Introducción

La Ley de Protección Civil César Siria del año 2019, también conocida como Ley César, la cual entró en vigor el día 17 de junio, 2020, es una ley estadounidense que impone sanciones a aquellas personas y que financian el régimen sirio o realizan transacciones con este, especialmente en el área militar y de energía. El nombre a la ley le fue dado en honor a un ex-fotógrafo del ejército sirio de nombre código «César» quien sacó de contrabando decenas de miles de fotografías fuera del país que documentan la tortura y el asesinato de prisioneros en las cárceles del régimen, la ley también permite sancionar a elementos que extienden los servicios de construcción o de ingeniería al régimen sirio.[1] La ley tiene como objetivo promover los procesos de alcanzar una solución política a la crisis en Siria de acuerdo a la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; responsabilizar a aquellos criminales de guerra; desmantelar el programa de armas químicas del régimen sirio y alentar al régimen a romper sus relaciones con las milicias iraníes.[2]

Desde que entró en vigor la Ley César, el régimen de Assad ha hecho esfuerzos para eludir las sanciones y superar sus implicaciones. La Parte I de este informe examinó sus esfuerzos de garantizar el suministro continuo de bienes y productos básicos con la ayuda de sus aliados, entre ellos Rusia, Irán y Hezbolá, quienes le asisten implementando acuerdos económicos conjuntos y ayudando a contrabandear productos derivados del petróleo hacia el país.[3] El presente informe examina otra de las estrategias utilizada por el régimen para llenar las arcas del estado, es decir, el imponer tarifas exorbitantes a los ciudadanos sirios que viven dentro y fuera del país y confiscar los activos de los empresarios sirios más opulentos.

Cobro de tarifas e impuestos a los ciudadanos sirios

En un intento por aliviar la escasez de efectivo causada por la Ley César estadounidense, durante el último año el régimen sirio ha tomado una serie de medidas para extraerle fondos adicionales a sus ciudadanos dentro y fuera del país, con el fin de minimizar el efecto de las sanciones y reponer sus arcas, especialmente con divisas. El portal económico sirio Eqtesad.net informó que los sirios que reciban transferencias de familiares en el extranjero no podrán retirarlas en dólares de los bancos sirios, sino solo en libras sirias, según el tipo de cambio oficial del Banco Central, siendo este mucho más bajo que el precio del mercado real del dólar. Esto significa que las transferencias pierden más de la mitad de su valor cuando son retiradas del banco, mientras que el resto del dinero va a las arcas estatales de Siria para de esta manera reponer sus reservas de divisas.[4]

Además, el día 8 de julio, 2020 el primer ministro sirio Hussein ‘Arnous ordenó que los ciudadanos sirios debían pagar una tarifa de $100 al ingresar al país.[5] A pesar de las intensas críticas a esta medida en Siria, incluso por parte de la prensa del gobierno y a pesar de que aparecieron imágenes en los medios de comunicación de ciudadanos sirios atrapados en la frontera libanesa por no poder pagar la tarifa, el régimen se negó a revocar la decisión.[6] El 18 de enero, 2021 ‘Arnous dijo que será posible revocar la orden cuando la situación económica mejore y las reservas de divisas en Siria se incrementen.[7]

«La Siria de Assad» recauda $100 por cada sirio que ingresa al estado (Fuente: Syria.tv, 11 de septiembre, 2020)
Sirios que han quedado atrapados en la frontera entre Siria y el Líbano (Fuente: Twitter.com/hadialbahra, 4 de septiembre, 2020)
Sirios que han quedado atrapados en la frontera entre Siria y el Líbano (Fuente: Twitter.com/hadialbahra, 4 de septiembre, 2020)

El régimen también aprovechó la pandemia del Covid-19 para incrementar sus ingresos. El 22 de julio, 2020 el ministro de Sanidad sirio anunció que los ciudadanos que abandonen el país deberán realizarse una prueba del Covid-19 a un costo de $100.[8] Además, los ciudadanos libaneses que entraron en Siria en sus vehículos privados y no podían salir luego del cierre de la frontera debían pagar una tarifa semanal de 55 dólares por mantener sus vehículos en el país, de conformidad con la ley de aduanas siria.[9] Un decreto emitido por el presidente Assad el día 8 de noviembre, 2020 declaró que los soldados del ejército regular de Siria que no estuviesen médicamente aptos para el combate podían pagar $3.000 para estar exentos de prestar dicho servicio.[10]

Extraerle dinero a los sirios que viven en el extranjero

Los sirios que viven en el extranjero son otra fuente importante de ingresos para el régimen de Assad. En particular, el régimen cobra tarifas en miles de dólares por ser exento del servicio militar. Elias Bitar, jefe de la Subdivisión de Exenciones y Permisos del ejército sirio, anunció recientemente que todos los ciudadanos sirios mayores de 42 años, dentro y fuera del país, que no hayan completado su servicio militar deben pagar una tarifa de exención, de lo contrario su dinero y activos, o los de su familia, serán embargados.[11]

Tal como se indicó, el 8 de noviembre, 2020 Assad emitió un decreto, que entró en vigor el 1 de febrero, 2021 ajustando los criterios para ser exento del servicio militar. Según el decreto, los sirios que han vivido en el extranjero entre un año y dos deben pagar una tarifa de exención de $10.000 y la tarifa para quienes han vivido en el extranjero por más de dos, tres y cuatro años es de $9.000, $8.000 y $7.000, respectivamente.[12] Además, desde el año 2017, el costo de expedir o renovar un pasaporte en las representaciones sirias en el exterior ha sido de 300 dólares para el procedimiento regular y 800 dólares para un procedimiento acelerado.[13] Esta tarifa es una de las más altas del mundo, a pesar de la baja clasificación del pasaporte sirio (que otorga acceso a solo otros 29 países) y se le consideró, incluso antes de la aprobación de la Ley César, como uno de los métodos de control del régimen para quitarle dinero a sus ciudadanos.[14] El 16 de noviembre, 2020 el ministro del Interior sirio Muhammad Rahmoun reveló que estas tarifas a los pasaportes le hicieron ganar al régimen más de 21.5 millones de dólares desde comienzos de ese año.[15]

Además, cuando entró en vigor la Ley César, las representaciones sirias en toda Europa pidieron a los sirios que vivían allí que hiciesen donaciones «en dólares o euros» para los sirios necesitados, ante la crisis económica en el país. Bassem Yousef, un periodista sirio que vive en Europa, consideró esto como una medida para eludir la Ley César bajo la apariencia de realizar una acción humanitaria. Este agregó que las representaciones solicitaban el dinero en efectivo, en lugar de transferencias bancarias, para facilitar su transferencia al régimen a pesar de las sanciones.[16]

Incautación de fondos y activos a destacados magnates sirios

Con el propósito de obtener fondos, el régimen también ha apuntado a prominentes empresarios sirios, incluyendo aquellos que anteriormente eran más cercanos al régimen, con el pretexto de luchar contra la corrupción. Algunos informes afirman que «la lucha contra la corrupción» está siendo dirigida por el Comité Financiero y Administrativo, presidido por la esposa del presidente Assad Asmaa Al-Assad.[17] La figura más destacada cuyos fondos y activos han sido incautados es el primo de Assad Rami Makhlouf, quien en el pasado ha sido descrito como el que controla la economía en Siria. El régimen comenzó a apoderarse de sus activos incluso antes de que entrara en vigor la Ley César. El 27 de abril, 2020 su compañía de telefonía celular Syriatel se vio obligada a reembolsar préstamos estatales por valor de billones de libras sirias[18] y el 19 de mayo el gobierno sirio ordenó la incautación de los activos que le pertenecían a él y a su esposa e hijos.[19]

El 3 de septiembre, 2020 se informó que el régimen ordenó la disolución de la empresa Emmar Motors, encabezada por el magnate Samer Al-Foz. Según el portal opositor All4syria.com, este es un paso preliminar antes de apoderarse de todas las de Al-Foz.[20] El 25 de septiembre, el régimen confiscó los fondos del empresario Hani ‘Azzouz[21] y el 28 de septiembre los del empresario Saeb Al-Nahhas[22]. El 30 de octubre se informó que el régimen se había apoderado de una acería propiedad de Muhammad Hamsho.[23] Todos ellos son empresarios cercanos al régimen.

Estableciendo privadas para el blanqueo de fondos

Otro método también muy utilizado por el régimen sirio para evitar las sanciones es a través de la utilización de privadas las cuales son propiedad de sus socios dentro y fuera de Siria, establecidas específicamente para el lavado de fondos. De hecho, el régimen ha estado utilizando este método desde la década de los años 1970.[24] Informes recientes indican que, en los últimos años, el régimen ha otorgado licencias a nueve nuevas aerolíneas privadas sirias. Según el coordinador del Equipo de Seguimiento de la Ley César ‘Abd Al-Majid Barakat, estas fueron establecidas como alternativa a las aerolíneas sirias que se encuentran bajo sanciones impuestas por los Estados Unidos.[25] El analista económico Khalid Tarkawi afirmó que estas aerolíneas, propiedad de los asociados al régimen, pueden compararse con las aerolíneas iraníes propiedad del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, que evaden ser supervisadas y adquieren capital extranjero para el régimen iraní.[26]

*O. Peri es compañero investigador en .


[1] State.gov, 17 de junio, 2020; congress.gov, 3 de junio, 2019.

[2] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 17 de junio, 2020.

[3] Véase la serie de Investigación y Análisis No. 1571 «El cómo el régimen de Assad lidia con las sanciones de la Ley César – Parte I: Eludir las sanciones con la ayuda de Rusia, Irán y Hezbolá», 8 de junio, 2021

[4] Eqtesad.net, 3 de julio, 2020.

[5] Al-Watan (Siria), 9 de julio, 2020.

[6] Al-Watan (Siria), 5 de septiembre, 2020.

[7] Al-Watan (Siria), 18 de enero, 2021. Cabe señalar que, a comienzos de abril, 2021 el gobierno sirio anunció que ciertos sectores estarían exentos del pago de la tasa fronteriza, pero no se otorgó ninguna excepción general. Al-Watan (Siria), 7 de abril, 2021.

[8] Facebook.com/MinistryOfHealthSYR, 22 de julio, 2020.

[9] Al-Ba’th (Siria), 29 de septiembre, 2020.

[10] Sana.sy, 8 de noviembre, 2020.

[11] Facebook.com/moi.gov.sy, 2 de febrero, 2021.

[12] Sana.sy/ 8 de noviembre, 2020.

[13] Mofa.gov.sy, 9 de noviembre, 2020.

[14] Al-Jazeera.net, 28 de enero, 2019.

[15] Al-Watan (Siria), 16 de noviembre, 2020.

[16] Alhurra.com, 19 de junio, 2020; almodon.com, 20 de junio, 2020.

[17] Zamanalwsal, 18 de junio, 2020; hadiabdullah.net, 7 de julio, 2020. Cabe señalar que, el 31 de octubre, 2020 el diario sirio pro-régimen Al-Watan negó la existencia de este comité.

[18] Sana.sy, 27 de abril, 2020.

[19] Shaamtimes.net, 19 de mayo, 2021. En un publicado en Facebook el 9 de julio, 2020 Makhlouf declaró que, durante varios meses, el régimen sirio arrestó a sus empleados y que los aparatos de seguridad cerraron algunas de sus empresas. En una publicación hecha el 10 de enero, 2021 este escribió que los activos que le pertenecían a él y a su familia fueron vendidos ilegalmente. Facebook.com/RamiMakhloufSY, 9 de julio, 2020; 10 de enero, 2021.

[20] All4syria.org, 3 de septiembre, 2020.

[21] Facebook.com/all4syria.org, 25 de septiembre , 2020.

[22] Zamanalwsl.net, 28 de septiembre, 2020.

[23] Nedaa-sy.com, 30 de octubre, 2020.

[24] Alarabiya.net, 12 de agosto, 2020.

[25] M.arabi21.com, 3 de septiembre, 2020.

[26] Orient-news.com, 2 de septiembre, 2020.

The post La manera en que el régimen de Assad lidia con las sanciones de la Ley César – Parte II: Incremento en la presión sobre los ciudadanos sirios a fin de llenar las arcas del estado first appeared on MEMRI Español.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¡Felicidades a los ganadores del sorteo para obtener el libro "Se fueron a la izquierda"!
Artículo siguienteManiobrando en los escombros: ¿Qué se viene para el Líbano?