Desde la época de Caín y Abel, nos asombra como las de los hermanos pueden ser tan diferentes. En tiempos más recientes, la disyuntiva se plantea de la siguiente manera; Cómo se forma la personalidad de los niños y adolescentes, ¿por la influencia de los padres, o por la de los compañeros de colegio? Eminentes estudiosos de la socialización como David Rowe, Judith Rich Harris, o Malcolm Gladwell, son de la opinión de que los verdaderos formadores de los hijos, no son los padres, sino los compañeros de la misma edad, y la evidencia más clásica en favor de esta hipótesis, es la ausencia de acento en el idioma de los hijos de emigrantes escolarizados en el país de acogida, ya que el lenguaje está libre de influencias genéticas.

La incapacidad de Adan y Eva para influir en sus hijos, es también muy conocida en el caso de celebridades científicas o artísticas. Por ejemplo, el señor Paul Einstein y la señora Pauline Koch, judíos que se creían asimilados a sus vecinos alemanes, mandaron a su hijo primogénito a un colegio católico en Múnich, donde los compañeros de clase le agredieron todos los años de su estancia, por ser judío. El señor Charles Mathieu y la señora Lucienne Andrée Saint-Laurent escolarizaron a su primogénito en un colegio en Oran, entonces Argelia francesa, donde por su desafiante falta de virilidad, sufrió el martirio de las burlas diarias de sus compañeros de colegio. La indefensión en la que estos padres colocaron a sus niños frente al ODIO, nos lleva a pensar que su influencia en los logros de ambos genios, es la misma que la de los padres emigrantes en el acento del idioma de sus hijos, y, en consecuencia, que la CREATIVIDAD, igual que el lenguaje, está libre de influencias genéticas.

Las EMOCIONES sociales es la manera en que las normas sociales se imponen al individuo de forma no consciente, en opinión de eminentes sociólogos. Las emociones son un estado transitorio desencadenado por estímulos externos relevantes para el organismo. Son estados corporales y mentales detectables exteriormente, como la ira, el afecto, el ansia de dominio, el miedo, el odio, la vergüenza o el orgullo. Los niños y adolescentes en edad escolar en pleno proceso de socialización, son implacables en su persecución de quienes son diferentes, y nuestro pasado evolutivo ha diseñado la emoción social del odio para responder a los que osan apartarse de la homogeneidad del grupo. Los psicólogos evolutivos afirman que los seres humanos tenemos cerebros que piensan que aún estamos en la sabana, y que formamos parte de una tropilla de cazadores-recolectores, cuyos componentes ven cualquier diferencia individual, como una grave amenaza para el grupo.
Los SENTIMIENTOS ocurren cuando las emociones penetran en nuestra conciencia. Las emociones tienen una expresión corporal y, por ende, observable, mientras que los sentimientos son privados. Las emociones son universales, los sentimientos, en cambio, son experiencias privadas desiguales, que varían de un lugar a otro y de una persona a otra. Lo que una persona experimenta como dolor, otra puede sentirlo como placer. Lo que los acosadores de Múnich y Oran experimentarían como legítimo orgullo, Albert Einstein e Yves Saint-Laurent experimentaron como doloroso sufrimiento. Los biógrafos de ambos documentan que los acosadores cumplieron su función homogeneizadora correctamente, y Saint-Laurent y Einstein asumieron que eran seres distintos, apartándose de la humanidad entregados a sus sueños y fantasías.

Para Antonio Damásio, los sentimientos, evolutivamente, prolongaron el impacto de las emociones, al afectar de manera permanente a la atención y a la memoria, y abrieron la posibilidad de crear respuestas nuevas, no estereotipadas. El Nobel Daniel Kahneman ha demostrado que nuestra memoria ha evolucionado para almacenar el momento más intenso de un episodio de dolor o de placer. Solo la intensidad importa. Así, donde los biógrafos nos cuentan años de BULLYING soportado, Kahneman ve una acumulación de momentos de sufrimiento en EL YO QUE RECUERDA, que es el que registra y ordena lo que aprendemos en la vida. El ser apartado de la manada, en la edad escolar, conduce de por vida a la soledad, que es lo que acreditan unánimemente los biógrafos. Pero internamente, en el mundo privado de los SENTIMIENTOS, los solitarios tienen la opción y el tiempo para imaginar un mundo futuro posible y alternativo. La población en general, incluidos los acosadores vivimos en un futuro inmediato (el presente no existe). Los acosados por virtud de la soledad tienen la enorme ventaja de vivir durante muchas horas del día en un futuro a medio y largo plazo tejiendo una historia (¿novela?) que, empezando por una ficción o una hipótesis, se acaba convirtiendo en un relato autocumplido, cuyo título es TRIUNFO.

La población en general, incluidos los acosadores, malgastamos la mayor parte del tiempo en rituales cotidianos basados en la superficialidad. El paradigma, como señala Randall Collins, son las conversaciones de cotidianas, el 95% de la cuales son pura superficialidad, cosas de las que se habla por hablar. Y es muy probable que la imaginación y los pensamientos en su conjunto, de la población en general, sea como sus conversaciones, extremadamente superficiales. La soledad (forzada) permite reasignar los circuitos del cerebro dedicados a la interacción social (superficial) a otras tareas, lo que da la oportunidad biográfica de imaginar un futuro alternativo (los mundos posibles), que la vida social normal, asfixia.

Los ciegos desarrollan en general un oído excelente, que es una destreza compensadora basada en que las partes del cerebro no utilizadas por la vista, son aprovechadas por el oído. No suelen alcanzar el oído absoluto porque, a diferencia de Beethoven, una vez que su excelente oído les hace llevadera la vida cotidiana, dejan de mejorar. Muchos individuos, acosados en la infancia por sus compañeros, recondujeron la soledad que les fue impuesta, para especializarse profesionalmente y compensar los agravios sufridos. Pero gran parte de ellos no progresaron más, una vez que la vida se les hizo tolerable. Otros, los menos, tal vez aquellos cuyos SENTIMIENTOS fueron más devastadores, y su soledad más radical se encuentran hoy en el panteón de virtuosos a los que les debemos, lo que Eduard O. Wilson denominaría una civilización de Guerra de las Galaxias, construida con emociones de la Edad de Piedra, soportada por instituciones medievales y tecnología extraterrestre.
No hay que olvidar, que la aleatoriedad también ha tenido su importancia. Claude Cohen Tannoudji recibió el Nobel de Física en 1997, gracias a que no fue uno de los 25 judíos asesinados en Constantina (Argelia), su ciudad natal, por el pogromo antisemita del 5 de agosto de 1934. Es asombroso la ceguera que mostramos ante la pervivencia del ODIO en nuestro entorno a pesar de haberlo sufrido. ¿Cuánto tardará la tumba de Pierre Bergé e Yves Saint-Laurent en Marrakech en ser destruida por los Almorávides, o los Almohades o los Benimerines, Al Qaeda, el Estado Islámico, ¿o como quiera que se vaya a llamar la próxima oleada de fanatismo?

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDestacado académico chino en temas del Medio Oriente Niu Xinchun: «A lo mejor, en el futuro, será China, en vez de los Estados Unidos, el que coordine los precios del petróleo con Arabia Saudita y Rusia»
Artículo siguienteYad la Kala invita
Nacido en Salamanca, España el 11/09/1959. Sociólogo por la Universidad Complutense de Madrid. Estudioso de la microsociología y del impacto la neurociencia en la teoría de interaccionismo social. Actualmente realizando una tesis sobre minorías creativas en el mundo. Ex funcionario del Estado Español en Auditoria Publica. Ex director comercial de Bankia Fondos de Inversión. Articulista en prensa escrita española.