Después de un lapso que duró varios siglos para algunas comunidades y tan sólo unas cuantas décadas para otras, los piyutim o poemas litúrgicos hebreos, se han puesto de moda otra vez. Además de ser entonados por los jazanim en las sinagogas durante los rezos de Shabat y otras festividades, ciudadanos israelíes de distintos orígenes están formando grupos de canto de piyutim, asistiendo a festivales y eventos donde pueden disfrutar ese tipo de música, realizando búsquedas por Internet sobre el tema y escuchando raras grabaciones de esas melodías.

Mucho de este renovado interés proviene de la Universidad Hebrea de Jerusalem (UHJ), la cual se ha colocado a la vanguardia en la investigación sobre piyutim. El Profesor Ezra Fleischer, nacido en Rumania y prisionero de guerra durante la Segunda Guerra Mundial, describe en su libro "La poesía litúrgica judía en la Edad Media" a los primeros piyutim interpretados en la tierra de como una de las más auténticas creaciones del pueblo judío. Estas primeras líricas fueron escritas por los más renombrados poetas de aquel entonces y entonadas en sinagogas en lugar de los rezos acostumbrados. La investigación y recopilación que hizo Fleischer sobre estas melodías se encuentra en varios libros publicados por la UHJ.

Shulamit Elizur una de las alumnas de Ezra Fleischer y quien hoy en día dirige el Instituto que lleva el nombre de su profesor, es una de las académicas más serias sobre el tema y está continuando la investigación que Fleischer comenzara, así como el análisis de miles de documentos provenientes de la Guenizá de El Cairo que incluyen varios piyutim que ella está catalogando.

De acuerdo a Naomi Cohn Zentner, candidata a un doctorado en el Departamento de Musicología, el piyut comprende toda la poesía litúrgica, desde los zmirot cantados en familia durante las cenas de Shabat, hasta los cantos del final del sábado o de festejos familiares como bodas y circuncisiones.

Edwin Seroussi, profesor de musicología y director del Centro para la Investigación sobre Música Judía de la universidad, considera que la naturaleza del piyut ha cambiado al paso del tiempo y según del contexto. La creatividad poética religiosa judía va más allá de la definición académica y cae dentro de la categoría llamada piyutim, dice Seroussi, quien se ha dedicado a investigar sobre el canto de piyutim en África del Norte durante el Imperio Otomano.

La escritura de piyutim tiene sus inicios en la tierra de en los siglos IV y V, cuando menos 500 años antes de su composición en España, Polonia o Rusia. En la Península Ibérica se desarrolló hasta que las Cruzadas interrumpieron la vida judía en esa zona. Los creadores sefardíes de estos piyutim los inyectaron de vigor y cambiaron la forma artística al escribir sus cánticos inspirados en la floreciente poesía árabe. La expulsión de los judíos de España realmente contribuyó al desarrollo de los piyutim, ya que los refugiados los llevaron consigo a los diferentes destinos a los que llegaron a lo largo del Mediterráneo. Aunque la tradición de escribir y cantar piyutim desapareció en algunas comunidades, se mantuvo fuerte en otras que finalmente los hicieron llegar a Israel.

Sin embargo, no eran muy conocidas en el joven Estado de fuera de las sinagogas. El Dr. Meir Buzaglo del Departamento de Filosofía de la UHJ recuerda cuando su familia emigró de Marruecos en 1965. En ese entonces su padre, Rabí David Buzaglo, compositor y cantante de piyutim, intentó reestablecer esta tradición pero sólo logró tener impacto entre los círculos marroquíes.

Hace una década, Buzaglo empezó a organizar reuniones sabatinas en los dormitorios del campus del Monte Scopus en las cuales reunía paytanim (escritores de piyutim), profesores y estudiantes. La respuesta fue tal, que las reuniones han cambiado su sede al Bet Hillel, donde el programa actual incluye conciertos semanales y atrae a cientos de estudiantes. Buzaglo considera que es la música, más que la letra, la que representa el aspecto más poderoso de los piyutim. Sugiere que la creciente popularidad de los piyutim tiene que ver con el creciente interés en las tradiciones judías entre los israelíes seculares. Lo considera como un fenómeno benéfico sobre la sociedad en esta era de la globalización, ya que pueden servir como un puente entre judíos de diversos orígenes e incluso entre árabes y judíos, ya que encuentran su inspiración en la poesía árabe.

Hay quienes explican que la creciente popularidad de los piyutim se ha dado por diferentes razones. La música a nivel mundial se volvió popular a fines de los 80 y principios de los 90, lo que ha hecho que la gente se acostumbre a escuchar sonidos muy diferentes, tipos de música muy diversos y los ha llevado a sorprenderse con los aspectos judíos de este mundo de la música. A los mayores les atrae por la nostalgia mientras que la generación más joven busca algo nuevo y con mayores significados. Incluso se han dado mezclas entre los piyutim y músicas tipo rock. Además, los piyutim han logrado que los judíos seculares se sientan más cercanos a otros aspectos de su religión.

Hoy por hoy existen varias iniciativas que promueven los piyutim tales como las Kehilot Sharot (comunidades de canto), una red nacional que impulsa proyectos musicales como el de la Orquesta Andaluza, o el cuarteto Ha-Yona y ha integrado una página en Internet: www.piyut.org.il.

Este sitio, que se ha vuelto muy popular, es manejado por el músico Yair Harel y los profesores Seroussi y Buzaglo son parte de su comité académico, junto con otros activistas y estudiosos de los piyutim. El sitio contiene un verdadero tesoro de información sobre el tema, la mayor parte escrita e investigada por profesores de la Universidad Hebrea de Jerusalem, pero también incluye grabaciones del Archivo Nacional de Sonido de la Biblioteca Nacional de Israel, entre ellas, raras grabaciones históricas hechas antes de la Segunda Guerra Mundial.

Mucho del material de estos archivos está siendo digitalizado para asegurar que la Universidad Hebrea de Jerusalem continúe contribuyendo al creciente cuerpo de conocimientos y al interés general que hay sobre los piyutim.

* Tomado se SCOPUS, la revista de la Universidad Hebrea de Jerusalem, verano de 2009. Adaptado y traducido por Hellen Soriano, Directora de al Asociación Mexicana de Amigos de la UHJ.

FuenteHeidi J. Gleit

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAyuda a Juventud Maguen David a donar sillas de ruedas
Artículo siguienteEl insólito acuerdo del Estado de Florida con Stanford Trust Company Ltd.
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.