Durante una gira realizada por varios ministros libaneses a lo largo de la frontera entre el Líbano e el día 30 de agosto del presente año 2022, dos de ellos, el ministro de Energía Walid Fayad y el ministro en Temas Sociales Héctor Hajjar, arrojaron piedras en dirección hacia el territorio í con el objetivo de demostrar hostilidad hacia este y en apoyo a Hezbolá.[1]

Para ver un segmento de video del portal TV sobre lo ocurrido, pulse debajo:

Los dos ministros, ambos cristianos, pertenecen al grupo Movimiento Patriótico Libre fundado por el presidente libanés Michel Aoun, conocido partidario de Hezbolá y el cual está actualmente liderado por su yerno Gebran Bassil. Las imágenes del incidente, las cuales fueron distribuidas en las redes sociales, evocaron ridiculez en los ciudadanos libaneses, quienes se preguntaron si los ministros pensaban que esta era una forma de asustar a o de liberar Palestina y les pidieron abordar los problemas más urgentes del Líbano, tales como la crisis energética, en lugar de arrojar piedras.[2]

Los ministros Hector Hajjar (izquierda) y Walid Fayad (derecha) arrojando piedras en dirección a Israel (Fuente: almarkazia.com, 30 de agosto, 2022)
Los ministros Hector Hajjar (izquierda) y Walid Fayad (derecha) arrojando piedras en dirección a Israel (Fuente: almarkazia.com, 30 de agosto, 2022)

Entre los que respondieron por igual se encontraba el periodista libanés Khairallah Khairallah, columnista del diario Al-Arab en Londres. Criticando duramente la acción de los ministros, este afirmó que estos deberían abordar los problemas y crisis más graves que afligen al Líbano en lugar de hacer gestos «tontos» y «ridículos». Este agregó que tal gesto de los dos miembros del Movimiento Patriótico Libre de Aoun tenían como destino complacer a Hezbolá y señalar su lealtad y voluntad de servirle. El incidente, concluyó Khairallah, refleja la profundidad de la tragedia del Líbano como país que ahora está siendo totalmente controlado por Hezbolá e Irán.

Lo siguiente son extractos traducidos de su artículo.

“El incidente en el que dos ministros libaneses llegaron a un lugar cercano a la frontera israelí en el sur del Líbano y arrojaron piedras hacia territorio israelí refleja el alcance del colapso del Líbano hacia un pozo aparentemente sin fondo. El ministro de Energía Walid Fayad y el ministro de Asuntos Sociales Héctor Hajjar, son parte del partido Movimiento Patriótico Libre del presidente libanés Michel Aoun, liderado por el yerno de Aoun Gebran Bassil. ¿Qué sentido tiene arrojarle piedras a Israel? ¿Restaurará Jerusalén tal acción al control árabe, liberará Palestina o resolver el tema de delinear la frontera marítima y terrestre entre el Líbano e Israel? ¿Cómo puede el Líbano, cuyos cimientos de existencia han colapsado en su totalidad y obtener algún beneficio de tal comportamiento, lo cual es más tonto que cualquier otra cosa?… Lo cierto es que el Líbano ya no es más que un país deformado cuyos ministros juegan en hacer tonterías, un país desconectado de lo que sucede en la región y en el mundo.

«Uno de los ‘logros’ más importantes del ministro de Energía Walid Fayad, es que no logró realizar ningún progreso para mejorar la situación del servicio eléctrico en el Líbano. Desde que este asumió el cargo, la condición en que se encontraban las redes eléctricas solo ha empeorado. Este evitó darle la bienvenida a un funcionario de la compañía eléctrica francesa que, luego del establecimiento del actual gobierno encabezado por Najib Mikati, llegó al Líbano con un plan para reconstruir el sector eléctrico del país. El ministro no estaba obligado a adoptar este plan, sino simplemente echarle un vistazo y ver que el Líbano no esté condenado y ser sumido en la oscuridad. Nadie sabe qué le impidió recibir al funcionario de la compañía francesa, pero su conducta, lo cual indica un deseo de que el Líbano permanezca en la oscuridad, es bastante sospechoso.

«En cuanto al ministro Hajjar, quien es cristiano al igual que Fayad, lo único por lo cual este es conocido es por decir, tras asumir el cargo, que las familias chinas no utilizan pañales desechables, por lo que los libaneses también deberían prescindir de ellos. Esta declaración sobre los pañales y la postura china sobre ellos probablemente no sea la única declaración tragicómica que este ha pronunciado desde su nombramiento como ministro de asuntos sociales en el gobierno de Najib Mikati.

«El comportamiento de los dos ministros es difícil de explicar… a menos que sea un intento por ganarse el favor de Hezbolá y mostrarle que el partido Movimiento Patriótico Libre de Michel Aoun y de Gebran Bassil puede, sin lugar a dudas, serle útil. El mensaje transmitido en el arrojarle piedras a es que ningún partido puede competir con el movimiento de Aoun, para de esta manera complacer a Hezbolá. Y tengan en cuenta que todo esto está sucediendo cuando Michel Aoun está programado para abandonar el palacio presidencial de Ba’abda el día 31 de octubre 2022, es decir, a menos de dos meses contando desde el día de hoy.

“El mensaje transmitido por los dos ministros es muy claro y resume la tragedia del Líbano al mostrar que el partido Movimiento Patriótico Libre desea que Hezbolá imponga el nombramiento de Gerbran Bassil como próximo presidente del Líbano, tal como impuso el nombramiento de Michel Aoun en el año 2016. Después de todo, nadie puede competir con Gebran Bassil en prestarle a Hezbolá

“Lo que estos dos ministros no entienden es que cada día está más claro que reconstruir el Líbano es casi imposible. Las últimas elecciones parlamentarias fueron inútiles debido a nuestra ley electoral, que le otorgó a Hezbolá un monopolio total sobre los representantes chiitas. Es imposible discutir cualquier reforma de cualquier tipo cuando toda una secta (es decir, la secta chiita) se encuentra representada en el parlamento libanés por un grupo de parlamentarios que ven al régimen iraní como su modelo a seguir. Los dos ministros tampoco entienden que las elecciones presidenciales no tienen ningún sentido cuando Hezbolá puede socavar el parlamento y cerrarlo a menos que se llegue a un acuerdo que coloque a su candidato en el palacio presidencial Ba’abda.

“El Líbano ha colapsado y su colapso ha sido terrible. El país se ha desplomado y su presidente no es más que un testigo falso que no se atreve a decir ni una sola palabra contra la injerencia de Hezbolá en la guerra que aflige al pueblo sirio desde hace ya más de 11 años.

«¿Cómo podemos nosotros reconstruir un país que está siendo controlado por una milicia que se identifica con una secta religiosa en particular (es decir, los chiitas) y no reconoce la existencia de las fronteras del Líbano? Hezbolá, con Irán detrás suyo, canceló la frontera entre el Líbano y Siria, mientras el presidente libanés observaba y no se atrevía a pronunciar ni una sola palabra, ya que fue una decisión iraní obligar a Hezbolá a interferir en Siria. Lo más grave de este asunto es que la frontera entre los dos países, lo cual es supuestamente dejar que cada uno de ellos disfrute de soberanía sobre su territorio, fue eliminado en aras de un interés puramente chiita. El factor chiita, que fue la excusa dada por Hezbolá para intervenir en Siria, se ha vuelto más importante que el factor que une a los ciudadanos del estado llamado Líbano. Ya no es posible unir estos dos mundos diferentes en suelo libanés…

«En previsión de lo que está por suceder en Siria y especialmente en Irak, la pregunta en la próxima fase será si es posible reconstruir al Líbano… Hoy día existen dos mundos en el Líbano que no tienen nada en común, ahora que el presidente, que es presidente en nombre de Hezbolá, ha acelerado el colapso de todos los elementos que constituyeron los cimientos del Líbano incluso antes de que este se independizara en el año de 1943. El tema de elegir un nuevo presidente libanés ya no es relevante, porque este también será totalmente impotente mientras exista una autoridad suprema (es decir, Hezbolá) que controle todas las demás autoridades estatales – los poderes ejecutivo, judicial y legislativo – y que, además, controle los cruces fronterizos del estado y sus decisiones de guerra y paz.

“La imagen de los dos ministros Fayad y Hajjar, arrojando piedras hacia dice todo lo que hay que decir sobre la tragedia libanesa y todo lo que esto implica. Ya no existe ninguna autoridad en el Líbano comprometida con los intereses del estado. Ahora todo está permitido, incluso dos ministros arrojando piedras con la esperanza de congraciarse a sí mismos y el movimiento de Aoun con Hezbolá y con Irán, que apoya a Hezbolá. ¿Existe algún colapso mayor que este colapso libanés?”[3]


[1] Almarkazia.com, 30 de agosto, 2022.

[2] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 30 de agosto, 2022; arabi21.com, 31 de agosto, 2022.

[3] Al-Arab (Londres), 5 de septiembre, 2022.

The post Periodista libanés: El ridículo gesto por parte de ministros libaneses de arrojar piedras hacia Israel refleja la tragedia del Líbano, el cual está siendo controlado por Hezbolá e Irán first appeared on MEMRI Español.