Cada año antes del mes de Ramadán, las cadenas de televisión árabes producen series que son transmitidas todas las noches durante ese mes. Anticipadas y ampliamente vistas, estas series a menudo evocan reacciones en todo el mundo árabe y mucho más allá.[1] Este año dos series, ambas producidas y financiadas por Arabia Saudita, provocaron furor, especialmente la serie dramática Umm Haroun filmada en los Emiratos Árabes Unidos y transmitida por el canal de televisión saudita MBC, esta serie da a conocer a la comunidad judía en Kuwait en la década de los años 1940. Esta describe la convivencia que prevaleció entre musulmanes, judíos y cristianos en Kuwait que, luego de la creación del estado de Israel, fue reemplazada por hostilidad, discriminación y un rampante antisemitismo, lo que eventualmente causó que la mayoría de los judíos abandonaran el país. La serie se enfoca en la médica Umm Haroun, interpretada por la famosa actriz kuwaití Hayat Al-Fahad y las dificultades que esta enfrenta como mujer judía.[2]

Póster de Umm Haroun (fuente: Al-Quds Al-Arabi, Londres, 13 de abril, 2020)

La segunda serie saudita que provocó intensa controversia este año es la Makhraj 7 («Salida 7»), escrita por el periodista liberal Khalaf Al-Harbi y protagonizada por el famoso actor Nasser Al-Qasabi, que trata sobre la sociedad saudita.[3] En un episodio de la serie, dos de los personajes discuten el tema de las relaciones con Israel. Uno de ellos dice que Israel no es un país enemigo y aboga por mantener lazos comerciales con los israelíes, mientras afirma que son los palestinos, quienes han recibido una amplia ayuda saudita a lo largo de los años, los que realmente han perjudicado al reino saudita.[4]

La controversia provocada por las dos series se movió a las redes sociales y a la prensa árabe. La mayoría de las reacciones más críticas fueron realizadas por las organizaciones palestinas, por funcionarios y medios de comunicación de Hamas y por los medios de comunicación de Qatar, tales como el canal Al-Jazeera, que acusó a Arabia Saudita de utilizarlos para promover la normalización de relaciones con Israel y traicionar a la causa palestina. Algunos incluso pidieron a los canales que sacaran del aire la serie.[5]

En respuesta, el portavoz del canal MBC Mazen Hayek anunció que su canal no dejara de transmitir las dos series a pesar de las críticas y los ataques. Este rechazó lo afirmado de que el canal promovía la normalización de relaciones y agregó, insinuando a Al-Jazeera: «A diferencia de otros [canales, nuestro] canal no comercia con la causa palestina y no entrevista a funcionarios israelíes».[6]

Para ver las críticas a las dos series en el canal Al-Jazeera, pulse aquí o debajo:

Los creadores de la serie y los actores también rechazaron las críticas y las acusaciones de promover la normalización de relaciones con Israel, alegando que la serie refleja una genuina realidad que no debe ser ignorada. Uno de los escritores de la serie Umm Haroun, el guionista oriundo de Bahréin Muhammad Shams, dijo que la serie tenía como objetivo «mostrar la coexistencia entre las religiones divinas y que hubo un momento en que judíos, cristianos y musulmanes eran vecinos en la misma área», mientras llamaba en los espectadores a ser tolerantes. También expresó desconcierto porque la gente criticaba el programa antes de verlo en su totalidad.[7] Los actores de la serie expresaron puntos de vista similares, quienes dijeron en que no tiene sentido negar que los judíos si vivían en los países árabes y llamaron a distinguir entre los judíos y sionistas.[8]  

El actor de la serie Umm Haroun Muhammad Al-‘Alawi, escribió en Instagram en respuesta al estruendo creado por la serie: «Los rayos caen solo sobre la cima de las montañas. Continuamos nuestro éxito y le damos la bienvenida a todas las reacciones que se suceden por Umm Haroun, que es la serie número uno según las mediciones de sintonía…»[9]

Varios periodistas y escritores sauditas y del Golfo también acudieron en defensa de la serie, especialmente Umm Haroun, alegando que esta refleja una realidad que una vez existió en los países árabes, la cual muchos árabes desconocen o prefieren ignorar y ocultar. Los medios de comunicación alabaron la serie por abordar con valentía un tema que ha sido silenciado durante muchísimos años, es decir, el racismo y la agresión contra los judíos en el mundo árabe que finalmente los llevó a emigrar. El periodista saudita ‘Abd Al-Rahman Al-Rashed, por ejemplo, tuiteó que » Umm Haroun pone a prueba el [nivel] de racismo del espectador hacia los judíos árabes…»[10]

Lo siguiente son extractos traducidos de algunos de los artículos que defienden la serie

Veterano periodista saudita: La programación televisiva en Ramadán sobre Israel y los judíos muestra actitudes cambiantes hacia ellos 

El veterano periodista saudita ‘Abd Al-Rahman Al-Rashed explicó, en un artículo publicado el 29 de abril en el diario en Londres Al-Sharq Al-Awsat, que la transmisión de las en Ramadán que tratan sobre Israel y la convivencia con los judíos refleja el discurso entre muchos árabes, incluso palestinos y es un signo de un cambio social que puede conducir también a un cambio político. Al-Rashed escribió:

«Durante Ramadán, los canales de televisión públicos emiten y buscan beneficios materiales sin cesar. Este es, después de todo… el mes de las clasificaciones y de comerciales, cuando familias [enteras] se sientan frente al televisor… más que en cualquier otro momento del año – desde la ruptura del ayuno hasta la comida del amanecer [antes del ayuno]… Por lo tanto, los canales están utilizando todos los trucos de marketing en sus repertorios para [persuadir] a los espectadores de que regresen al día siguiente para retomar el capitulo siguiente al día anterior.

«En consecuencia, aquellos que piensan que tras bastidores todas las series [transmitidas] durante Ramadán son planes tortuosos, ideas despreciables o [intentos] de comercializar una agenda organizada están alucinando. Si detectamos un reciclaje o similitud de los temas abordados por las [numerosas] series creadas para Ramadán, esto es, en su mayor parte resultado de un dedo sobre el pulso del público que las ve… Por lo general, es obvio que estas series son muy satisfactorias para los espectadores a pesar de los sorprendentes ‘mensajes’ políticos que a veces estas series transmiten.

«Toda temporada [de transmisión por las celebraciones de Ramadán] sigue una tendencia [muy particular]. En años anteriores, se trataba de series satíricas y dramáticas, las cuales trataban temas como el terrorismo, el estatus y los derechos de la mujer en la sociedad, los regímenes políticos deshonestos como el de Qatar e Irán… y la brecha generacional cultural. Varias de las series actuales [de Ramadán] se centran repetidamente en el discurso sobre Israel, los judíos y la convivencia. Esto se debe a que este [tema] en particular refleja los [temas de] conversación del día a día, no solo entre los árabes quienes están lejos del frente del conflicto [con Israel] sino [también] entre los jóvenes palestinos que han comenzado a hablar un idioma diferente al de sus padres]. Estos discuten temas como] si el establecer o no relaciones políticas con Israel, si abrir los mercados [árabes] a Israel o permitir las [competencias] atléticas con este. Todos estos son temas que [serán decididos por] los políticos, [pero] el drama televisivo hace eco a esta conversación en la sala del hogar, e incluso si no refleja las políticas, no debemos subestimar su impacto, porque es una señal del cambio social siendo este un impulso para que suceda este cambio político.

«La [programación] del drama de Ramadán jugó un papel importante en reducir el terrorismo y en la eliminación de las costumbres sociales que impedían el desarrollo [de la sociedad]… La lucha por las originales es piedra angular y una prueba, además es el público es el que decide».[11]

Elenco de la serie- Makhraj 7 (fuente: Alarabiya.net, 28 de abril, 2020)

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www..org/reports/gulf-based-writers-ramadan-tv-programming-focusing-jews-arab-countries-courageously-reflect


[1] Para ver las anteriores series en Ramadán que provocaron debate, véase los informes de la serie de Investigación y Análisis No. 1176 – ‘Selfie’ – programa satírico saudita en televisión conmociona al reino- 16 de julio, 2015; Despacho Especial No. 5398 – Serie de televisión árabe antisemita «Khaybar»: El engaño es el credo de los judíos y conspirar su religión – 8 de agosto, 2013; Investigación y Análisis No. 109 – Prensa árabe debate serie antisemita ‘Caballero sin caballo’, 11 de noviembre, 2002; Investigación y Análisis No. 113 – Prensa árabe debate serie antisemita ‘Caballero sin caballo’ – Parte II, 20 de noviembre, 2002; Investigación y Análisis No. 114 – Prensa árabe debate serie antisemita egipcia ‘Caballero sin caballo’ – Parte III, 10 de diciembre, 2002.

[2] Raialyoum.com, 17 de abril, 2020; Al-Quds Al-Arabi (Londres), 13 y 16 de abril, 2020.

[3] Al-Harbi también escribió la serie de Ramadán Selfie, también protagonizada por Al-Qasabi, que también generó bastante controversia. Véase la serie de Investigación y Análisis No. 1176 – ‘Selfie’ – programa satírico saudita en televisión conmociona al reino – 16 de julio, 2015

[4] Raialyoum.com, paltoday.ps, palinfo.com, 27 de abril, 2020.

[5] Al-Risalah (Gaza), 20 y 28 de abril, 2020; palinfo.com, 27 y 29 de abril, 2020; felesteen.ps, 13, 27, 28, 29 de abril, 2020; Al-Sharq (Qatar), 28 de abril, 2020; Al-Watan (Qatar), 30 de abril, 2020; Al-Quds Al-Arabi (Londres), 29 de abril, 2020.

[6] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 3 de mayo, 2020.

[7] Raialyoum.com, 17 de abril, 2020.

[8] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 30 de abril, 2020; independentntarabia.com, 27 de abril, 2020; alwatanvoice.com, 18 de abril, 2020.

[9] Instagram.com/mohammed_alalawii, 2 de mayo, 2020.

[10] Twitter.com/aalrashed, 26 de abril, 2020.

[11] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 29 de abril, 2020.