ha tomado múltiples medidas para lograr este objetivo, incluyendo acciones para la toma de los medios públicos y privados por parte de sus asociados y el silenciamiento o despido de periodistas que se atreven a criticar a las autoridades.[1]También para este fin, el régimen creó recientemente el Consejo Supremo para la Regulación de los Medios (CSRM), el cual posee amplios poderes para cerrar y bloquear a cualquier medio de comunicación que no cumpla con sus reglas y mandatos.

Logotipo del Consejo Supremo para la Regulación de los Medios de Comunicación (fuente: akhbarelyom.com)

Estas medidas han provocado críticas y preocupación entre los periodistas y personalidades de los medios de comunicación, quienes las describieron como violaciones a la libertad de expresión que hacen que los medios sean irrelevantes y por lo tanto impotentes. Sus preocupaciones se han vuelto más pertinentes ante los actuales intentos por Al-Sisi de restringir su control sobre el poder al aprobar enmiendas constitucionales que le permitirán permanecer en el cargo hasta el año 2030. El grave estado de la libertad de prensa en Egipto es reflejado en la prensa. El índice de libertades para el 2018, compilado por la organización Reporteros sin Fronteras, clasificó a Egipto en el puesto No. 161 entre 180 países señalados.[2]

Este informe da un repaso a las últimas medidas tomadas por el régimen egipcio para restringir a los medios de comunicación.

Habiendo tomado el control de los medios de comunicación privados, los socios de Al-Sisi se enfocan en tomar el control de los medios de comunicación públicos

Hace unos 18 meses, se informó que empresarios cercanos al Presidente Al-Sisi y a los círculos de inteligencia egipcios habían tomado el control del Grupo de Medios de Egipto. Desde ese entonces, este grupo ha logrado hacerse cargo de la mayoría de los medios de comunicación privados en Egipto, incluyendo a la mayoría de las estaciones de televisión y algunos de los portales y diarios de noticias de Egipto,[3] una medida que fue duramente condenada por los periodistas egipcios.[4] Además, recientemente se informó que el Grupo Egyptian Media también tomó medidas para controlar los medios de comunicación públicos, firmando un contrato con la Autoridad Nacional de Medios de Egipto, la cual está a cargo de las transmisiones públicas, a fin de participar en el desarrollo de contenido para los canales públicos de Egipto.[5] El autor egipcio Dr. ‘Azza Ahmad Haikal respondió a estos informes y escribió: «La población sabe muy bien quién maneja esta compañía mediática. Esta ha tomado el control de los canales privados y ahora está en camino de controlar todos los medios de comunicación estatales oficiales de Egipto. Este es un problema muy grave y peligroso y la gente que se preocupa por los medios de comunicación, los expertos, los académicos y [todos] los patriotas… deben exigir el fin de esta hegemonía y la toma de control de los medios de comunicación egipcios…»[6]

Intervención continua en el contenido de los medios de comunicación, despido de periodistas con mentalidad abierta

La toma de control de muchos medios de comunicación por parte del régimen ha resultado en una creciente intervención por parte de los aparatos de seguridad sobre el contenido publicado y en la continua persecución a periodistas. Por ejemplo, el editor del diario Al-Masri Al-Yawm Muhammad Sayyid Saleh, fue destituido de su cargo en abril, 2018 por publicar un informe el día de las elecciones presidenciales, cuyo titular implicaba que el estado había «reclutado» a votantes utilizando incentivos financieros.[7] El 29 de enero, 2019 el periodista Ahmed Gamal Ziada, opositor al régimen quien ha sido perseguido por el régimen desde el año 2013, fue arrestado por publicar noticias falsas y fue puesto en libertad bajo fianza a comienzos del mes de marzo.[8] Aya Hamed, columnista del diario Al-Dustour, fue arrestada el 27 de marzo, 2019 bajo cargos similares por informar sobre un incidente de violación y asesinato en la Universidad Al-Azhar.[9] El editor del portal Shababik – dirigido a los jóvenes – y su hermano fueron arrestados por informar sobre el mismo incidente y liberados varios días después.[10]

Estas medidas contra los medios de comunicación y los periodistas han eliminado casi por completo todos los artículos e informes que critican a Al-Sisi o lo consideran personalmente responsable por la situación que ocurre en Egipto, incluyendo la grave crisis económica y la mala gestión del gobierno. El Dr. Muhammad Abu Al-Ghar, médico y profesor de la Universidad del Cairo, escribió en el diario Al-Masri Al-Yawm: «Después de la revolución del 30 de junio [contra Muhammad Morsi], la presión [en los medios egipcios] comenzó con instrucciones dadas a los editores jefes que comenzaron a censurar sus propios diarios… Esto afectó a los columnistas, quienes comenzaron a darse cuenta de que existen ciertos temas que no se deben ser discutidos y otros que es mejor evitar. Esto fue evidente [primero] en los titulares y luego en las noticias y en la forma en que fueron presentadas, hasta el punto en que las noticias importantes a menudo eran eliminadas por completo o solo se mencionaban muy superficialmente, en una parte del diario que nadie lee».[11]

Ante esta situación, durante los últimos 6 meses no han aparecido artículos que condenen el suprimir a los medios de comunicación. Sus autores argumentaron que el régimen lleva a los medios de comunicación al colapso, ya que un medio restringido y uniforme no es nada interesante en lo absoluto y el público, por lo tanto, deja de consumirlo, despojándolo de influencias.[12] Otros periodistas advirtieron que los medios de comunicación egipcios son cada vez más superficiales y poco profesionales[13] y que como resultado, la población egipcia recurre a canales satélites y a las redes sociales, algunos de los cuales apoyan a la Hermandad Musulmana (HM) y a otros opositores del régimen. Esto significa que las políticas del régimen son, en última instancia, contraproducentes, dijeron ellos. El depuesto editor de Al-Masri Al-Yawm Muhammad Sayyid Saleh, escribió: «Recuerdo cuando niño, mi padre y mis tíos se presentaban luego de las transmisiones [de radio] en Radio Monte Carlo, la VOA y la BBC con el fin de saber lo que sucedía dentro de Egipto. Los medios de comunicación nacionalizados [de Egipto] eran escasos y poco profundos. Esta era va en camino a un retroceso. [Pero] aún más peligroso es que hoy día en este campo existen varias minas terrestres, [por ejemplo] canales hostiles a Egipto transmitiendo desde Turquía, Europa y Qatar. La audiencia de estos canales se incrementa incluso entre los oponentes de la Hermandad Musulmana. Aunque el responsable de tomar las decisiones sabe esto y decide silenciar las voces noticiosas [de Egipto]…»[14]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www..org/reports/egyptian-regime-continues-takeover-media-suppression-criticism

*Y. Graf es compañero investigador en ; H. Varulkar es Director de Investigaciones en .


[1] En referencia al tema del suprimir a los medios de comunicación por parte del régimen de Al-Sisi, véase también la serie de Investigación y Análisis No. 1412 – A medida que comienza su segundo mandato, el Presidente egipcio Al-Sisi aumenta su represión hacia las críticas, 16 de agosto, 2018; Investigación y Análisis No. 1382 – Elecciones presidenciales en Egipto – Parte III: Ante las elecciones, el régimen de Al-Sisi toma control de los medios de comunicación, 21 de marzo, 2018.

[2] Rsf.org/en/ranking.

[3] Vea la serie de Investigación y Análisis No. 1412 – A medida que comienza su segundo mandato, el Presidente egipcio Al-Sisi aumenta su represión hacia las críticas, 16 de agosto, 2018.

[4] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 8 de febrero, 2018.

[5] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 22 de enero, 2019.

[6] Al-Wafd (Egipto), 21 de enero, 2019.

[7] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 11 de abril, 2018.

[8] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 17 de febrero, 2019; Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 2 de marzo, 2019.

[9] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 28 de marzo, 2019.

[10] Rassd.com, 1 de abril, 2019; Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 8 de abril, 2019.

[11] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 24 de diciembre, 2018.

[12] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 20 de octubre, 2018.

[13] Al-Wafd (Egipto), 21 de enero, 2019.

[14] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 18 de agosto, 2018.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.