El 22 de febrero, 2020 Al-Khaleej Online, un portal de noticias afiliado a Qatar en el Reino Unido, informó que un medio de comunicación respaldado por Irán ha operado encubiertamente en Irak durante años, trabajando para promover una agenda anti-Estados Unidos como parte de una operación de guerra psicológica que también tiene en la mira a otros estados miembros de la Coalición Internacional, tales como Francia, Australia, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

El informe señaló que el anillo dirigido por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI) también ha estado tratando de limpiar la imagen de Irán y de las milicias y políticos chiitas respaldados por Irán en Irak, mientras desacredita a periodistas y activistas independientes que se oponen a la intervención de Irán en Irak.[1]

El informe incluyó detalles sobre el tamaño de la red mediática y señalaba los nombres de sus antiguos miembros, la ubicación de sus cuatro oficinas en Bagdad y sus fuentes de financiación, todo ello basado en documentos «filtrados por el Departamento de Investigación de los servicios de inteligencia iraquíes».

El informe alega que la red emplea a 175 agentes mediáticos que reciben salarios mensuales que oscilan entre $600 y $2000 administrando cuentas en las redes sociales en donde difunden mensajes favorables a Irán. El informe también subrayó que la red posee más de 300 afiliados que trabajan en departamentos gubernamentales y en los medios de comunicación.

Según el informe, los documentos incluían una confesión dada por el periodista iraquí Samir Obied Al-Ogaily en la que admitía ser un importante agente en la palestra. Al-Ogaily fue arrestado por las autoridades iraquíes en el 2017 luego que Haider Al-Abadi, el primer ministro de Irak para ese momento, presentara una demanda en su contra, acusándolo de difundir información falsa perjudicando así la seguridad nacional de Irak.

El informe señaló que antes de su trabajo con el gobierno iraquí Al-Ogaily trabajó de enlace entre los servicios de inteligencia sirios y Al-Qaeda en Irak, donde ayudó a este último a establecer sucursales de medios de comunicación para el grupo dentro de Siria. Este también recaudó fondos para los llamados «grupos de resistencia iraquíes» a través de un portal que llamó «La Tercera Fuerza».

El resurgimiento del informe Al-Khaleej Online coincidió con la aparición de imágenes compartidas por los usuarios iraquíes en las redes sociales, que muestran un mensaje privado en Twitter enviado por el asesinado investigador y analista iraquí Husham Al-Hashimi, dirigido a un destinatario no identificado. El mensaje incluyó una lista de los nombres de personas que Al-Hashimi describió como agentes mediáticos del CGRI en Irak.

Particularmente, en las últimas semanas una ola de pandillas callejeras pro-Irán han estado amenazando con silenciar a cualquiera que perciban opuestos a su ideología. Entre estas pandillas de adolescentes y jóvenes se encuentran Jabhat Abu Jeddahah (El Frente del Encendedor de Cigarrillos), Al-Zelm Al-Khashnah (Los Tipos Duros), Fariq Fatemiyoun Al-Maydani (Grupo de Campo Fatemiyoun) y Jond Soleimani (Soldados de Soleimani).[2] Además, varios periodistas iraquíes han renunciado recientemente y se han escondido en medio de una campaña de amenazas en su contra.[3]

El informe Al-Khaleej Online (fuente: Alkhaleejonline.net, 23 de febrero, 2020).

Lo siguiente son las principales puntos señalados en el artículo de Al-Khaleej Online:

¿Quién es Samir Al-Ogaily?

Samir Obied Al-Ogaily trabajó con la División 235 en los servicios de inteligencia de la Fuerza Aérea siria, coordinando entre ellos y miembros de Al-Qaeda en Irak además de ayudarlos a establecer oficinas para sus medios de comunicación y campamentos en Latakia y Abu Kamal en Siria. Este también ayudó a recaudar fondos para la llamada «Resistencia iraquí» ante las fuerzas estadounidenses entre los años 2004 y 2009, a través de un portal llamado The Third Force – La Tercera Fuerza.

En el 2009, los servicios de inteligencia sirios descubrieron que Al-Ogaily vendió información a una agencia de inteligencia de un país pro-Estados Unidos y fue despedido. Luego fue contratado por Yassin Majeed[4] para trabajar como asesor de medios de comunicación en el «departamento de consultoría» del Ministerio del Interior iraquí, dirigido para ese entonces por Abu Mustafa Al-Shaybani, quien según el informe trabajaba como funcionario de enlace entre los ministerios y el CGRI.

En el 2014, el ex-primer ministro de Irak Haider Al-Abadi despidió a Al-Ogaily con el argumento de que carecía de calificaciones académicas y se ausentaba  frecuentemente del trabajo.

Tras su despido, Al-Ogaily lanzó una campaña de difamación contra Al-Abadi, obligando a este último a presentar una demanda en el año 2017 por cargos de fabricar información con el fin de dañar la reputación del estado y la seguridad nacional. La demanda se produjo luego que Al-Ogaily apareció en un canal de televisión chiita local y afirmó que durante una visita a Arabia Saudita, Al-Abadi abordó un avión privado junto a su Jefe de Inteligencia para ese momento Mustafa Al-Kadhimi y viajó de Jeddah a Tel Aviv. Luego de la entrevista Al-Ogaily fue arrestado y estuvo preso durante seis meses, según el informe.

Para ver el despacho en su totalidad en inglés copie por favor el siguiente enlace en su ordenador:

https://www.memri.org/reports/february-expos%C3%A9-uk-based-qatari-news-site-reports-pro-iran-media-ring-covertly-promoting


[1] Alkhaleejonline.net, 23 de febrero de 2020.

[2] Véase el informe del PSATY de MEMRI – Nuevo grupo chiita en Irak se responsabiliza por los recientes incendios premeditados contra medios de comunicación locales y partidos políticos, 19 de octubre, 2020.

[3] Véase el informe del PSATY de MEMRI – Renuncian reporteros iraquíes y se esconden luego de recibir amenazas de muerte de las milicias respaldadas por Irán, 16 de septiembre, 2020.

[4] El secretario de prensa del ex-primer ministro iraquí Nuri Al-Maliki para ese entonces

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDestacado periodista saudita ‘Abd Al-Rahman Al-Rashed: Biden se opondrá a la expansión de Irán y su constante amenaza a los aliados de Estados Unidos en la región
Artículo siguienteEl segundo retorno del ‘Gran Turan’