Diario Judío México - ¿No te encanta cuando un plan se hace realidad?

Mientras construían la autopista 1 de Jerusalén en 1997, los poderes del momento añadieron un acueducto y una plaza decorativa al área en la parte superior de la calle Sultán Solimán, justo al oeste de la Puerta de Damasco en Jerusalén. Algún tiempo después, los vendedores ambulantes que habían bloqueado las calles de la Ciudad Vieja fueron concentraron, bajo estrictas pautas de comercialización, en la plaza oficialmente conocida como Pearls ‘Lane(Camino de las Perlas).

Con el paso de los años, el sitio se deterioró, con elementos indeseables que se unieron a los vendedores ambulantes legítimos y basura que cubría cada espacio vacío. Era un lugar para evitar cuando al caminar en Jerusalén Oriental.

En 2015, Benny Sasi, director de la East Development Company (PAMI) (Compañía de Desarrollo de Jerusalén Oriental), recorrió los muros con el subgerente Yefet. Echaron un buen vistazo al Camino de las Perlas y decidieron que el sitio merecía una revisión completa. Junto con un miembro árabe parlante del personal, Yefet comenzó a pedir a las personas que iban y venían desde la Puerta de Damasco sus ideas para una plaza completamente diferente.

 

La Puerta de Damasco y la Plaza de las Palmas en Jerusalén. (Shmuel Bar-Am)

Con los fondos puestos a disposición por el Ministerio de Jerusalén y Patrimonio, Yefet supervisó un cambio de imagen completo, desde nuevas bombas para el acueducto hasta la accesibilidad de sillas de ruedas para los transeúntes. Y en junio de este año, el sitio se reabrió oficialmente. Apodado la Plaza de las Palmas por PAMI, el otrora sucio, descuidado y hasta peligroso parque ahora cuenta con jardines, senderos, un acueducto que fluye y fuentes de colores siempre cambiantes que se iluminan por la noche. Lo mejor de todo es que los residentes (y los visitantes también) hacen todo lo posible para mantener el sitio meticulosamente limpio.

La Plaza de las Palmas es solo uno de varios emocionantes sitios a lo largo de la Calle Sultán Solimán, una calle secundaria que corre a lo largo del muro norte y llega a su esquina noreste. Bordeada por roca firme en ambos lados, la calle estaba pavimentada sobre un foso de la era cruzada durante el gobierno del Imperio Otomano en Palestina y lleva el nombre de su último sultán turco que reinó durante la mayor cantidad de tiempo.

La Calle Solimán y la Puerta de Damasco en Jerusalén. (Shmuel Bar-Am)

Solimán tenía varios títulos no oficiales. Para los europeos que estaban maravillados de la destreza militar del sultán – él dirigió personalmente ejércitos que conquistaron gran parte de Europa antes de ser detenido en la batalla de Viena en 1529 – era conocido como Solimán el Magnífico y Solimán el Grande. Sus súbditos turcos lo respetaban más por sus profundas reformas legislativas, y lo tildaron el Legislador.

Sultán otomano Solimán el Magnífico (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Sin embargo, lo que hizo por Jerusalén debería haberle dado el título de Solimán el Contratista, ya que reparó por completo el acueducto que llevaba agua a la ciudad, reparó los viejos mercados y construyó nuevos bazares, limpió los embalses y restauró el Domo de la Roca. Pero, lo más importante es que emprendió la enorme tarea de reconstruir, embellecer y fortificar las murallas, torres y puertas de Jerusalén.

La Puerta de Damasco y un perro que desaparece

Una de ellas, la Puerta de Damasco, es la más impresionante y la más ornamental de las siete puertas abiertas de la Ciudad Vieja. Ubicada inmediatamente al este de la Plaza de las Palmas, cuenta con amplios escalones y una plaza que está constantemente llena de gente.

Pero a pesar de que tiene casi medio siglo de antigüedad, la Puerta de Damasco en realidad está en pañales en comparación con la histórica puerta lateral y la Plaza Romana que se encuentran a más abajo.

 

La Puerta de Damasco en la noche. (Shmuel Bar-Am)

En 132 EC, los judíos de toda la Tierra de se rebelaron contra el dominio romano. Conocida como la Revuelta de Bar Kojba, fue aplastada por el emperador romano Adriano tres años después. Para celebrarlo, Adriano construyó un arco de victoria independiente que consistía en un magnífico portal central, con entradas a la ciudad, idénticas y menos ostentosas, a ambos lados. Una de las entradas más pequeñas permanece casi intacta, y se encuentra debajo y a la izquierda de la Puerta de Damasco.

Una columna coronada por una estatua del emperador Adriano estaba en una plaza justo dentro de la entrada antigua. Las distancias a diferentes partes del país se medían a partir de esta columna, que aparece junto con la plaza en el famoso mapa de Madaba del siglo VI descubierto en . La columna es la fuente del nombre árabe de la Puerta de Damasco – Bab el Amud – Puerta de la Columna.

 

El mapa de Madaba que representa la Jerusalén histórica es parte de un mosaico de piso en la primitiva iglesia bizantina de San Jorge en Madaba, . (Dominio público a través de Wikipedia)

Hoy, la plaza se llama Plaza Romana. Excavada en 1982, cuenta con un pequeño museo dedicado a la historia de la Puerta de Damasco y dirigido por el PAMI. El piso de piedra original todavía está allí, junto con mapas, explicaciones y una variedad de antigüedades de la época romana. En las últimas décadas, ha sido abierto y cerrado a los visitantes varias veces. Por el momento, solo los grupos que hacen arreglos por adelantado pueden visitar el sitio.

Una entrada intacta de la época romana a la Ciudad Vieja, ubicada debajo de la Puerta de Damasco. (Shmuel Bar-Am)

Uno de los sitios turísticos más emocionantes de la ciudad se encuentra justo al lado de la Puerta de Damasco. Pero tal vez nunca hubiera salido a la luz si no fuera por el Dr. James Turner Barclay, un ministro de los Discípulos de Cristo de Scottsville en Virginia. El Dr. Barclay llegó a Jerusalén en 1851 con su esposa y tres hijos, empeñados en convertir a los judíos y musulmanes de la ciudad al cristianismo. Pero descubrió que los musulmanes habían sido advertidos de la pena de muerte en el momento de la conversión. Y cualquier judío que tomara la cruz se enfrentaba al ostracismo total de su comunidad.

Con tiempo de sobra, Barclay y su perro dieron largas caminatas fuera de las murallas de la ciudad. Y fue en uno de estos paseos por la calle Solimán, en 1854, cuando su perro desapareció.

Finalmente, Barclay distinguió un débil ladrido. Siguiendo el sonido, descubrió una apertura muy pequeña en la pared que normalmente estaba oculta por una gran cantidad de basura, pero que había sido destapada ese año durante lluvias inusualmente fuertes.

Para no alertar a las autoridades turcas, Barclay esperó hasta que oscureciera y luego, con dos amigos, se aventuró a entrar en una enorme caverna de más de 9,000 metros cuadrados. Creada por las fuerzas naturales, había servido como una cantera durante siglos y, muy posiblemente, incluso fue utilizada por los trabajadores que construyeron el Templo de Salomón hace tres milenios.

La cueva de Sedequías. (Shmuel Bar-Am)

En el fondo de la cueva, hay un manantial que apenas fluye. La leyenda dice que sus aguas son las lágrimas derramadas por el Rey Sedequías, cuando Jerusalén cayó ante los babilonios en 586 AEC.

No solo la cueva de Sedequías y sus canteras han sido restauradas de forma deslumbrante para los visitantes, sino que actualmente la cueva alberga eventos musicales una o dos veces al mes. Cientos de velas colocadas artísticamente crean un ambiente encantador para los conciertos que, junto con la acústica de la cueva, ofrecen un sonido y ambiente mágico.

Concierto nocturno en la cueva de Zedekiah. (Shmuel Bar-Am)

Abajo, cerca del final de la calle, las blancas paredes de piedra caliza del Museo Arqueológico John D. Rockefeller brillan intensamente bajo el sol de Jerusalén. Inaugurado en 1938, con un impresionante techo de seis lados, el museo presenta miles de artefactos excavados en la región durante el mandato británico en Palestina (1920-1948).

El Museo Rockefeller fue diseñado por el arquitecto británico Austen St. Barbe Harrison. Estudiante de arquitectura bizantina e islámica, Harrison hizo un trabajo fabuloso de combinar el diseño oriental y occidental, incorporando largos pasillos con aperturas arqueadas, azulejos armenios, magníficas esculturas y estanques reflectantes.

Burj al-Laqlaq o, en español, Torre de la Cigüeña, se encuentra en la esquina noreste de las murallas de la Ciudad Vieja. Como es un importante camino migratorio para las aves, es probable que la torre haya recibido su nombre de las cigüeñas que solían descansar ahí durante sus migraciones. Entre las decoraciones de la torre se encuentra una Estrella de David totalmente incongruente, tomada casi con toda certeza de otro sitio.

Antes de 1948, cuando las murallas de la Ciudad Vieja marcaban la frontera jordana, la anfitriona de moda Kati Antonious servía elegantes cenas a la luz de la luna en la azotea de piedra de la enorme torre cuadrada. Kati estaba casada con George, secretario privado del clérigo musulmán más importante de Jerusalén. La pareja vivió un estilo de vida lujoso, y su salón fue envidiado universalmente. De hecho, todos los que formaban parte de la escena internacional, desde jeques árabes hasta políticos y poetas, visitaron su hogar, y continuaron haciéndolo incluso después de que Kati perdiera a su marido en 1942.

 

El Museo Rockefeller. (Shmuel Bar-Am)

Desde 1948 hasta 1967, toda la zona era una tierra de nadie fea llena de alambre de púas. Pero después de la Guerra de los Seis Días, cuando las dos partes de Jerusalén se reunieron, judíos y árabes regateaban juntos cada viernes en el Mercado de Ovejas al lado de la Torre de Cigüeña. Toda la semana se juntaban en las cafeterías y locales de hummus frente a la Puerta de Damasco. De hecho, nosotros mismos éramos habituales en las concurridas cabinas de sandía en verano.

Durante mucho, mucho tiempo, todo este entremezclado se detuvo. Con la apertura de la nueva plaza, sin embargo, y las luces decorativas frente a los negocios que, una vez más, han comenzado a desarrollarse, existe la esperanza de que esos días felices de paz y prosperidad regresen.

La cueva de Sedequías está abierta de sábado a jueves de 9:00 a 17:00. Los boletos cuestan NIS 18 para adultos y NIS 10 para niños y adultos mayores. No es accesible para sillas de ruedas y será difícil para las personas que usan andadores.

Los grupos interesados en visitar la Plaza Romana deben ingresar al sitio web de PAMI: www.pami.co.il/en. El número de teléfono es 972 2 6277550.

El Museo Rockefeller está abierto los domingos, lunes, miércoles y jueves de 10:00 a 15:00 y los sábados de 10:00 a 14:00. La entrada es gratuita pero solo hay estacionamiento los sábados. No es accesible para sillas de ruedas. Teléfono: 972 2 628-2251.

Aviva Bar-Am es el autor de siete guías en inglés de . Shmuel Bar-Am es un guía turístico autorizado que ofrece visitas privadas y personalizadas en para individuos, familias y grupos pequeños. Todos los derechos reservados.

 

(Traducido por el Consulado General H. de en Guayaquil)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorFallece Iosof Kobzon, el Frank Sinatra judío de Rusia
Artículo siguienteEl Impulso al Turismo Sustentable, Prioridad del Gobierno Federal