Diario Judío México - El fracaso de la sonda lunar israelí «Beresheet» al intentar aterrizar en la superficie lunar provocó muchas reacciones en el mundo árabe, especialmente en las redes sociales. Algunas de las respuestas expresaron júbilo porque se haya estrellado o incluso dijeron que Alá se «vengó» de . Inversamente, otros periodistas árabes y usuarios de las redes sociales criticaron estas reacciones, contrastando los logros científicos de con el atraso de los árabes.

Este informe revisa algunas de estas reacciones:

Jubilo por el fracaso de la sonda lunar: fracaso nuevamente; incluso la luna se niega a normalizar relaciones con este

Tal como se dijo, una de las reacciones dominantes al estrellamiento de la nave espacial lunar fue una sensación de satisfacción. Por ejemplo, un artículo publicado el 12 de abril, 2019 en el portal saudita Al-Balad News declaró que el fracaso se suma a una larga serie de fracasos por parte de los israelíes, que también incluyen el fracaso de los sistemas de defensa de misiles Iron Dome y Arrow. Este agregó: « difunde constantemente [afirmaciones] sobre éxitos imaginarios que supuestamente demuestran su superioridad tecnológica en la región. Este incluso ha llegado a auto-describirse como una superpotencia global. Pero la realidad en el terreno ha avergonzado a , que se ha acostumbrado a difundir mentiras, exageraciones y afirmaciones infladas junto a refutar la mentira de su superioridad científica y tecnológica. Su última fantasía absurda involucró el lanzamiento de la primera nave espacial israelí. Después de que se jactase de su capacidad para lanzar la primera nave espacial construida por en dirección a la luna y realizar un récord histórico y sin precedentes y glorificar las capacidades israelíes, el informe de que la nave se había estrellado antes de que pudiera aterrizar en la luna fue un golpe muy duro para la ocupación y la avergonzó, exponiendo su falsa propaganda…»[1]

También fueron publicadas expresiones de júbilo en las redes sociales. Por ejemplo, «Mu’taz Abu Rida» tuiteó: «Es cierto que la nave espacial israelí Beresheet fue lanzada a la luna y ondeó la bandera israelí en ella, pero nuestro Alá es grande». «Kassimo mimo», de Argelia, tuiteó: «Incluso la luna rechazó la normalización de relaciones con los criminales… es inmundicia». Del mismo modo, el caricaturista palestino Suhaib Mansour publicó una caricatura en su página Facebook que mostraba una luna molesta que removía el vehículo lunar israelí.

Caricatura del dibujante palestino Suhaib Mansour: La luna rechaza a Beresheet. Facebook.com/suhaibzaid1979, 12 de abril, 2019.

También hubo reacciones extrañas tales como la del ex-parlamentario sirio Ahmad Shalash, quien insinuó que los servicios de inteligencia sirios provocaron que la nave se estrellara, aparentemente en represalia por los ataques aéreos en atribuidos a . Este escribió en su página Facebook: «Una nave israelí se estrelló en la luna. Hemos dicho anteriormente que las operaciones de los [aparatos] del servicio de inteligencia sorprenderían a todos y que la arena del conflicto es ilimitada. No quiero mencionar nada más explícito que esto».[2]

Publicado de Ahmad Shalash

Crítica a nuestro júbilo árabe por el fracaso de otros: El estrellamiento de la sonda lunar expone también el fracaso árabe

Inversamente, otros individuos árabes en las redes sociales contrastaron el logro de Israel con el atraso científico de los árabes. Una publicación del usuario iraquí Sajjad Al-‘Omari el día anterior al incidente mostraba una imagen de un viejo tractor oxidado junto a una imagen del vehículo lunar israelí y comentó: «Ignoren al tractor y observen la nave espacial israelí. La nave espacial israelí Beresheet que aterrizará en la luna mañana y plantará una bandera israelí hará de Israel el cuarto país en llegar a la luna. Debemos despertar de nuestro largo letargo, antes de que sea demasiado tarde».[3]

Publicado de Sajjad Al-‘Omari

Otros usuarios árabes criticaron nuestro júbilo árabe por el fracaso de otros y llamaron a detenerlo, afirmando que los árabes no tenían nada de qué alegrarse, ya que ellos mismos no han logrado nada que se acerque a los logros científicos de Israel. «Mulai Ashrif» tuiteó: «… Aunque trataremos a [Israel] como enemigo a muerte, ¿por qué el júbilo por el accidente de la nave espacial israelí? En cambio, deberíamos estar riéndonos de nosotros mismos. Una entidad establecido hace 70 años hace su primera incursión en el espacio, mientras que nuestro [logro] en miles de años es realizar un concurso de la pizza más grande del mundo».[4]

Varios periodistas árabes también criticaron nuestro deleite árabe por el fracaso de otros, que dijeron exponía los pobres esfuerzos científicos de los árabes quienes se encuentran sumidos en el pasado y viven de ilusiones y sueños, mientras Israel continúa desarrollando sus propias capacidades.

Escritor egipcio: El que la nave espacial israelí se haya estrellado expone el fracaso de los árabes, que no invierten en ciencia ni en el futuro

En su columna publicada el 14 de abril, 2019 en el diario egipcio Al-Yawm Al-Sabi’, titulada «Israel fracasó, pero también fracasaron los árabes», Ahmad Ibrahim Al-Sharif declaró que el júbilo por que el vehículo lunar israelí se estrellara en la luna expone el fracaso de los árabes, que no están invirtiendo nada en el área de las ciencias o en el futuro, a pesar de que tienen los medios para hacerlo. Este escribió:

«La nave espacial israelí Beresheet no logró aterrizar en la luna… Este fracaso provocó una especie de alegría en los corazones de los árabes que no pueden ser condenados o menospreciados. Pero también revela el hecho de que los árabes han fracasado; son simples observadores en el amplio campo de la ciencia…

«Ningún país árabe participa en actividades científicas concretas a nivel internacional, a pesar de que varios poseen muchas capacidades materiales que les permiten hacerlo. Nosotros [los árabes] tenemos solo a unos cuantos que tienen éxito en un entorno extranjero lejos de nosotros y están orgullosos de ellos, pero la idea de que tal cosa suceda en un país árabe no está en la agenda.

«¿Sabían ustedes que la misión espacial israelí les costó a los israelíes $100 millones? [Pero] esta suma palidece en comparación con la fama que han ganado desde que anunciaron el lanzamiento espacial – y cuánto hubiesen ganado si el experimento hubiera sido exitoso. Ya que ellos como bien saben, han anunciado que lanzarán otra nave espacial en 3 años. Esto nos hace pensar: ¿En esos 3 años, un país árabe creará y presentará algo científico que hará que el mundo hable? ¿O todos se conformarán con rezar para que la nueva empresa israelí fracase, para que podamos sentarnos con una media sonrisa idiota en nuestros rostros, como si el espacio fuera nuestra propiedad personal?

«Las universidades de los países desarrollados están preocupadas por la cantidad de investigaciones y la cantidad de teorías que producen. Al mismo tiempo, los árabes no saben nada sobre los artículos científicos y no están pensando en el futuro cercano o lejano, sino que van tras su pasado… y la fama de sus antepasados, sin dedicarle un pensamiento a [sus] descendientes y a los sueños de sus [descendientes].

«De hecho, el problema es más grande que Israel y su nave espacial; los científicos del mundo luchan por encontrar hipótesis y teorías y permiten que sus mentes estén de acuerdo y en desacuerdo [entre sí], aunque todavía no nos hemos apartado del pensamiento emocional, incluso cuando se trata de lidiar con los peligros que enfrentamos. Por lo tanto, Israel y otros países [incluso] mucho más lejos que la luna, mientras que nosotros continuaremos [nuestra preocupación] con las vírgenes del Paraíso».[5]

Escritor jordano: Nuestro deleite árabe por el fracaso de otros no es suficiente para enfrentar a Israel; Necesitamos un despertar científico árabe

Del mismo modo, el periodista jordano Maher Abu Tair subrayó el 13 de abril, 2019 en el diario jordano Al-Ghad, que a pesar de que los árabes no poseen logros científicos, están encantados con que el vehículo lunar israelí se haya estrellado. Pero, dijo, ¿qué, dirán aquellos que lo ven como un castigo divino para Israel cuando el próximo lanzamiento israelí tenga éxito? Este añadió que incluso si es comprensible odiar a Israel, los árabes necesitan más que nuestro disfrute árabe por el fracaso de otros para enfrentar su supremacía militar y tecnológica: necesitan un despertar conceptual y científico. Este escribió:

«Millones de jubilosas reacciones se produjeron en las redes sociales en árabe luego de que la sonda espacial lunar de la ocupación israelí se estrellase. Nuestro júbilo árabe por el fracaso de otros es una manifestación de una condición que debe ser analizada, porque [generalmente] quienes lo expresan son más fuertes [que su fracasado rival], o [en este caso] tendría logros científicos iguales a los de la ocupación, o al menos la rivalizaría [en este campo]. Pero nosotros, desafortunadamente, movilizamos esta mentalidad miserable, encontrando nada más que nuestro deleite árabe por el fracaso de otros sobre el [ostensiblemente] gran daño causado a la ocupación…

«[Permítannos] leer las reacciones más comunes: algunos dijeron que Alá se había vengado de ellos [los israelíes], o que la luna los detestaba; otros escribieron que pasaron el tiempo antes del intento de aterrizaje de la nave rogándole a Alá que hiciera que se estrellara. Otro grupo escribió que este lanzamiento [hacia la luna] fue simplemente una gran mentira… Yo creo en Alá, como todos los demás, pero respecto estas reacciones, debemos pensar lógicamente.

«¿Por qué debería Alá vengarse del aterrizaje de una nave espacial? Del mismo modo, sabemos con certeza que la ocupación lanzará otro [aterrizaje lunar] y puede que tenga éxito esta vez. ¿Qué diremos entonces? ¿Diremos que la venganza de Alá fue solo la primera vez, pero no la segunda?…

«De hecho, Alá nos anunció, en su promesa, el final de la ocupación… ¿Pero cómo expulsaremos a la ocupación sin una infraestructura moral y conceptual y cuando nos encontremos científicamente en bancarrota en todas las áreas? Nadie puede negar que exista tal cosa como una asistencia divina, pero al mismo tiempo, aparece [solo] en momentos en que este ummah esté listo en todas las áreas. Esta es una condición que no existe ahora; tal vez exista en el futuro, con el favor de Alá.

«La ocupación no ha construido su entidad con palabras, lemas y deseos. Todos sabemos que la ocupación sobresale en muchas áreas, incluyendo las militares y tecnológicas y otras también, mientras lamentamos nuestro destino, participamos en y guerras y albergamos ilusiones y sueños [falsos]. Si la desesperación no se hubiese extendido en los corazones de la población, yo diría mucho más sobre la situación árabe y musulmana, que según todos los criterios es considerada paupérrima…

«Nuestro deleite árabe por el fracaso de otros no es suficiente para enfrentar la peligrosa ocupación. El poder de este odio por Israel es comprensible y confirma el hecho de que los pueblos entienden que es su enemigo. Pero con toda honestidad, debemos recordar que los satélites [israelíes] se encuentran orbitando sobre nuestras cabezas, noche y día y no ha habido ninguna venganza [divina] en su contra…

 

«Expulsar a la ocupación requiere de un total despertar, tanto conceptual como científico. Israel dejará de existir uno de estos días, pero esto no se logrará por medio de palabras o reacciones [en las redes sociales], ni por los pueblos que se encuentran alrededor y no actúan, pero esperan que la salvación llegará de algún lugar indefinido».[6]


[1] Albalad.news, 12 de abril, 2019.

[2] Facebook.com/a.sshlash, 11 de abril, 2019.

[3] Facebook.com/profile.php?id=100005589841385, 10 de abril. 2019.

[4] Twitter.com/0kOZY4vAMJtQQA2, 14 de abril, 2019.

[5] Al-Yawm Al-Sabi’ (Egipto), 14 de abril, 2019.

[6] Al-Ghad (Jordania), 13 de abril, 2019.