En mi último análisis dije: «El presidente ruso Putin actúa de la única manera que puede: En referencia a los temas económicos, prometía más dinero, creyendo que el problema se resuelve una vez que se transfiere el dinero; y sobre el campo militar, él todavía piensa que más soldados pueden hacer lo que menos no pueden, ignorando por completo la lógica de las guerras contemporáneas».[1] Yo me creí que el Kremlin limitaría sus esfuerzos en reforzar el ejército de 100.000 a 200.000 del personal militar, los cuales se alistarían en regiones remotas, o serían reclutados de prisiones o de mercenarios disponibles. De hecho sucedió todo lo contrario.

Al presenciar un avance ucraniano muy activo, Putin ordenó que las regiones ocupadas fuesen incorporadas formalmente a Rusia a través de «referéndums» celebrados a comienzos de esta semana, a fin de iniciar una movilización a gran escala de reservistas con el objetivo de incrementar su ejército de 1.000.000 a 1.200.000 de personas,[2] declaró el estado de emergencia y prohibió a los hombres adultos salir del país. En una semana, vimos «otra Rusia». Un estado policial brutal se prepara para una «guerra total» contra su vecino y amenaza seriamente al mundo con sus armas atómicas.

(Fuente: Tass)
(Fuente: Tass)

Las autoridades locales iniciaron una competencia para movilizar a más personas

El cambio ha sido dramático. El Kremlin trató de insistir en que no sucede nada grave. Putin dijo que «solo» 300.000 reservistas serán llamados a prestar servicio: alrededor de 3.000 a 4.000 de cada región, o el 1.5% de todos los rusos, oficialmente contados como reservistas, respetando el límite de edad y las capacidades profesionales.[3] Sin embargo, casi de inmediato, las cosas tomaron otro giro. Las autoridades locales iniciaron una competencia con el objetivo de movilizar a más personas y ahora sabemos el cómo un médico retirado de la región de Sverdlovsk, de 59 años de edad, casi ciego y con cáncer de piel, se alistó como teniente[4] y cómo en una aldea siberiana, las autoridades que venían de Kemerovo, el centro regional, condujeron a todos los hombres entre los 18 y 55 años al centro de entrenamiento militar.[5] La policía comenzó a acercarse a las personas en el metro de Moscú, retenerlos en los supermercados y clubes nocturnos y catear los vehículos de pasajeros y los puestos de control de la policía de tránsito. Las protestas que estallaron en las grandes ciudades fueron reprimidas tanto el día del anuncio de la movilización como el fin de semana siguiente, con más de 1.300 personas detenidas en cada evento; muchos de ellos fueron enviados desde las comisarías directamente a las instalaciones de entrenamiento militar después de dos o tres días de arresto.[6]

La acción del gobierno produjo una resistencia generalizada. Mientras que en pequeños pueblos de toda Rusia, cientos de personas de diversas edades fueron sometidos a las autoridades y desaparecieron de la vista de sus familiares, presumiblemente en dirección al frente de batalla,[7] en Moscú, San Petersburgo y otras ciudades importantes, los ciudadanos hicieron todo lo posible para escapar. De hecho, decenas de miles de personas abandonaron sus hogares y se trasladaron a apartamentos o dachas (es decir, casas de campo), con la esperanza de no ser encontrados. Luego de conocerse la noticia de que los hombres rusos, que serían reclutados por las fuerzas armadas, recibirían una notificación en su cuenta personal de Gosuslugi – el portal de los Servicios públicos de la federación rusa – muchos deshabilitaron sus perfiles.[8] Miles abandonaron sus lugares de trabajo, ya que los representantes de los comisionados militares comenzaron a distribuir solicitudes de movilización incluso en dichos lugares, mientras que otros se precipitaron hacia los aeropuertos y pasos fronterizos con otros países.

Las tarifas aéreas para obtener un boleto de ida a Ereván, Armenia, o Bishkek, Kirguistán, se dispararon a varios miles de dólares y durante el fin de semana de 2000 a 4000 autos quedaron bloqueados en largas colas en casi todos los cruces fronterizos con Georgia, Kazajstán e incluso Mongolia.[9] Los guardias fronterizos finlandeses registraron hasta 20.000 entradas la semana pasada[10] y existen muy buenas razones para pensar que un número mayor llegó a Georgia y Kazajstán. Cabe señalar que los estados bálticos cerraron sus fronteras a los ciudadanos rusos varios días antes de que se anunciara la movilización, mientras que Bielorrusia comenzó a buscar fugitivos rusos, presumiblemente para enviarlos de vuelta al ejército ruso).[11] El 27 de septiembre, las fronteras fueron cerradas a casi todos los hombres de 17 a 60 años y se introdujeron elementos de la ley marcial.

El número de hombres en las calles de Moscú ha disminuido

En una sola semana, la vida económica y social del país se ha desorganizado en gran medida. No menos de 100.000 personas han abandonado Rusia y existen muy buenas razones para creer que sus esposas pronto intentarán reunirse con ellos en el extranjero. El número de hombres en las calles de Moscú se ha reducido al doble o incluso al triple. En los centros provinciales, muchas empresas se han paralizado debido a que los trabajadores que se necesitaban con urgencia parecían huir del lugar (tal como sucedió en San Petersburgo) o serían capturados por el ejército (como en la industria maderera en Siberia y Karelia). El gobierno declaró que la movilización no afectará a estudiantes, empleados de empresas de infraestructura y periodistas, pero pocos creen en tales promesas[12], ya que los pilotos de la aviación civil recibieron cientos de órdenes para generar una movilización[13], ya que aviones de combate y helicópteros son derribados en Ucrania todos los días (el 25 de septiembre, cuatro aviones militares rusos fueron derribados).

Lo interesante es que la economía rusa fácilmente puede permitirse movilizar 1.000.000 e incluso 2.000.000 de personas hacia el frente: hoy día existen casi 3.100.000 desempleados en el país,[14] 700.000 (!) guardias privados,[15] 100.000 conductores de vehículos particulares utilizados por burócratas y ciudadanos adinerados, 78.000 diputados en los parlamentos y municipios de las repúblicas rusas sin ningún poder verdadero, etc. Además, dado que la productividad en la economía nacional es muy baja, las grandes empresas controladas por el estado emplean a muchos trabajadores que simplemente no necesitan (por ejemplo, Russian Railways, que produce siete veces menos ingresos que las empresas ferroviarias de la Unión Europea en conjunto, tiene más personal que todas juntas).[16] Entonces, yo diría que si alguien analiza cuidadosamente de dónde pudiera provenir el nuevo personal militar, la economía pudiera quedar casi intacta, pero dado que la movilización comenzó a realizarse por la propia fuerza bruta y se volvió totalmente impredecible,[17] los efectos económicos parecen ser más que desastroso.

La economía puede perder de 3.000.000 a 5.000.000 empleados

Primero, yo esperaría que la economía pierda de 3.000.000 a 5.000.000 empleados, del 5-7% de la fuerza laboral activa, con 1.000.000 llamados al ejército, 400.000 que salen del país (el número ya superó los 250.000 el sábado por la noche)[18] y al menos 2.000.000 en fuga a nivel nacional ante sus posibilidades de retener un trabajo regular casi nulas. El efecto será diferente y similar a la vez tanto en las ciudades de la provincia como en las capitales. En las provincias, la proporción de personas movilizadas será de dos a cinco veces mayor que en Moscú o San Petersburgo, porque el Kremlin le teme a los ciudadanos activos que viven en las metrópolis – por lo que en las zonas rurales y los pueblos más pequeños, todas las pequeñas y medianas empresas se verán gravemente afectadas, ya que no podrán sobrevivir a la pérdida del 20 al 25% de su fuerza laboral. En las capitales, la pérdida directa será mucho menor, también porque el presidente Putin ordenó que los burócratas y sus familias no se vean afectados en lo absoluto, pero muchas personas intentarán escapar de la movilización y simplemente abandonarán sus lugares de trabajo con la esperanza de esconderse durante varios meses al menos. Los negocios en las áreas metropolitanas son mucho más efectivos y competitivos, por lo que incluso pequeñas pérdidas de mano de obra resultarán en serias interrupciones allí. Por lo tanto, yo espero que la disminución del PIB alcance el 6-7% en el cuarto trimestre en comparación con el tercer trimestre y crezca alrededor del 7% anual durante todo el año 2022, por encima de lo estimado actualmente del 4.5%. La tendencia a la baja continuará hasta bien entrado el año 2023.

Segundo, el gobierno aumentará seriamente el gasto tanto en el ejército como en los cuerpos policiales y los servicios secretos. Con el ejército en Ucrania, incluso mal entrenado, presumiblemente triplicando su tamaño, el gasto allí bien puede alcanzar los $700.000.000 por día, frente a los $450.000.000 a $500.000.000 estimados para abril y mayo.[19] Los salarios de los militares, tal como fue anunciado recientemente, están nuevamente al alza, aumentando más rápido que los de la burocracia.[20] Además, el gobierno anunció que los movilizados ganarán hasta 300.000 rublos (5.000 dólares) como pago único cuando se unan al ejército,[21] por lo que esta puede convertirse en otra razón para incrementar el gasto federal. La continuación de la guerra creará una gran demanda de armamentos y municiones que actualmente escasean,[22] por lo que el Kremlin estará dispuesto a gastar cualquier suma necesaria para asegurar el aumento significativo en la producción militar. Como resultado de los recientes decretos y ordenanzas, la economía rusa se está convirtiendo en una economía de guerra, lo que significa que no se basará en la eficiencia y que una cantidad increíble de dinero será gastado prácticamente para nada en lugar de invertirse o utilizarse para beneficio del pueblo.

Tercero, la transición hacia una economía de guerra aumentará dramáticamente la escala de corrupción (ya existe una broma común en Rusia de que los comisionados militares se convertirán en el grupo más nuevo en la lista de multimillonarios de Forbes) en todo el sistema de servicio público y esto borrará seriamente los vestigios de la iniciativa empresarial privada. Además, la economía de guerra es altamente cara – y no es casualidad que, en paralelo a la anexión de los territorios ocupados y al anuncio de cierre de fronteras, el Kremlin se preocupara mucho por las subidas de impuestos, que afectarán a las industrias básicas (el gobierno tiene la intención de recaudar 1.4 billones de rublos el próximo año en impuestos adicionales y derechos de exportación solo sobre los recursos energéticos)[23] y pagos de seguridad social que se espera aumenten a comienzos del año 2023 (este puede llegar al 15% en comparación con los actuales niveles y ahora se «explica» por el efecto de la fusión del Fondo de pensiones del estado y el Fondo de seguridad social en un solo organismo).[24] No existen dudas de que en la nueva situación, cada rublo de impuestos recaudados se convertirá en 2-4 rublos de pérdidas para el PIB del país y la economía rápidamente se volverá gris – tanto por la «desaparición» de los ciudadanos como por los intentos de engañar a un estado que se vuelve cada vez más agresivo en el área de fiscalización empresarial.

Las mujeres son el rostro principal de las manifestaciones

Los tres eventos más destacados de los últimos días destruyeron el «consenso de Putin» que durante años ha sido la columna vertebral de la estabilidad y económica de Rusia. Al menos cuatro puntos importantes deben mencionarse aquí.

Primero, la atmósfera general de miedo, que ha rodeado a las actividades de protesta en los últimos años, ha comenzado a evaporarse. Por primera vez en la historia, la gente siente que no está pidiendo valores «abstractos». Yo espero que, a medida que se intensifiquen los combates en Ucrania y los cadáveres comiencen a fluir de regreso a casa en cantidades cada vez mayores, la gente se dé cuenta de las verdaderas consecuencias de esta guerra. Para muchos, la perspectiva de ir a prisión de dos a diez años sigue siendo mejor que ser enviados a combatir en Ucrania. Al mismo tiempo, la gente se dará cuenta de que el gobierno simplemente no puede enviar a un millón de personas a la cárcel. Por lo tanto, la gente adquirirá una nueva audacia que puede cambiar el movimiento de protesta en Rusia.

En segundo lugar, la movilización creará un vínculo directo y reconocible entre la profundización de la crisis económica y las acciones del gobierno; las dificultades ya no pueden ser explicadas por las sanciones impuestas por Occidente y otras circunstancias externas. Si se movilizan cien personas de una ciudad mediana, provocando la paralización de la mitad de sus negocios, nadie podrá convencer a los lugareños de que no fue el Kremlin quien ordenó esto. Durante años, el mundo de los negocios se ha acostumbrado a lidiar con impuestos más altos, regulaciones más estrictas y restricciones de exportación e importación – pero no estaban preparados para una persecución a sus empleados. Yo creo que las consecuencias de este desarrollo son subestimadas, pero surgirán en las próximas semanas, cambiando seriamente el entorno económico y el estado de ánimo de todos en el sector empresarial.

Tercero, hay otro factor que nunca existió en la Rusia contemporánea: las mujeres son la cara principal de las manifestaciones. Estadísticamente, los hombres rusos tienen problemas de salud, viven 10 años menos que las mujeres en promedio y a menudo, recurren a la violencia doméstica, lo que afecta a una cuarta parte de las familias rusas.[25] Por lo tanto, las mujeres instintivamente se rebelan contra el gobierno que les quita la parte más saludable y responsable de la población masculina. Es claramente visible que la mayor parte de los manifestantes, desde las calles de Moscú hasta los pueblos de Daguestán son mujeres, jóvenes y mayores, que nunca antes manifestaron con tanta determinación. Yo diría que esto representa un cambio dramático en las protestas en Rusia y puede tener muy bien un impacto crucial en los próximos meses.

En cuarto lugar, pero de ninguna manera el factor menos importante, proviene de la composición regional de las protestas. Durante años, el Kremlin se apoyó en las repúblicas nacionales, gobernadas por las élites locales, como si fuesen monarquías o países medievales (un término especial fue acuñado, «sultanato electoral», para estas entidades). Como la mayoría de estas repúblicas (con Tatarstán y Bashkortostán siendo estas raras excepciones) son pobres, han sido fuente de muchos reclutas y soldados profesionales para el ejército ruso. Por lo tanto, el Kremlin creyó que sería tarea fácil movilizar a los lugareños hacia la guerra, pero de repente pareció que creían que esta era la guerra de los rusos y no la de ellos. Por ejemplo, en Daguestán, estallaron enfrentamientos con la policía y detenciones en un mitin contra la movilización. Las presiones más destacadas sobre las autoridades provinieron de las repúblicas de Yakutia y Buriatia, donde los gobiernos locales habían prometido llamar a algunos de los reservistas ya movilizados y de Daguestán, donde la población se enfrentó violentamente a la policía. El surgimiento de la identidad nacional es ciertamente algo que el Kremlin no deseaba encontrar durante esta guerra.

Por lo tanto, para concluir, yo reiteraría que Rusia ha cambiado drásticamente desde que se anunció la movilización hace apenas diez días. Uno ya puede ver surgir «otra Rusia», sin ver ninguna ayuda de la oposición liberal rusa que, en cambio, ha estado hablando durante tanto tiempo de una hermosa Rusia del mañana…

*El Dr. Vladislav Inozemtsev es asesor especial del Proyecto estudios de los medios de comunicación rusos en .


[1] Véase la serie de Informe Diario No. 411 – Una movilización imaginaria, por el Dr. Vladislav L. Inozemtsev, 15 de septiembre, 2022.

[2] Novayagazeta.eu/articles/2022/09/22/istochnik-zasekrechennyi-punkt-ukaza-o-mobilizatsii-pozvoliaet-minoborony-prizvat-odin-million-chelovek-news, 22 de septiembre, 2022.

[3] Interfax.ru/russia/863188, 21 de septiembre, 2022.

[4] Novayagazeta.eu/articles/2022/09/24/v-sverdlovskoi-oblasti-mobilizovali-59-letnego-plokho-slyshashchego-i-nezriachego-na-odin-glaz-khirurga-s-rakom-kozhi-on-komanduet-vzvodom-news, 24 de septiembre, 2022.

[5] Novayagazeta.eu/articles/2022/09/24/istochnik-v-kemerovskoi-derevne-mobilizovali-vsekh-muzhchin-news, 24 de septiembre, 2022.

[6] Daily.afisha.ru/news/68096-na-protestnyh-akciyah-v-gorodah-rossii-zaderzhali-bolee-1300-chelovek/, 22 de septiembre, 2022.

[7] Meduza.io/feature/2022/09/22/nu-vse-ya-poehal-na-front, 22 de septiembre, 2022.

[8] M.business-gazeta.ru/news/564289, 21 de septiembre, 2022.

[9] Currenttime.tv/a/kak-rossiyane-uezzhayut-iz-strany-na-fone-mobilizatsii/32049528.html, 24 de septiembre, 2022; Ulysmedia.kz/news/13223-ogromnaia-ochered-iz-avto-vystroilas-i-na-rossiisko-mongolskoi-granitse/, 23 de septiembre, 2022.

[10] Fontanka.ru/2022/09/23/71681180/, 23 de septiembre, 2022.

[11] Holod.media/2022/09/22/v-aeroportu-v-minske-proveryayut-muzhchin-s-rossijskimi-pasportami/, 22 de septiembre, 2022.

[12] Interfax.ru/russia/863693, 23 de septiembre, 2022; Nangs.org/news/it/minoborony-nazvalo-osvobozhdennykh-ot-mobilizatsii-spetsialistov, 28 de septiembre, 2022.

[13] Currenttime.tv/a/sotrudniki-rossiyskih-aviakompaniy-i-aeroportov-massovo-poluchili-povestki/32047863.html, 23 de septiembre, 2022.

[14] Forbes.ru/society/464699-mintrud-ocenil-cislo-bezrabotnyh-v-rossii, 4 de mayo, 2022.

[15] M???.??/news/skolko-v-rossii-okhrannikov/, 18 de octubre, 2019.

[16] Ar2016.rzd.ru/pdf/ar/ru/operating-results_social-policy_personnel-management.pdf

[17] Vitrosp.com/%D0%BF%D1%80%D0%BE%D1%82%D0%B5%D1%81%D1%82%D1%8B-%D0%BE%D1%88%D0 %B8%D0%B1%D0%BA%D0%B8-%D0%B2-%D1%81%D0%BE%D1%81%D1%82%D0%B0%D0%B2%D0%BB%D0 %B5%D0%BD%D0%B8%D0%B8-%D0%B8-%D0%B8%D1%81%D1%85%D0%BE%D0%B4/

[18] Novayagazeta.eu/articles/2022/09/25/istochniki-v-fsb-naschitali-bolee-260-tysiach-pokinuvshikh-rossiiu-muzhchin-siloviki-khotiat-zakryt-granitsu-no-putin-ne-naznachaet-obsuzhdenii-news, 25 de septiembre, 2022.

[19] Genevasolutions.news/ukraine-stories/%D1%81%D0%BA%D0%BE%D0%BB%D1%8C%D0%BA%D0%BE-%D1%81%D1%82%D0 %BE%D0%B8%D1%82-%D1%81%D0%BF%D0%B5%D1%86%D0%BE%D0%BF%D0%B5%D1%80%D0%B0%D1% 86%D0%B8%D1%8F-%D0%B4%D0%BB%D1%8F-%D1%80%D0%BE%D1%81%D1%81%D0%B8%D0%B8-%D0 %B8-%D1%87%D1%82%D0%BE-%D0%BC%D0%BE%D0%B6%D0%BD%D0%BE-%D0%B1%D1%8B%D0%BB% D0%BE-%D0%B1%D1%8B-%D1%81%D0%B4%D0%B5%D0%BB%D0%B0%D1%82%D1%8C-%D0%BD%D0%B0 -%D1%8D%D1%82%D0%B8-%D0%B4%D0%B5%D0%BD%D1%8C%D0%B3%D0%B8, 4 de mayo, 2022.

[20] Rbc.ru/economics/24/09/2022/632d63519a794760aa6fb2c0, 24 de septiembre, 2022.

[21] Ria.ru/20220924/vyplata-1819201409.html, 24 de septiembre, 2022.

[22] Ridl.io/the-finite-army/, 19 de agosto, 2022.

[23] Kommersant.ru/doc/5570639, 20 de septiembre, 2022.

[24] Forbes.ru/biznes/477997-rbk-uznal-o-planah-vlastej-povysit-platezi-biznesa-po-strahovym-vznosam-s-2023-goda, 26 de septiembre, 2022.

[25] Regnum.ru/news/2683509.html, 7 de agosto, 2019.

The post ‘Otra Rusia’ se prepara para una ‘guerra total’ first appeared on MEMRI Español.