En su columna publicada el 25 de junio, 2020 en el diario qatarí Al-Arab, el periodista ‘Abdallah Al-‘Abd Al-Rahman criticó en contra de la aplicación del laicismo en el mundo árabe y musulmán, afirmando que los efectos del laicismo son los culpables del «horrible estado» y situación de las sociedades árabes y musulmanas de hoy día. Este escribió que, en la era colonialista, Occidente trató de inyectar el laicismo en el mundo musulmán y cuando estos esfuerzos fracasaron, inventó un nuevo tipo de secularismo «con aroma árabe-islámico». Hoy, los árabes y musulmanes se han liberado del colonialismo, este agregó, pero todavía existen algunos entre ellos que insisten en tratar de emular el modelo cultural occidental adoptando el laicismo, lo cual es un grave acto de traición en contra de la nación, la religión y la cultura islámica.

Cabe mencionar que una percepción similar del laicismo se refleja en el plan de estudios escolar de Qatar. Un libro de texto de estudios islámicos del 11avo grado lo presenta como un fenómeno negativo y como una forma de herejía que tuvo sus orígenes en Occidente, que fue introducida en el mundo árabe por el colonialismo con el fin de alienar a los musulmanes de su fe y cultivar una generación despojada de sus creencias y sensibilidades religiosas.[1]

‘Abdallah Al-Abd Al-Rahman (Fuente: Al-Arab, Qatar)

Lo siguiente son extractos traducidos de la columna de Al-‘Abd Al-Rahman:[2]

«Un hecho es indiscutible: No existe justificación alguna para la existencia del laicismo en el mundo árabe y musulmán, ni siquiera para importarlo allí. Aquellos encargados de aprovecharse del Tercer Mundo llegaron a esta conclusión. Estos llegaron a la conclusión segura de que la idea de exportar el concepto del laicismo, o de la separación de religión y estado, al mundo árabe y musulmán no tenía ningún mérito y no duraría mucho. También se dieron cuenta de que expondría su propia ideología, lo cual es hostil a los principios de la religión y del sharia islámico y que este se encuentra detrás de la idea total de exportar el laicismo al mundo árabe y musulmán. Por lo tanto, idearon un nuevo plan: inventar un nuevo laicismo con un aroma árabe-islámico.

«El impacto de las [campañas] de predica al laicismo en idioma árabe y promover el secularismo que les precedieron – es decir, desde el momento en que el laicismo comenzó a incursionar en el mundo árabe y musulmán, primero mediante el colonialismo político y militar y más tarde bajo los auspicios de los gobiernos árabe y musulmán, que en su mayoría permanecieron «leales» al legado colonialista – [este impacto] nos llevó al vergonzoso y terrible estado que estamos experimentando actualmente en varios dominios de la vida: en lo ideológico, educativo, social, comunicacional, político, legal, etc. Este impacto es lo suficientemente claro a todos.

«Los principios y fundamentos de la cultura religiosa [islámica] obtienen su fortaleza del Corán y del Sunna del Profeta. Si consideramos al como la conexión espiritual con Alá y nada más, o como una religión que se limita al dominio del individuo y a su vida personal, tal como se refleja en su relación con Alá, siendo esto lo que desea Occidente o el cristianismo secular, el significado de todo esto es despojar al carácter islámico de su contenido cultural, educativo y de comportamiento. Eso es lo que está sucediendo realmente en el mundo árabe y musulmán en el siglo 21…

«En tal situación, la pregunta a hacerse es la siguiente: ¿Qué tipo de identidad árabe e islámica finalmente se formará, ante el llamado a identificar una etiqueta árabe que represente la laicidad? La respuesta es clara: una que sea réplica de la cultura europea en todos sus diversos aspectos, económicos, comunicacionales, educativos, legales, etc.…

«El laicismo occidental nos fue impuesto en la era colonialista y a pesar de [nuestros] esfuerzos, a lo largo de [nuestra] historia, para deshacernos de este repugnante laicismo, aquellos que crecieron bajo el patrocinio del antiguo colonialismo y fueron plantados entre nosotros se encuentran ahora restaurándolo audazmente de una manera despreciable, por decirlo suavemente. Incluso ahora, cuando hemos obtenido la independencia y nos hemos liberado del colonialismo, todavía vivimos en un clima en el que algunos insisten en emular este distorsionado modelo cultural occidental. Esta es una de las formas más graves de traición contra la noble nación, su fe y contra la cultura islámica. No puedo hallar una descripción mejor para aquellos que ‘libran el yihad’ que la meta de aplicar el laicismo occidental en todos los dominios de la vida.

«Si, en la sociedad europea, el laicismo representa una postura neutral, o una postura que ‘neutraliza’ al clero y teóricamente lo aleja de los temas de la sociedad y el estado, con el pretexto de que [los clérigos] cruzaron el punto de no-retorno, entonces en nuestra sociedad islámica, el secularismo representa una postura de hostilidad hacia el y hacia los musulmanes…»


[1] Véase la Serie de Investigación y Análisis No. 1442 – Revisión de los libros de texto escolares de educación islámica de para la primera mitad del año escolar 2018-2019 – Capitulo II: El laicismo presentado como una invención occidental hereje inyectada en el mundo islámico para distanciar a los musulmanes de su fe – 19 de febrero, 2019.

[2] Al-Arab (Qatar), 25 de junio, 2020.