Diario Judío México - Rosh Hashaná, el Año Nuevo Judío, que marcará el comienzo del año judío 5781, comienza la tarde del viernes 18 de septiembre y conmemora el aniversario de la creación del universo. Como es apropiado para un día festivo que conmemora lo que los judíos consideran el penúltimo acto divino, su lienzo es el mundo entero, toda la humanidad.

Para los judíos, Rosh Hashaná es un tiempo de introspección y autoexamen, durante el cual reflexionamos sobre lo bueno y lo malo que cada uno de nosotros ha hecho en los últimos 12 meses y resolvemos hacerlo mejor en el próximo año. Específicamente, resolvemos ser justos y compasivos con las personas de todas las creencias y nacionalidades, según el aforismo del Rabino Hillel, un sabio del primer siglo: “Lo que es odioso para ti, no lo hagas con tu prójimo. Esta es toda la ley; el resto es mero comentario”.

Para las crecientes comunidades judías del Golfo, es un momento alegre para reflexionar sobre el florecimiento de la vida judía con el apoyo de los gobiernos ilustrados de esta región. Como el “Rabino del Golfo” que trabajó duro durante más de una década para lograr este bendito resultado, comparto la euforia. Sin embargo, en este Rosh Hashaná, insto respetuosamente a los judíos del Golfo a que miren más allá de la comunidad judía al desafío de coexistir positivamente con las poblaciones abrumadoramente musulmanas entre las que viven. Debemos apreciar los pasos positivos que estamos viendo en el Golfo en lo que se refiere a su aceptación de nuestra religión. Por ejemplo, aprecio como Arab News está rompiendo tabúes al publicar artículos de líderes judíos. Personalmente, tuve el honor de que me pidieran escribir un artículo de opinión que se publicó en la primera página del periódico el día después del anuncio de los Emiratos Árabes Unidos e y de nuevo la semana pasada después de que Bahréin e anunciaran su acuerdo. También publicaron un reportaje especial “Deep Dive” sobre los judíos del Líbano la semana pasada el 12 de septiembre.

De hecho, los judíos del Golfo tienen un papel único: Ser embajadores de nuestro pueblo en el mundo musulmán. Deben esforzarse por llegar a sus hermanos y hermanas musulmanes y construir lazos duraderos de comunicación y cooperación. Juntos, los musulmanes y los judíos del Golfo pueden dar un ejemplo inspirador a nuestros hermanos de todo el mundo, mostrándoles que las comunidades interreligiosas pueden vivir verdaderamente juntas en amistad y confianza. Logrémoslo juntos en el espíritu de Rosh Hashaná, que celebra nuestra humanidad común, y del recientemente observado Muharram, el Año Nuevo Islámico.

Durante esta temporada de reflexión y arrepentimiento, los rabinos elogian la capacidad de los seres humanos para desechar formas de pensamiento obsoletas y cambiar fundamentalmente sus acciones para mejor. En ese contexto, reflexionemos sobre los muchos cambios positivos que hemos presenciado en el Golfo en los últimos 12 meses. Pensemos en las cosas asombrosas que los musulmanes y los judíos pueden lograr juntos en los años venideros, como la superación de la enfermedad del (COVID-19) y otras enfermedades graves en el Oriente Medio y más allá, o la aplicación de técnicas avanzadas de irrigación para reverdecer el desierto y aumentar la producción de alimentos en beneficio de toda la humanidad. Las posibilidades son ilimitadas.

– El rabino Marc Schneier es el presidente de la Fundación para el Entendimiento Étnico.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.