Introducción

La escalada de la crisis económica en Siria, especialmente ante la entrada en vigor de la nueva Ley César estadounidense[1], que se espera genere más sanciones contra el régimen sirio y el mal manejo de la economía por parte del gobierno sirio, han provocado tensiones considerables en el país, en particular en la gobernación sureña de Al-Suwayda, que posee una población de mayoría drusa. Durante más de una semana a comienzos de junio, se produjeron protestas en esa área, con participación de decenas a cientos de simpatizantes, la mayoría de ellos jóvenes de 20 años. Además de protestar por la grave situación económica, también gritaron consignas en contra del Presidente Bashar Al-Assad e incluso gesticularon de forma grosera ante sus retratos, al tiempo que condenaron a los aliados del régimen, Irán y Rusia.[2] Fotografías y videos de las protestas fueron distribuidas en las redes sociales y muchos opositores y analistas comentaron que las consignas hechas por los manifestantes, incluyendo una que leía «el pueblo quiere derrocar al régimen», «viva y abajo con Bashar Al-Assad», y « nos pertenece a nosotros y no a la familia Assad», les recordó a estos el comienzo del alzamiento sirio ocurrido en el año 2011.[3]

A lo largo de la guerra en Siria, la gobernación en se ha mantenido neutral. Sus residentes no participaron en la resistencia armada en contra del régimen, pero al mismo tiempo se negaron a unirse al ejército y combatir contra los rebeldes en otras partes del país.[4] La actual ola de protestas ha creado una brecha entre el liderazgo tradicional de la comunidad drusa, que emitió un comunicado renunciando a las protestas y calificándolas de «acciones tontas y reprensibles de individuos que deben ser detenidos a través de cualquier medio» y los jóvenes líderes que protestan, quienes se dirigieron a los líderes de la comunidad en un comunicado redactado por ellos mismos, diciendo: «No dejen que el opresor los utilice como excusa para derramar nuestra sangre».[5]

Manifestante en gesticula con el dedo hacia Assad (fuente: Euphratespost.net, 7 de junio, 2020)

Protesta contra el régimen en Al-Suwayda (fuente: Facebook.com/groups/Horan.Free.League, 8 de junio, 2020)

A pesar de esta fisura, las protestas en continuaron e incluso provocaron manifestaciones de solidaridad en otras partes de Siria. En la ciudad de Tafas, en la vecina gobernación de Der’a, se produjeron protestas los días 7, 9 y 17 de junio y los participantes llamaron a derrocar al régimen y expresaron su apoyo al movimiento de protesta en Al-Suwayda.[6] Protestas similares se sucedieron el 12 de junio en el área de Al-‘Azba al norte de Deir Al-Zor[7] y en los días 12 y 19 de junio en Idlib.[8] El apoyo a las protestas en fue expresado incluso por activistas en Masyaf, una ciudad al oeste de Hama conocida como bastión de apoyo al régimen. Las fotografías que circularon en las redes sociales muestran a estos activistas, cuyos rostros permanecen ocultos, sosteniendo pancartas contra el régimen y en solidaridad con las protestas en Al-Suwayda.[9]

Activista en Masyaf sostiene una pancarta que lee: “De Masyaf a Al-Suwayda: nos pertenece a nosotros y no a la familia Assad. Masyaf, 9 de junio, 2020” (Orient-news.net, 10 de junio, 2020)

También se celebró una manifestación en apoyo a las protestas en en la aldea drusa de Majdal Shams, al norte de Israel, que durante años ha apoyado al régimen sirio. Los participantes ondearon banderas de la oposición siria.[10]

El régimen sirio, por su parte, se abstuvo de cubrir estas protestas anti-régimen y, al mismo tiempo, organizó manifestaciones en varias partes del país en apoyo al Presidente Assad y en contra de la Ley César. Una de estas manifestaciones tuvo lugar en y contó con la presencia de decenas de manifestantes, que ondeaban banderas sirias y retratos del presidente.[11] Manifestaciones similares se llevaron a cabo en Damasco (11 de junio),[12] en Der’a (14 de junio)[13] y Homs (18 de junio).[14] Según algunos informes, para garantizar una gran participación, elementos del partido Ba’th en el poder amenazaron a los estudiantes universitarios y a funcionarios públicos de que se tomarían medidas contra ellos si no asistían a las manifestaciones.[15]

Simultáneamente, el régimen comenzó a reprimir violentamente las protestas contra estas en Al-Suwayda. El 15 de junio, partidarios del régimen, con el estímulo del Partido Ba’th, atacaron violentamente a los manifestantes anti-régimen y los aparatos de seguridad arrestaron a 10 de estos últimos.[16] Según la agencia de noticias 24, que informa desde la región, los aparatos de seguridad amenazaron con mantener a los detenidos bajo custodia hasta que terminaran las protestas.[17] Al escribir estas líneas, las protestas de hecho se han detenido.

Las protestas en contaron con el amplio apoyo de la oposición siria, tanto de sus alas militares como políticas,[18] así como también de aquellos escritores anti-régimen, quienes las consideraron como una señal de que el alzamiento revivía y el régimen caería muy pronto. Estos expresaron tales puntos de vista en sus declaraciones y publicaciones en las redes sociales y en artículos publicados en los diferentes portales y diarios opositores.

Lo siguiente son extractos traducidos de algunos de estos artículos.

Periodista sirio Faisal Al-Qassem: La revolución arde entre los partidarios del régimen

El periodista sirio Faisal Al-Qassem, conocido por sus puntos de vista anti-régimen y quien es originario de la gobernación Al-Suwayda, escribió que la actual situación del régimen de Assad es la más grave desde que comenzó la revolución. Esto, dijo, se debe a que incluso sus partidarios en han comenzado a oponérsele. Al-Qassem escribió:

«A lo largo de su historia, nunca ha experimentado circunstancias tan catastróficas y trágicas, ni siquiera en los peores días de la revolución y el conflicto entre el régimen y las fuerzas de oposición del pueblo sirio… se encuentra ahora en una situación infernal, con todo lo que eso significa, particularmente respecto a los partidarios [del régimen], que lo han apoyado y ayudado durante los últimos nueve años en su destrucción de y en la expulsión de sus compatriotas…

«Y ahora los partidarios del régimen y aquellos miembros de las comunidades minoritarias que [durante la crisis] se han mantenido con el régimen o al menos se han mantenido neutrales están alzando sus voces y reiterando las consignas expresadas por los rebeldes hace nueve años. Si observamos las consignas de la Intifada Al-Suwayda, encontramos que son más duras que las de la revolución anterior. Además, hace varios días, los manifestantes se envalentonaron en hablar en contra de Assad personalmente; en una manifestación [incluso] gesticularon con el dedo y, por primera vez, amenazaron con utilizar armas contra este si fuese necesario. Todo esto fue después de que los considerara sus aliados, especialmente cuando promovió durante años su consigna de proteger a las minorías. Las minorías ahora representan el mayor peligro para el régimen…El régimen ahora se enfrenta a las comunidades minoritarias que, según este afirmaba, los protegían del EIIS, de los islamistas y los takfiris [es decir, los salafistas-yihadistas].

«La situación de las comunidades minoritarias en la costa siria – la fortaleza del régimen – no es muy diferente a su situación en Al-Suwayda, ya que un hombre hambriento no duda en utilizar cualquier medio que esté a su disposición. Assad está tratando hoy con la más dura de las leyes estadounidenses [siendo esta aun] una amenaza mayor para que cualquier otra ley a lo largo de su historia – [es decir] la Ley César, que comenzó a estrangular económicamente al régimen incluso antes de que entrara en vigor… La situación en es sumamente peligrosa; los opositores [al régimen], que fracasaron en el cambio de régimen, ahora sienten que con esta Ley César estadounidense han obtenido su mayor victoria sobre Assad…

«Es claro que la revolución ahora arde en las filas de los partidarios del régimen… [Pero] nadie ha escuchado la voz del aparente presidente durante la peor fase que sus partidarios, o digamos sus [nuevos] oponentes, han experimentado alguna vez. ¿Dónde está Bashar Al-Assad? ¿No merecen consuelo sus ahora hambrientos seguidores, al menos a través de Skype?…»[19]

Para ver el resto del despacho en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenadorhttps://www.memri.org/reports/syrian-opposition-anti-regime-protests-al-suwayda-give-us-hope-toppling-regime

*O. Peri es compañero investigador en MEMRI.


 

[1] La Ley César, aprobada por el Congreso en diciembre del año 2019 y que entró en vigor el 17 de junio, 2020, le permite a los Estados Unidos imponer sanciones y restricciones de viajes a cualquier persona que apoye o negocie con el régimen sirio. La Ley lleva el nombre de un ex fotógrafo del ejército de Assad que filtró miles de fotografías que documentan las torturas y el asesinato de prisioneros en las cárceles sirias.

[2] Facebook.com/Suwayda24, 8, 9, 10, 13 y 15 de junio, 2020.

[3] Véase por ejemplo, Al-Akhbar (Líbano), 8 de junio, 2020; Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 15 de junio, 2020; enabbaladi.net 14 de junio, 2020.

[4] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 31 de julio, 2018.

[5] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 14 de junio, 2020.

[6] Facebook.com/groups/Horan.Free.League, 7 de junio, 2020, smart-news.agency.com, 10 y 18 de junio, 2020.

[7] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 12 de junio, 2020.

[8] Enabbaladi.net, 19 de junio, 2020; baladi-news.com, 12 de junio, 2020.

[9] Orient-news.net, 10 de junio, 2020.

[10] Facebook.com/Suwayda24, 13 de junio, 2020.

[11] Sana.sy, 10 de junio, 2020.

[12] Al-Akhbar (Líbano), 12 de junio, 2020.

[13] Sana.sy, 14 de junio, 2020.

[14] Sana.sy, 18 de junio, 2020.

[15] Facebook.com/groups/Horan.Free.League, 14 de junio, 2020; Facebook.com/Suwayda24, 10 de junio, 2020.

[16] Facebook.com/Suwayda24, syriahr.com, 15 de junio, 2020.

[17] Facebook.com/Suwayda24, 16 de junio, 2020.

[18] Twitter.com/SyrianCoalition, 9 de junio, 2020; twitter.com/MustafaSejari, 7 de junio, 2020.

[19] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 12 de junio, 2020.