El politólogo Aleksander Vedrussov cree que el allanamiento realizado por el FBI a la casa de Trump en lugar de resolver el problema de manera amistosa marca el comienzo de una guerra civil fría en la que los partidarios del MAGA pueden enfrentar una persecución implacable aprobada por Biden. Las instituciones estadounidenses han mantenido unido al país, pero en un momento en que Estados Unidos era una potencia ascendente. Ahora que Estados Unidos es un imperio en crisis, no está del todo claro si estos podrán redimir la situación.

El análisis de Vedrussov puede leerse a continuación:[1]

Redada del FBI a la residencia de Trump (Fuente: Eadaily.com)
Redada del FBI a la residencia de Trump (Fuente: Eadaily.com)

“Ser presidente de Estados Unidos es a priori una (proposición) bastante arriesgada. En un país donde una bala acaba con la carrera de uno de cada diez de aquellos que ocuparon cargos en la Casa Blanca, cualquier jefe de estado (ya sea el actual o el anterior) está constantemente en la mira”. Y el costo de un error político puede ser extremadamente alto.

«En este contexto, el ‘espectáculo de máscaras’ del FBI (cualquier operación enérgica por parte de los agentes del servicio de seguridad) a la residencia del anterior y muy posiblemente del próximo presidente de los Estados Unidos Donald Trump, no tiene precedentes y es totalmente esperado y plausible. El solo pensar en su retorno a la Casa Blanca sumerge al «estado profundo» estadounidense en conmoción y asombro, por lo que este se encuentra operando de manera proactiva.

“Es mucho más obvio que con su popularidad desastrosamente baja, Biden definitivamente no es reelegible para un nuevo periodo presidencial. Otros posibles candidatos del Partido Demócrata tampoco inspiran confianza en los votantes sino más bien consternación. Trump, quien se preparaba para anunciar su candidatura para las elecciones del 2024 este otoño, bien puede resultar electoralmente inexpugnable para sus oponentes en ambos partidos. Siempre que ese sea el caso, no se debe permitir que el alborotador de las instituciones estadounidenses se postule para presidente.

«‘Si yo fuera el abogado de Trump en este momento… le recomendaría a mi cliente que le dijera a su familia que me estoy enfrentando a una real sentencia de prisión y que deberíamos hacer planes en consecuencia’, dijo el analista legal del canal de televisión norteamericano MSNBC (un canal cercano al Partido Demócrata) con una programación apenas disimulada. Un posible enjuiciamiento penal del ex-presidente de los Estados Unidos elimina potencialmente un problema importante en la agenda de los demócratas para las elecciones del año 2024 o, como último recurso, hace aceptable que los republicanos retornen a la Casa Blanca. Las recientes escapadas por parte de Dick Cheney, ex-vicepresidente y jefe de facto de la Casa Blanca bajo la administración de George W. Bush, evidencian que no solo los demócratas, sino también muchos republicanos estarán felices de deshacerse del ‘advenedizo’ Trump de una vez por todas.

“El problema es que los 74.216.154 millones de estadounidenses que apoyaron al presidente No. 45 en las elecciones del año 2020 difícilmente pueden tragarse en silencio la masacre pública de Trump perpetrada por el ‘pantano de Washington’. Más de la mitad de los republicanos creen que el país se dirige a otra guerra civil en un futuro muy cercano.

«Dicho todo esto, los estadounidenses de todos los puntos de vista políticos ahora se encuentran verdaderamente unidos por una sola opinión compartida: Estados Unidos está yendo por el camino equivocado. En una atmósfera tan polarizada y electrificada, una ‘purga’ al campo electoral en enjuiciar al presunto favorito de la contienda presidencial está plagada de consecuencias destructivas totalmente impredecibles.

“’Nos encontramos en un estado de guerra política e ideológica’, el ex-jefe de estrategia de campaña y asesor principal de Trump Steve Bannon, quien ha comparado públicamente al FBI estadounidense con la Gestapo nazi está totalmente convencido de ello. Los partidarios de Trump se resienten legítimamente del doble discurso y lo selectivo de la justicia estadounidense. Mientras que los clanes políticos de Biden y Clinton se salen con la suya literalmente con cualquier fechoría o incluso con algún delito, todo el aparato de seguridad del estado persigue implacablemente a Trump y a su séquito.

“Es obvio para el observador imparcial, de que se pueden encontrar varias prácticas corruptas en las acciones del presidente y ciertamente irregularidades de procedimiento. En un ambiente político normal, cualquier queja sobre el papeleo que pudiera haber servido como base formal para las búsquedas en el patrimonio de Trump hubiese sido resuelta, tal como dice el refrán, amigablemente – a través de algún acuerdo.

«Sin embargo, la ‘normalidad’ en la política estadounidense se está volviendo cada vez más rara y la irreconciliabilidad es cada vez mayor. Aproximadamente uno de cada cinco estadounidenses está dispuesto a aplaudir incluso la ejecución física de algún político que personalmente no les guste. Tales sentimientos crean una atmósfera muy poco saludable en la sociedad y engendran un sistema político que, bajo el pretexto de defender la democracia, esencialmente desmantela sus instituciones.

“Lo curioso es que, idealmente, los estadounidenses no desean ver ni a Biden ni a Trump como presidentes en el año 2024. Sin embargo, no pueden decir con certeza quién, en su opinión, sería el jefe de estado más adecuado.

“Hasta ahora, el panorama político es el siguiente: los demócratas votarán a regañadientes por Biden (siempre y cuando Trump no gane); los republicanos parpadearán pero apoyarán abrumadoramente a Trump (siempre y cuando Biden no sea reelecto). Gane quien gane, la mitad justa de los Estados Unidos creerá que ha perdido y se comportará como corresponde. De esta manera, la ‘toma’ del Capitolio ocurrida el día 6 de enero, 2020 se verá como una travesura infantil.

«Tal vez, no deberíamos subestimar la resistencia de las instituciones estadounidenses, que de una forma u otra han asegurado la continuidad del poder estatal durante varios siglos. Es cierto que han demostrado su relativa efectividad en una trayectoria ascendente. En un imperio ya enfermo, sin embargo, las fuerzas centrífugas ganan inexorablemente ventaja. Y la persecución realizada por la administración Biden añade un adversario electoral importante, ciertamente, no se suma a la sostenibilidad del sistema.

“Inmediatamente después de tomar el poder en el año 2016, Trump hizo hincapié en que su promesa de meter en prisión a su oponente, Hillary Clinton la famosa consigna de ‘Lock her up! (‘¡Enciérrenla!’) fue solo una consigna de campaña. Pero Biden parece ser más intransigente. Ya este ha señalado a los partidarios de Trump como ‘la organización política más radical en la historia de Estados Unidos’, lo que significa que la base para perseguir a aquellos que todavía entonan libremente la consigna de ‘Make America Great Again’ (Hagamos grandioso a Estados Unidos de nuevo) ha sido proclamada al más alto nivel.

«¿Qué nos quiere decir este evento sino el comienzo de una guerra civil fría? Que, en el momento más inesperado e inoportuno, muy bien pudiera transformarse en una demasiado caliente…»

Aleksander Vedrussov (Fuente: Media.az)
Aleksander Vedrussov (Fuente: Media.az)

[1] Iz.ru, 10 de agosto, 2022.

The post Politólogo ruso Vedrussov: El allanamiento realizado a la casa de Trump por el FBI en Florida señala el comienzo de una guerra civil fría first appeared on MEMRI Español.