El 26 de septiembre, 2020, el primer ministro en funciones libanés Mustapha Adib renunció y anunció que abandonaba sus esfuerzos para formar un nuevo gobierno libanés. El fracaso fue resultado de numerosos obstáculos por parte de elementos políticos.[1] En una conferencia de prensa al día siguiente, 27 de septiembre, el Presidente francés Emmanuel Macron, expresó su pesar por la incapacidad de formar un gobierno y criticó duramente a Hezbolá diciendo que la organización no podía ser una organización terrorista y al mismo tiempo un poder político. Macron también atacó a los elementos políticos del Líbano, específicamente a Hezbolá y al partido chiita Amal, acusándolos de ser egocéntricos y de traicionar y violar sus compromisos con Francia, que recientemente dio a conocer una hoja de ruta para sacar al Líbano de su crisis política y económica que se vio sumamente agravada por la tremenda explosión ocurrida el 4 de agosto de este año en el puerto de Beirut.[2]

En la conferencia de prensa, Macron dijo: «Hezbolá no puede ser al mismo tiempo un ejército que combate contra Israel, una milicia desatada contra los civiles en Siria y un partido respetable en el Líbano. Este no debe creer que sea más poderoso de lo que realmente es y depende de este demostrar que respeta a todos los libaneses. En los últimos días, ha demostrado claramente lo contrario…

«Yo entendí que la voluntad de Amal y de Hezbolá – y esto es lo que ha sucedido en los últimos días – no era realizar concesiones, NO era honrar lo que me dijeron explícitamente [mientras se les veía sentados] alrededor de la mesa de negociaciones, mirándose conjuntamente a los ojos: [es decir] que acordaron un gobierno de ‘misión’ junto a una hoja de ruta de reformas…

«Hezbolá y chiitas se enfrentan hoy a una elección que también es histórica: así quieran elegir democracia y el Líbano, o si desean algo peor… Hoy el tema está en manos de Hezbolá y del Presidente Nabih Berri: ¿Desean Ustedes la política de ‘algo peor’ [es decir, enfrentamientos], o desean integrar el bando chiita al bando de la democracia y de los intereses del Líbano?

«Hezbolá ha maximizado su peso utilizando la ambigüedad: Este es simultáneamente una milicia, un grupo terrorista y una fuerza política. Los representantes de Hezbolá en el parlamento deben aclarar su postura. Ustedes [Hezbolá] no pueden pretender ser una fuerza política de un país democrático aterrorizando a la población con sus armas y no podrán sentarse en la mesa de negociaciones por mucho tiempo si no cumplen los compromisos que hicieron cuando estuvieron en la mesa de negociaciones».[3]

Cabe destacar que la crítica de Macron hacia Hezbolá es una postura significativamente más dura que la anterior de este, que reconoció a Hezbolá como un organismo político libanés legítimo a pesar de poseer un cuantioso arsenal de armas a su disposición. Esta crítica fue expresada tras la dimisión de Adib y tras la dura condena, escuchada en las últimas semanas en el Líbano y en el mundo árabe, a la declaración hecha por Macron de que «Hezbolá posee representantes electos por los libaneses» y «es parte del escenario político», sin mención a obligar a Hezbolá a deponer sus armas – siendo este designado como organización terrorista por los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania y algunos estados árabes – o de frenar el creciente control de dicha organización sobre las instituciones estatales del Líbano.

Según el diario francés Le Figaro, durante su visita el 6 de agosto al puerto de Beirut tras ocurrir la explosión, Macron habló en privado con el jefe del bloque parlamentario de Hezbolá Mohammed Raad, siendo esta la primera vez que un presidente francés habla abiertamente con un funcionario de Hezbolá. En la conversación, Macron declaró que aunque «Hezbolá posee representantes elegidos por los libaneses» y «es parte del escenario político», este debe demostrar que sirve a los intereses de Líbano más que a los intereses de Irán. Macron añadió que Francia no «molestara» a Hezbolá respecto a su armamento o respecto a varios otros asuntos que considere importantes, pero que a cambio, Hezbolá tendrá que «ponerle oxígeno al sistema» y «aceptar jugar el juego».[4] En una conferencia de prensa efectuada del 1 de septiembre, 2020 en Beirut, durante su segunda visita al Líbano desde que sucedió la explosión del puerto, Macron hizo una distinción entre el «componente militar y terrorista» de Hezbolá y su rama política, afirmando que esta última forma parte del parlamento libanés y que una solución a la crisis libanesa requiere el entablar «conversaciones realmente sinceras».[5]

Esta postura por parte de los franceses fue criticada por el secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo, quien escribió en el diario francés Le Figaro el 14 de septiembre, 2020: «Desafortunadamente, Francia se niega a designar en su totalidad a Hezbolá como una organización terrorista, tal como lo han hecho otras naciones europeas y ha restringió el progreso de la Unión Europea sobre esa misma decisión. En cambio, París mantiene la ficción de que existe un «ala política» de Hezbolá, cuando todo está controlado por un único terrorista: Hassan Nasrallah».[6]

Las críticas a la postura francesa y las recientes declaraciones de Macron también aparecieron en la prensa libanesa y saudita. ‘Ali Hamada, columnista del diario libanés Al-Nahar, escribió en dos recientes columnas que si el plan de rescate de Macron para el Líbano no aborda el tema de las armas de Hezbolá, no solo no salvará al país sino que en realidad perpetuará el control de Hezbolá sobre las instituciones de estado del Líbano, así como también la «ocupación» por parte de Irán.

Faisal ‘Abbas, editor del diario saudita publicado en inglés Arab News, escribió que cuando llamó a Hezbolá un partido libanés y parte del pueblo libanés, Macron olvidaba que los nazis también eran un partido alemán electo y parte del pueblo alemán. Lo mínimo que pudo haber hecho ‘agregó Abbas, fue exigir públicamente que Hezbolá deponga las armas y disuelva su ala terrorista y subraye su amenaza de imponer sanciones contra la organización. Este concluyó diciendo que lo que el Líbano necesita es una revisión de todo su sistema político, es decir, «fuera con lo viejo… sobre todo, el propio Hezbolá».

El periodista saudita Hussain ‘Abdul Hussain se enfocó sobre el ángulo iraní. Escribiendo en el portal en inglés de la red Al-Arabiya, este argumentó que Macron pudo haber presionado a Irán para que desarme a Hezbolá, pero en cambio, al igual que Alemania y Gran Bretaña y a diferencia de Estados Unidos, elige apaciguar a Irán. Todo lo que pudo ofrecer, escribió Hussain, fueron conversaciones «francas, extensas y repetidas» con la clase gobernante del Líbano, pero que tales conversaciones seguramente serán inútiles dado el dominio que ejerce Hezbolá sobre dicha élite gobernante, dijo ‘Abdul Hussain.

El siguiente informe presenta extractos traducidos de varios artículos escritos por la prensa libanesa y saudita que critican la postura de Macron ante Hezbolá.

Periodista libanés: Las ideas de Macron solo perpetuarán el control de Hezbolá sobre todas las decisiones que haga el gobierno libanés

‘Ali Hamada escribió en su columna publicada el 1 de septiembre, 2020 en el diario libanés Al-Nahar: «Nombrar a Mustapha Adib como primer ministro libanés y encargarle la formación del nuevo gobierno refleja un arreglo franco-iraní aceptado por la mayoría de los miembros del bloque en el parlamento y en el escenario político del Líbano. Este arreglo le agrada a Hezbolá ya que impide el nombramiento de una figura que pueda desafiar el plan de Hezbolá de hacerse cargo de lo que queda de las instituciones del estado libanes…

«La gran paradoja es que el centenario de la fundación del Líbano es llevado a cabo bajo la tutela del Presidente francés Emmanuel Macron, quien llegó al Líbano con un conjunto de ideas que en última instancia sólo servirán para preservar el estatus quo y perpetuar el control de Hezbolá sobre todas las decisiones del gobierno libanés y en todos los aparatos estatales, en especial los aparatos de seguridad…

«¿Qué sucede con los temas esenciales que deben ser planteados en relación al centenario del Líbano? ¿Qué sucede con las armas de Hezbolá? ¿Qué sucede con la implementación de las resoluciones de la ONU, comenzando con la importante Resolución 1559 [que pide el desarme de las milicias en el país]? ¿Qué sucede con el control de esta organización sobre los recursos e instituciones del estado? ¿Qué sucede con la frase «ejercito-pueblo-resistencia», o la frase «pueblo en resistencia», inventadas como excusa para preservar las armas ilegales? Lo único que se puede decir sobre el centenario del estado libanés es que el Líbano, preocupantemente, parece haber caído de alguna manera bajo el patrocinio de un mandato iraní el cual está asociado a Francia, al igual que el mandato sirio-estadounidense que le precedió hace 30 años»[7]

Unos días después, el 5 de septiembre, este escribió en su columna: «Macron se marchó del Líbano tras fijar una fecha para regresar de visita pero solo con la condición de que se forme un nuevo gobierno y que se realicen rápidos esfuerzos para implementar las reformas francesas. Este plan ni siquiera mencionó los temas que realmente preocupan a Hezbolá…

«Aquí es donde entra en escena la postura estadounidense… Esta postura va mucho más allá que la de Francia en términos de centrarse en el anómalo estatus de Hezbolá como un partido armado hasta los dientes dentro del territorio libanes. Los estadounidenses creen – y amplios sectores en el Líbano creyeron esto incluso antes: de que el hecho de no abordar el estatus de Hezbolá torpedeará el plan de rescate económico y financiero que está promoviendo Francia. Además, dejará al Líbano expuesto a una creciente influencia iraní, especialmente en ausencia de cualquier deseo de principios por parte de la oposición libanesa de enfrentarse contra la ocupación iraní del Líbano…

«Cualquier plan que pueda rescatar al Líbano de su trágica situación económica debe incluir alguna cláusula sobre la implementación de las resoluciones de las Naciones Unidas, comenzando con la histórica Resolución 1559. De lo contrario, la iniciativa francesa puede colapsar, debido a la incapacidad de lidiar con la situación presentada por Hezbolá. Por eso nos preocupa que Macron le haya dado oxígeno a Hezbolá y al actual presidente del Líbano…»[8]

Editor de diario saudita: Macron, quien dice que Hezbolá es parte del Líbano, debería recordar que los nazis fueron parte de Alemania

 

Faisal ‘Abbas, editor del diario saudita en inglés Arab News, escribió en el diario el 2 de septiembre: «… Aunque el Presidente francés debe ser elogiado por su genuina preocupación y rápida decisión de acudir en ayuda del Líbano en su hora más oscura, me temo que algunos de los consejos que se le han dado pueden estar demostrando con precisión la definición común de la locura: hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente. Me refiero, por supuesto, a los comentarios de Macron durante su visita al Líbano en relación con el grupo Hezbolá el cual es respaldado por Irán.

«Hezbolá ‘representa una parte del pueblo libanés y es un partido elegido’, le dijo Macron al portal de noticias estadounidense Politico.[9] (Seguramente un francés, de todos aquellos, no debería necesitar que le recuerden que los nazis de Adolf Hitler fueron ‘parte del pueblo alemán ‘y un partido político electo). En relación a Hezbolá Macron dijo: `Hoy existe una asociación entre este y varias otros partidos y si no queremos que el Líbano descienda hacia un modelo en el que el terrorismo prevalezca a expensas de otros temas, tenemos que educar a Hezbolá y a terceros sobre cuáles son sus responsabilidades’.

«¿En serio, señor presidente? ¿Cómo diablos se propone educar a un partido que usted mismo reconoce posee un ala armada, terrorista y política? Eso sería el equivalente a pedirle a un maestro de escuela que discipline a un estudiante que se porta mal y se presenta en el aula con un arma en su mano. Tales ilógicas declaraciones y posturas, incluyendo el apoyo francés al acuerdo nuclear con Irán, lo llevan a uno a preguntarse si los propios asesores de Macron en el Medio Oriente son los que necesitan ser educados sobre la historia y las realidades de la región.

“Tal como dijo el político libanés Nadim Gemayel en Twitter: ¿Aceptaría usted, señor presidente, que un partido francés tome las armas e interfiera militarmente en algún país europeo, o le declare la guerra a países aliados de Francia?

«Nadie se esforzó más que el fallecido ex-primer ministro libanés Rafik Hariri en involucrarse y absorber a Hezbolá. Su ‘recompensa’ fue ser asesinado por un hombre que el Tribunal Especial para el Líbano determinó era una figura destacada dentro del ‘ala terrorista’ de Hezbolá, los mismos que tomaron Beirut por la fuerza en el año 2008 cuando su’ ala política ‘no lo hizo democráticamente.

«‘No le pida a Francia que venga a librar una guerra contra una fuerza política libanesa… sería absurdo y demente a la vez’, dijo Macron. Y, por supuesto, tiene razón; nadie espera que Francia – ni nadie más – ponga las botas sobre el terreno, o libre una guerra que no puede ganar sin devastar aún más un país que ya se encuentra al borde del colapso.

Para ver el resto del despacho en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/following-criticism-french-president-macron-takes-harsher-stance-hizbullah-cannot-claim-be


[1] Aljoumhouria.com, 26 de septiembre, 2020.

[2] La hoja de ruta pide, entre otras cosas, tomar medidas para combatir la corrupción, mejorar los controles fronterizos, reanudar las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional, aprobar un presupuesto para el año 2021 y celebrar elecciones parlamentarias. Reuters.com, 15 de septiembre, 2020.

[3] Elysee.fr, 27 de septiembre, 2020

[4] Le Figaro (Francia), 1 de septiembre, 2020.

[5] France24.com, 1 de septiembre, 2020.

[6] Le Figaro (Francia), 14 de septiembre, 2020. Traducción: State.gov.

[7] Al-Nahar (Líbano), 1 de septiembre, 2020.

[8] Al-Nahar (Líbano), 5 de septiembre, 2020.

[9] De hecho, Politico no informó de estas declaraciones. Tal como se mencionó anteriormente, Macron hizo comentarios en este sentido en su conversación realizada el 6 de agosto, 2020 con el representante de Hezbolá Mohammed Raad y en su conferencia de prensa del 1 de septiembre, 2020 en Beirut.

The post Tras numerosas críticas el Presidente francés Macron adopta posturas más duras: Hezbolá 'no puede pretender ser una fuerza política de un país democrático aterrorizando' a la población con sus armas first appeared on MEMRI Español.