Este es el artículo 3 de 15 en la serie Nadia

Diario Judío México - Capitulo3

(Continuación de capitulo 2

(Liliana y Nadia en el carro ya de regreso) Amiga, ten cuidado con mi primo, las mujeres lo vuelven loco. Es divorciado  y tiene un hijo en . Es muy carismático y las mujeres se vuelven locas por él. Eso si, es muy capaz en los negocios.

Nadia: No te preocupes Liliana, yo todavía estoy muy enamorada de Armando y no podría mirar a nadie más. Y mucho menos a alguien tan joven como Ariel. Además en el fondo de mi corazón, siento que Armando va a regresar.

Liliana: Yo que tu no estaría tan segura, los hombres se van por alguien, ¿O acaso te lo imaginas solo en un hotel?

Nadia: Ya no me imagino nada amiga, mi mente en estas últimas semanas ha quedado vacía, tan vacía como mi corazón.

Liliana: ¿Y te dejo dinero? Porque si te hace falta algo, yo te puedo ayudar.

Nadia: Gracias amiga, el otro día fui al banco y se ve que Armando ha estado depositando dinero. En ese sentido no me ha abandonado.

Liliana: Es lo menos que podía hacer.

Nadia: Sabes hace rato me habló Karina y me dijo que me esperaban en la noche en un restaurante para cenar, espero no sea algo malo.

Liliana: (frenando el carro ya que llegaron a casa de Nadia) Amiga, perdón por lo que te dije de mi primo pero no quiero que nadie más te lastime.

Nadia: (Dándole un beso a Liliana) Gracias, nos hablamos mañana.

 

Ese mismo día pero ya de noche en el lobby de un lujoso hotel se encuentran sentados Liliana y Ariel.

Ariel: Lo que me estas pidiendo no es fácil. Nadia es una mujer especial y muy bella por cierto.

Liliana: (Seria) Ah no, con ella no,  es una mujer muy frágil y no solo eso, ella aún no sabe en que situación esta en lo que respecta a su matrimonio.

Ariel: Yo pensé que estaba divorciada, a una mujer tan bella no se le deja sola. Dime, ella aún vive con él?

Liliana: Por el momento están separados.

Ariel: Hablando de soledad primita, alguien disfruta tu cuer..,perdón, perdón, no pongas esa cara, tu belleza en todo el sentido de la palabra?

Liliana: No, nadie. Apenas estoy comenzando a disfrutar mi libertad, uniendo los pedacitos rotos de mi corazón.

Ariel: Solo una nueva ilusión te sacara de ese estado.

Liliana: Por el momento no quiero saber ni de amores, ni de ilusiones. En mi agenda no existen citas con un nuevo amor.

 

Esa misma noche en un restaurante elegante  están sentadas Nadia y sus hijas Karina y Laila.

 

Nadia: (Muy triste y con lágrimas en los ojos) Estoy segura que tiene un nuevo amor.

Karina: Tranquilízate mamá, vas a ver que papá se va a arrepentir y regresara.

Laila: Karina por favor, afrontemos la situación tal como es, papá quiere el divorcio.

Nadia: El divorcio?

Laila: Si, quiere darte el divorcio de una manera positiva para ti, sin pleitos y sin privarte de nada.

Nadia: De manera positiva? sin privarme de nada? acaso se puede terminar toda una vida de manera positiva?

Karina: A lo mejor aún lo podemos convencer para que regrese.

Laila: No, él ya tomó su decisión, nos los explico y pidió que habláramos contigo.

Nadia: Ni siquiera tuvo el valor de decírmelo cara a cara.

Laila: Y eso no es todo…

Nadia: Aún hay más?

Karina: Papá tiene otra mujer.

Laila: Y piensa casarse con ella después del divorcio.

Karina: No quiso decirnos quien es. A lo mejor es un pretexto.

Nadia: (Muy enojada y reaccionando) Esto no me lo esperaba, es horrible,  que fácil y cómodo es para el señor Garcés  dejar de lado toda una vida y largarse.  Y yo, yo me quedo con mis arrugas y mis kilos de más. Y donde quedaron mis noches de insomnio, cuidándole sus enfermedades imaginarias, porque ustedes saben que es un hipocondríaco.

Karina: Mamá cálmate por favor.

Nadia: (interrumpiéndola) Calmarme? como quieren que lo haga, como se hace, como quitarme este dolor. Me ha matado.

Karina: Yo tampoco lo voy a perdonar.

Laila: Nuestro papel de hijas en este momento es muy difícil.

Nadia: Lo se, creo que es mejor que nos vayamos, perdónenme pero no me siento nada bien

Laila: (dirigiéndose a la mesera) La cuenta por favor.

Las tres mujeres afuera del restaurante.

Nadia: Ustedes son lo más valioso que tengo, les prometo que voy a salir de esta, solo necesito vuestro apoyo, y el cariño que nos tenemos, va a hacer el resto…

Salen 3 mujeres abrazándose

Un día por la tarde después de algunas semanas

Casa de Rebeca, están en la sala tomando café.

Rebeca, Liliana, Abraham, Susana y Rina:

(Cata la sirvienta les sirve café a los invitados)

Rebeca: Cata por favor tráeme la bolsa roja que dejé en mi habitación.

Cata: Si señora.

Liliana: Pasó tan rápido el tiempo, no se porque ya se tienen que ir.

Abraham: Yo tengo que regresar a mi trabajo, hay tanto que hacer y acá se queda Ariel para terminar de enseñar el sistema.

Eso si, tiene que viajar al interior de la republica.

Susana: Se los encargo mucho, sobre todo a ti Liliana, ustedes aparte de primos son tan buenos amigos.
Liliana: Prometo cuidarlo y (riendo) cuando se porte mal le jalo las orejas.

Rina: Pues lo vas a dejar sin orejas, porque mi querido hermano, siempre se porta mal.

Rebeca: Ustedes viajen tranquilos, acá Liliana y yo lo vamos a poner en orden. Como cuando estaba en el ejército.

Rina: Ja ja ja…ingenuas, con mi hermano ni el ejercito Israelí pudo, más de una vez estuvo castigado.

Abraham: Basta hija, no le tires tantas flores a tu hermano.

Liliana: Flores que vienen con maceta y todo.

(Cata interrumpe y le da la bolsa a Rebeca)

Rebeca: Les quiero dar estos regalos, fue un gusto tenerlos con nosotros y ojala regresen pronto.

Rina: Y por qué no vienen ustedes, y no solo a visitarnos sino a quedarse, acuérdense que es  la tierra prometida, ahí esta el hogar de todos nosotros.

Susana: Por favor hija, no empieces con tu idealismo.

Rina: Pero mamá, no solamente es idealismo es una realidad.

Rebeca: Yo tengo mucho tiempo en este país, aquí pasé mi juventud, forme una familia y no cambio mi pasado por ningún futuro, aunque me lo pinten precioso.

Rina: Pero tía es que…

Abraham: (interrumpiéndola) Bueno creo que llego la hora de irnos.

Fin de Capitulo 3

Más Artículos en esta Serie

<< Nadia, 2da. parteNadia, 4ta. Parte >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorNo me hables, me siento mal
Artículo siguienteDebilidad y fortaleza

Nacida en México emigra, junto con sus hijos a Israel en 1975. Tiene en su haber la novela "Nadia", un libro de poesías denominado "Soy" y su más reciente creación, un libro de poemas y prosas titulado "Tejiendo La Vida" (2009).

Ha participado en varias antologías y ha sido representante de escritores en Zaragoza, España. Pertenece a las Peñas Literarias de Raanana en Israel y además estudia teatro con directores latinoamericanos.

Escribió una pelicula basada en su novela "Nadia" y actualmente esta traduciendo al hebreo su película "Agentes de Seguridad".

Sus colaboraciones en "Foro" han sido por años aunque por su lejanía sus intervenciones resultan esporádicas.