En las últimas semanas, los medios de comunicación árabes han informado que los rusos están realizando esfuerzos con el propósito de promover un acuerdo de normalización de relaciones entre Siria e Israel. Los informes afirman que Siria e Israel han intercambiado mensajes ante este contexto y algunos incluso afirman que representantes de los dos países, incluyendo el jefe de los servicios de seguridad nacional sirio ‘Ali Mamlouk y el ex-jefe del personal militar israelí Gadi Eisenkot se reunieron recientemente en la base aérea rusa Khmeimim en la costa siria. Según los informes, durante esta reunión las partes aclararon sus términos para la normalización de relaciones: Israel exigió la retirada de Hezbolá y de las fuerzas iraníes y pro-iraníes de Siria, mientras que Siria exigió apoyo a la permanencia del presidente Assad en el poder además del fin de las sanciones contra su régimen y ayuda económica.

El régimen de Assad negó los informes, calificándolos de mentiras difundidas por países que apoyan la normalización de relaciones con Israel, con el objetivo de desacreditar la inquebrantable postura de su régimen ante Israel y crear la impresión de que Siria también está en la búsqueda de normalizar sus relaciones.

Sin embargo, el conocido actor sirio Duraid Lahham, quien se identifica con el régimen y es conocido por sus firmes posturas anti-Israel, le dijo a CNN Arabic que la normalización de relaciones «será un hecho» y que no se opone a ello siempre y cuando cumpla con los términos de la iniciativa de paz árabe del año 2002.[1] Es muy posible que sus comentarios hayan sido pronunciados con la total aprobación del régimen.

Los escritores opositores sirios que abordaron este tema se centraron en si la normalización de relaciones con Israel en el momento actual beneficiaría al régimen de Assad o contrariamente lo perjudicará.

Cabe señalar que informes de este tipo también aparecieron en algunos diarios árabes en otoño del año 2020, especialmente en octubre. Además, el régimen sirio negó los informes y reiteró su oposición a cualquier acuerdo con el enemigo israelí.[2]

También cabe señalar que Rusia está actualmente mediando entre Siria e Israel en algunos temas humanitarios, incluyendo el caso de una joven que cruzó la frontera hacia Siria[3] y la búsqueda de los restos de soldados israelíes en un cementerio en el campamento de refugiados Yarmouk al sur de Damasco.[4]

Este documento dará un repaso a los recientes informes sobre los supuestos contactos diplomáticos entre Siria e Israel y las reacciones del régimen sirio y de la oposición siria a estos informes.

Medios de comunicación árabes: Rusia es participe a que se realicen conversaciones secretas entre Siria e Israel, destinadas a la normalización de relaciones y a la expulsión de las fuerzas iraníes de Siria

Tal como se dijo, los informes sobre los esfuerzos para promover un acuerdo entre Siria e Israel aparecieron por primera vez en octubre del año 2020 y nuevamente en diciembre de ese año. Un artículo publicado el 12 de diciembre, 2020 por la periodista libanesa-estadounidense Gharida Durgham afirmó que Rusia le presentó al régimen sirio una propuesta de acuerdos para resolver su conflicto con Israel. Según este informe, Rusia tiene la intención de que Irán también sea parte de este acuerdo, ante sus ya muy estrechas relaciones con el régimen sirio. Además, Rusia cree que su influencia con Irán, debido a sus acuerdos de armas con este país y su papel central en la determinación del destino del acuerdo nuclear iraní, le permitirá presionar a Irán para que reduzca su presencia militar en Siria, especialmente en el área de Damasco, allanando así el camino hacia un entendimiento sirio-israelí-iraní patrocinado por Rusia. Durgham evalúa el hecho de que Rusia discutió el acuerdo propuesto con Israel antes de presentárselo al régimen sirio.[5]

El 21 de diciembre, el portal liberal saudita Elaph informó, citando a un alto oficial israelí anónimo, que Siria le ha estado transmitiendo mensajes a Israel sobre un posible acuerdo. Según el informe, «Assad desea acercarse al eje sunita árabe para de esta manera poder pagar sus deudas con Irán y sacarlo de Siria. Este entiende que Israel puede ayudarlo tanto con Estados Unidos como con el Golfo y con los sunitas». El, al igual que los rusos, ahora nos considera [a nosotros los israelíes] de puente hacia los Estados Unidos y hacia los estados del Golfo y los sunitas. Assad… no se presentará para hacer la paz mañana. Pero ahora está dispuesto a hablar para elevar a su régimen, reincorporarse a la Liga Árabe… y establecer un estado de no-agresión con Israel. El Golán y otros temas vendrán más tarde… El punto importante es que existe la posibilidad de que Assad en un futuro cercano esté dispuesto a quebrar el eje iraní…»[6]

Un mes después, el 21 de enero, la red saudita Al-Arabiya también informó, citando una fuente diplomática rusa, que los contactos entre Siria e Israel estaban en marcha bajo los auspicios de Rusia y con su apoyo.[7] El diario en la red en Londres Raialyoum.com informó sobre un acuerdo supuestamente presentado a Assad por Israel en diciembre del año 2020 a través de un tercero. Según el informe, a través del acuerdo propuesto, Estados Unidos e Israel garantizarán la retirada de las fuerzas turcas del norte de Siria y la retirada de las fuerzas estadounidenses del este de Siria y acordarán la renovación de la influencia siria en el Líbano. A cambio, Siria firmará un acuerdo de paz con Israel que dejará el Golán en manos israelíes y garantizará la retirada de Hezbolá y las fuerzas iraníes de Siria. El informe también afirma que Assad rechazó totalmente el trato.[8]

El diario Al-Arabi Al-Jadid en Londres, propiedad de Qatar informó que, durante la visita del canciller sirio Faisal Al-Mekdad a Moscú en diciembre pasado, Rusia transmitió una propuesta israelí según el cual las fuerzas iraníes se retirarían del sur de Siria y Assad a cambio, recibiría ayuda financiera para saldar sus deudas con Irán y se encontraría la manera de que este permaneciera en el poder con el consentimiento internacional de todos los países.[9]

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el tema de la normalización de relaciones con Israel se debatió en reuniones ruso-sirias entre Moscú y Damasco; representantes del régimen de Assad preguntaron cuál sería la recompensa de Siria y si incluiría el levantamiento de las sanciones impuestas por Estados Unidos al régimen, dado que la normalización de relaciones seguramente conduciría a la retirada de los iraníes de Siria.[10]

Informes sobre una reunión sirio-israelí en la base aérea rusa de Khmeimim

Algunos de los informes especificaron que representantes sirios e israelíes se habían reunido en secreto en suelo sirio. El canal Al-Hadath, que forma parte de la red Al-Arabiya, informó a mediados de enero que las delegaciones sirias e israelíes se habían reunido, bajo patrocinio de Rusia, en la base aérea rusa Khmeimim al norte de Siria. Según el informe, esto fue precedido por reuniones en Chipre en una fecha no especificada aun.[11]

En un informe publicado el 18 de enero, 2021 el centro de investigaciones Jusoor, en Turquía e identificado con la oposición siria, proporcionó más detalles sobre la supuesta reunión en Khmeimim. La reunión, afirmó el publicado, tuvo lugar en diciembre y contó con la presencia del jefe de la Oficina de Seguridad Nacional de Siria ‘Ali Mamlouk y su asesor especial para asuntos estratégicos y de seguridad Bassam Hassan; por el ex-jefe del personal militar israelí Gadi Eisenkot y el ex-oficial del Mossad Ari Ben-Menashe y por el comandante de las fuerzas rusas en Siria Alexander Chayko. Al igual que el informe de Elaph en diciembre del 2020, este informe también enumeró las supuestas demandas de Siria a cambio de un acuerdo: la renovación de sus relaciones con el eje árabe sunita; la reintegración de Siria a la Liga Árabe; ayuda financiera para pagar la deuda de Siria con Irán y permitirle exigirle a Irán la retirada de su territorio; consentimiento a la continuación del gobierno de Assad y un levantamiento de las sanciones a su régimen. Los israelíes, por su parte, exigieron la disolución del «eje de la resistencia»; una retirada completa y total de Hezbolá y de las milicias extranjeras de Siria; el establecimiento de un gobierno sirio cuya mitad de miembros sean de la oposición y una reorganización de los aparatos militares y de seguridad del régimen.

El centro de investigación Jusoor evaluó que esta reunión sirio-israelí marca el comienzo de «un canal que Rusia presiona para establecer y que muy probablemente se ampliará considerablemente en el año 2021, porque Rusia cree que las relaciones directas entre el régimen de Assad y Tel Aviv pudieran ser el bote salvavidas para el régimen y pudiera también promover esfuerzos futuros de Rusia de obtener el apoyo internacional para su propuesta solución política en Siria». En cuanto a las ganancias potenciales de los sirios, Jusoor especuló que «la paz con Israel es la solución ideal para el régimen de Assad, lo cual le permite salir del cerco diplomático y económico que ha estado padeciendo durante aproximadamente una década y permanecer en el poder por décadas más, a menos que ocurra un levantamiento popular, o alguna otra circunstancia imprevista”.[12]

Régimen sirio: informes sobre contactos con Israel, un intento de ocultar nuestra firme postura ante la ocupación israelí

Al igual que en octubre del año 2020, la cancillería siria negó que se estuvieran realizando contactos con Israel. Una fuente del ministerio le dijo a la agencia oficial de noticias siria SANA que «la República Siria niega firmemente todos los falsos informes que han sido difundidos por algunos medios de comunicación reclutados respecto a las reuniones sirio-israelíes en todo tipo de lugares y aclara que su publicación es un intento fallido por parte de aquellos que financian a tales diarios para poner en duda los principios e inquebrantables posturas de Siria sobre el tema de la ocupación israelí… Las fuerzas detrás de estas mentiras son las mismas fuerzas que se apresuran a normalizar sus relaciones con esta entidad y tratan de arrastrar a toda la región a pactar con el Occidente sionista, a veces sembrando alarma y otras a través de la tentación. Habiendo fracasado en lograr tal cosa, ahora se han dedicado a publicar noticias totalmente falsas».[13]

Además, la prensa estatal siria publicó artículos atacando a los medios árabes que publicaron informes sobre los contactos entre Siria e Israel. Ahmed Hamada, editor en temas políticos del diario Al-Thawra, atacó al diario saudita en Londres Al-Sharq Al-Awsat, por citar el informe antes mencionado del centro de investigación Jusoor. Este escribió: «El tal distorsionado artículo difundió afirmaciones falsas de que se había organizado una reunión sirio-israelí en la base aérea Khmeimim bajo auspicios de Rusia para discutir varios temas. La afirmación más irónica, que suscita una mezcla de diversión y desprecio, es que el tema de la reintegración de Siria a la Liga Árabe fue discutido. ¿Con quién? ¡¡Con la entidad israelí!! Qué tontos son los miembros de ese centro de «investigación» Jusoor y los autores de este artículo de «investigación» por parte del diario Al-Sharq Al-Awsat, cuyos delirios les han llevado a este nivel de fabricación e invenciones baratas y totalmente reprobables, haciéndoles inventar temas que fueron discutidos solo en sus podridas mentes y en sus cabezas vacías con absolutamente nada sino traiciones… Los autores de este falso artículo se olvidaron que hace solo unos días los israelíes atacaron Deir Al-Zor y Al-Bukamal [la referencia es a un ataque perpetrado el 31 de enero, 2021 contra las fuerzas sirias y contra las milicias pro-iraníes al este de Siria, que supuestamente causó unas 80 bajas],[14] un ataque que se produjo solo porque Siria no está dispuesta a una normalización de relaciones impropias con Israel y porque ha humillado a los líderes de los Estados Unidos e Israel… Por lo tanto, no existe una sola táctica conocida de mentir y engañar, o cualquier otra táctica sucia, que los patrocinadores de la agresión contra Siria no hayan utilizado para realizar sus objetivos colonialistas en Siria. En consecuencia, sus medios de comunicación e intelectuales han inventado mentiras y han difundido rumores para distorsionar los hechos y desviar la atención de la verdad sobre el terrorismo, sus partidarios y los que están detrás de este, con el propósito de mantener preocupada a la opinión pública con historias ridículas…»[15]

Para ver el resto de este despacho en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/continued-reports-arab-media-about-russia-brokered-contacts-between-syria-israel

*O. Peri es compañero de investigación en MEMRI.


[1] Arabic.cnn.com, 12 de febrero, 2021.

[2] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 8981 – Documentos árabes informan que se están realizando esfuerzos para promover un acuerdo de paz entre Siria e Israel; Siria niega los informes, 21 de octubre, 2020.

[3] Sana.sy, 17 de febrero, 2021.

[4] Damascusv.com, 4 de febrero, 2021.

[5] Annaharar.com, 20 de diciembre, 2020.

[6] Elaph.com, 21 de diciembre, 2020.

[7] Alarabiya.net, 21 de enero, 2021.

[8] Raialyoum.com, 19 de enero, 2021.

[9] Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 28 de enero, 2021.

[10] Syriahr.com, 19 de enero, 2021.

[11] Facebook.com/AlHadath, 14 de enero, 2021.

[12] Jusoor.co, 18 de enero, 2021.

[13] Sana.sy, 18 de enero, 2021.

[14] Syriahr.com, 13 de enero, 2021.

[15] Al-Thawra (Siria), 18 de enero, 2021.

The post Informes constantes en los medios de comunicación árabes sobre contactos negociados por Rusia entre Siria e Israel first appeared on MEMRI Español.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAquellos que propagan el terrorismo continúan en Twitter
Artículo siguienteTrump regresará