Existe en la Ciudad de un museo dedicado a la acuarela desde hace más de 40 años. En una época estuvo situado en la Colonia Roma pero por daños sufridos en el inmueble durante el temblor de 1985 se mudó a Coyoacán a una bella casa rodeada de jardines donde sigue estando hasta la fecha.

El fundador del museo es el pintor de acuarelas, Alfredo Guatí Rojo, quien nació en Cuernavaca y como ayudante de un pintor que llegó al Palacio de Cortés a pintar un fresco nuevo comenzó su carrera de pintor. Él dice que siempre ha considerado el agua como un misterio. La acuarela, una vez pintada, no puede cambiarse. Cuando él comenzó su carrera, la acuarela se consideraba un arte menor, como un hijastro del arte verdadero, el óleo.

La acuarela fue bastante popular hasta el siglo XIX pero una vez que comenzaron los retratos en litografía y las vistas panorámicas, la acuarela casi desapareció. Sin embargo, Guatí Rojo y su mujer se dedicaron a coleccionar acuarelas para donar un museo a la Ciudad de México. Aparentemente, este fue el primer museo de acuarelas que se abrió al público en el mundo.

El jardín del museo es una obra de arte en sí mismo. Hay en él un "espacio poético" con una escultura en piedra que significa agua y una estela honrando al gran poeta azteca Netzahualcóyotl. Hay frases suyas en varios sitios del jardín junto con poesías de Guatí Rojo. Los sábados y domingos se imparten clases para niños en los jardines.

Las formas tempranas de color en agua (llamadas témpera y fresco) únicamente esperaban la invención china del papel que fue transmitido por los árabes hacia España y de ahí al resto de Europa para que apareciera esa forma de arte moderno llamado acuarela.

Durante la colonia, los mexicanos utilizaron acuarelas para pintar dibujos en amate de sus quejas contra las autoridades. Ya que, en su mayoría, eran iletrados éste era el único modo de hacer llegar sus tribulaciones a los oidores como lo habían hecho siglos antes al dibujar códices que contaban toda una historia o marcaban los linderos de diversas propiedades en mapas primitivos.

La colección permanente del Museo Nacional de Acuarela incluye obras de arte provenientes de diversos países así como del maestro Guatí Rojo. Hay pequeñísimas acuarelas en prendedores, tapas de libros, dibujos arquitectónicos y fragmentos de códices aztecas, además de grandes obras modernas. Dentro de los terrenos del museo, pero fuera del edificio principal, hay un pabellón para alojar las exhibiciones transitorias.

El museo está situado en la calle de Salvador Novo 88 que es perpendicular tanto a Francisco Sosa como a Miguel Ángel de Quevedo y así corre. Lo ideal es entrar por donde está la capilla de Panzacola y a dos cuadras se voltea a la derecha. Está abierto de 11 a 18 horas todos los días menos los lunes. Es una zona de tranquilidad dentro del trasiego de una ciudad como nuestra Ciudad de México.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorGalilea la tierra de la leche y de la miel
Artículo siguienteTarquinia y Tuscania, ciudades etruscas

Desde temprana edad su afición por los idiomas la ha llevado a graduarse en varios como el inglés, francés, hebreo, alemán y ruso, por lo que profesionalmente se dedica a ser traductora, sobre todo en inglés y español, ruso y francés, actividad que ha sostenido por más de cuarenta años. También ha sido maestra de inglés por más de veinte.

Como articulista sus inicios se encuentran en la revista de la Comunidad Bet-El, pero en forma continua por más de cinco años su intelectualidad se refleja en "Foro" y algunos en la publicación "Letras Libres", destacando sobre todo en ellos el folclor, cultura, lugares y aspectos netamente mexicanos.