Diario Judío México - En un artículo publicado el 2 de mayo, 2020 en el diario de Bahréin Al-Ayyam, el empresario libanés Akram Miknas, fundador y presidente de la junta directiva de Promoseven, una gran empresa de publicidad y comunicaciones con sede en Dubái, escribe que los judíos no pudieron apoderarse del mundo utilizando un ejército, poder o incluso la cultura e innovación y por lo tanto eligieron hacerlo acumulando capital. Este plan, explica, fue llevado a cabo por la familia Rothschild, que trabajó con astucia a escondidas para apoderarse de las instituciones financieras del mundo y promover los intereses de los judíos.

Miknas se queja de que los árabes, que a lo largo de su historia también fueron prósperos y ricos comerciantes, nunca utilizaron sus recursos financieros tal como lo hicieron los judíos, para obtener ventajas en las áreas políticas, de la ciencia e innovación. Este concluye que para asegurar un futuro mejor para ellos y sus hijos, los árabes deben «repensar su actitud hacia la acumulación y utilización del capital».

Akram Miknas (Fuente: Akrammiknas.com)

Lo siguiente son extractos traducidos de su artículo:[1]

“Creo que el mayor evento en la historia judía luego del descenso del judaísmo como religión abrahámica es el advenimiento de la familia Rothschild. Esta familia es la que mueve y agita la política mundial y la economía global. Esta hace estallar y extingue guerras en todo el mundo, impone su dominio sobre los regímenes más arrogantes del mundo y controla las mentes, la demografía y el futuro de los pueblos. Los Rothschild controlan todo en este mundo, grande y pequeño, de una forma u otra y hace todo esto tras bastidores, lejos del centro de atención, sin que nadie sepa muchos detalles al respecto.

“La palabra clave de esta familia es ‘capital’, tanto que se dice: ‘Si el dinero fuese dios, los Rothschild hubiesen sido sus profetas y mensajeros’. Desde su creación por Izaak Elchanan,[2] este se ha impuesto restricciones a sí mismo, a las que todavía se adhiere, [es decir] actúa al servicio del capital y de los judíos y lo realiza lejos del centro de atención.

“Los judíos llegaron a la rotunda conclusión de que no podían protegerse y controlar el mundo por medio de la utilización del poder o la fuerza militar, ni siquiera por medio de la cultura e innovación, sino solo controlando los bolsillos y los medios de vida de las personas junto a consolidar este control mediante la astucia, conspiración y política. El fundador de la familia Rothschild entendió esto desde el propio comienzo, gracias a su trabajo como cambista y prestamista y logró convertirse en parte del sueño de todo alemán: Este ingresó transacciones con nada más que dinero… y luego lo retiró después de duplicar sus ganancias. Crió a sus cinco hijos para que siguieran el mismo principio y luego los esparció por toda Europa, e incluso estos le superaron en astucia y conspiración, tal vez, porque la familia pronto comenzó a extenderse hacia los Estados Unidos y a casi todos los países del mundo.

“La mayoría de los grandes y exitosos bancos del mundo le pertenecen, total o casi totalmente, a la familia Rothschild, que también controla el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la mayoría de los organismos financieros de todo el mundo. Pero lo hacen tras bastidores, por medio de agentes delegados. Estos apoderados son ​​los que siempre vemos en los diarios y en la televisión, pero solo son funcionarios que trabajan para la familia Rothschild.

“Es esta familia la que diseñó el sistema de libre mercado tal como lo conocemos hoy en la mayoría de los países del mundo. El objetivo principal de este sistema, que parece incorporar principios de libertad, democracia y derechos humanos, es proteger las inversiones de los Rothschild y defenderlas de las revoluciones, usurpaciones, tomas y golpes de estado, etc.

“Alá dispersó a los judíos como no había dispersado a ningún pueblo antes que ellos y estos saborearon el conocer la degradación a lo largo de la historia. Vagaron por la tierra durante 40 años y luego experimentaron el llamado exilio babilónico después que Babel invadiera su reino en el año 600 a.C. A lo largo de su historia fueron generalmente parias en las sociedades en las que vivieron, hasta su exterminio a manos de los nazis. Todo esto aparentemente tuvo un efecto en la colectiva mente judía, lo que hizo que el judío hiciese todo lo posible para demostrar que puede sobresalir y que los judíos son el pueblo elegido de Alá. Al darse cuenta de que nada confiere más control que el capital, los judíos comenzaron a acumularlo de cualquier manera que pudiesen y la familia Rothschild es la mejor prueba del alcance de su éxito…

“No tengo la intención de continuar con el relato e historia de esta familia y el cómo consolidó su estado y control del mundo a lo largo del tiempo… Los hechos presentados aquí son para ejemplificar la importancia del capital en el control del mundo y al mismo tiempo para mostrar la forma en que los judíos entendieron todo esto desde el propio comienzo y lo utilizaron al servicio de su religión, su estado y sus planes. La figura del comerciante judío en la obra de Shakespeare El mercader de Venecia ilustra todo esto muy claramente.

“Nuestros antepasados ​​también tuvieron dinero a lo largo de la historia. Los fenicios convirtieron la cuenca del Mediterráneo en un centro de comercio de la madera; floreció el comercio a lo largo de la Ruta de la Seda; la tribu [árabe] Quraish era famosa por su destreza en el comercio; el Compañero del Profeta, [el tercer Califa] «Othman bin» Affan fue un comerciante muy importante para los estándares de su época; el quinto Califa omeya ‘Abd al-Malik ibn Marwan, acuñó el primer dinar islámico; los convoyes comerciales recorrieron los países árabes y en la era moderna, la economía y el comercio de Egipto florecieron a tal punto que una vez le prestaron dinero al gobierno británico. En las últimas generaciones, nuestros países del Golfo Árabe han gozado de prosperidad financiera gracias a los beneficios provenientes de la exportación de petróleo.

“Lamentablemente, sin embargo, esto no ha ido acompañado por la creación de un sistema bancario desarrollado. Los bancos árabes carecen de previsión y no existe ningún banquero árabe o islámico que posea el enfoque profundo que tuvo Izaak Elchanan [la referencia, tal como se indica en la pie de nota 2, es a Mayer Amschel Rothschild]. Además, nosotros no hemos utilizado nuestros recursos financieros de la mejor manera en los dominios políticos, de ciencia e innovación, sino que nos hemos mantenido dentro del círculo de los consumidores, ya sea como gobiernos que acumulan armamento o como individuos cuyo principal interés radica en gastar cada vez más dinero en lujos.

“Además, nuestro dinero siempre ha estado expuesto a convulsiones políticas. El desarrollado sistema bancario construido por el Líbano en las décadas de los años 1950 y 1960 fue desestabilizado por la guerra civil en 1975 y hoy día sufre muchos más golpes severos debido al cisma político que actualmente aflige al Líbano. En Libia, una de las primeras decisiones que tomó el gobierno tras la caída de Mu’ammar Ghaddafi fue islamizar el sector bancario y financiero de Libia. Muchos países árabes y musulmanes utilizan sus sistemas bancarios para financiar operaciones terroristas y desestabilizar a otros países.

“Siempre he creído que una economía fuerte y la capacidad de ganarse la vida dignamente son la base del resurgimiento de la nación… y que el capital es la columna vertebral de la economía. Si queremos un futuro mejor para nosotros y nuestros hijos, debemos repensar nuestra actitud hacia el saber utilizar el capital. ¿Queremos que este sea nuestro maestro y controle nuestros deseos e impulsos? ¿O queremos emplearlo, como un sirviente obediente, al servicio de nuestras percepciones y grandes causas, por las cuales vivimos y por las que vivirán nuestros hijos?»


[1] Al-Ayyam (Bahréin), 2 de mayo, 2020

[2] El hombre generalmente considerado como el fundador de la familia Rothschild moderna y al que pertenecen los hechos a continuación, es Mayer Amschel Rothschild (1744-1812). Izaak Elchanan Rothschild es un antepasado familiar anterior que vivió en el siglo 16.


1 COMENTARIO

  1. Patético personaje es este Akram Miknas, resentido religioso y muy probablemente aún más resentido económico. No ha podido entender que el pueblo judío tiene ya casi 6000 años de historia con muchísimas experiencias, unas terriblemente dolorosas, otras malas y otras de un profundo éxito, pero que son las que le han ido nutriendo de conocimientos y de maneras de pensar y de actuar. Miknas se quedó en el simple discurso de lo que él carece, no porque le falte, sino porque lo que tenga siempre le parecerá poco y porque prácticamente es con esa medida con la que mide a los judíos. La cultura islámica tiene apenas 1200 años, les falta mucho que aprender, pero mientras tengan petróleo y el dinero que este genera, pero será poco lo que aprendan, porque es en la adversidad en donde se aprende. Les faltan todavía unos 3800 años de experiencia para que nos dejen de envidiar.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.