Este es el artículo 7 de 15 en la serie Nadia

Diario Judío México - Continuación del capitulo 6

Cámara enfoca la fachada de un restaurante típico Mexicano

En “Garibaldi”

Están Sentados  Nadia,  Ariel, Liliana y Eduardo.

Nadia: Como se conocieron ustedes?
Ariel: En , por casualidad Eduardo vino de voluntario a un kibbutz.

Nadia: Que es un kibbutz?

Eduardo: Mira, en existen unas comunas cuyo idealismo sionista es la principal razón de existir.  Por temporadas se aceptan voluntarios que vienen de todas partes del mundo a trabajar e incluso a aprender el idioma.

Nadia: Si mal no recuerdo, Liliana ya me había comentado algo al respecto. Se me hace un sistema increíble.

Ariel: La producción agrícola es el objetivo principal y todo se basa en el consumo comunitario… Hoy en día muchos se han convertido en empresas privadas y  desarrollan productos exclusivos.

Eduardo: Oíme che, si  vos vas a darnos una charla de tu país, yo me llevo a los mariachis, a las damas y me voy a mi apartamento… O mejor me las llevo a San Juan.

Liliana: No sabía que eras de san Juan. .

Eduardo: Si, soy de San Juan y desde joven he sido muy inquieto.

Liliana: Pues para ser argentino eres bastante simpático.

Nadia: Ay amiga, no ofendas al caballero que no es porteño. Ni que los mexicanos fuéramos la excepción de la regla.

Eduardo: No me ofendió, estoy acostumbrado,  como dicen por ahí?

Ariel: (interrumpiendo) Hazte la fama y échate a dormir. Es increíble, estamos reunidos aquí 2 mexicanas, un Argentino y un Israelí. Judíos, católicos y libaneses, o sea una rica mezcla de religiones y razas.

Liliana: Podríamos poner un cartel “Sucursal de las Naciones Unidas” porque aunque provenimos de diferentes costumbres tenemos algo en común.

Nadia: ¿Se puede saber que tenemos en común?

Liliana: La simpatía, el deseo de divertirnos y, lo más importante, la energía positiva que emanamos en grupo.

Ariel: Por eso mismo brindemos por una amistad duradera.

Los 4 alzan sus copas brindan y los mariachis empiezan a tocar

Cámara enfoca sus rostros alegres.

Fin de escena

 

La misma noche

Cámara enfoca a Armando y Renata llegando  a la casa

Entran discutiendo a la sala.

Renata: (quejándose) No se cual era la prisa por regresar. Apenas a esta hora empieza el ambiente.

Armando: Te cuesta tanto comprender que apenas me estoy recuperando. Además a mi el ruido de la discoteca me enferma.

Renata: Pues a ti todo te enferma, dime, así eras con Nadia?

Armando: A Nadia no se le ocurría meterse en esos antros de tortura.
Renata: Yo puedo comprenderte, claro, pero tú a mi no.

Armando: Por que mejor no nos vamos a acostar, estoy cansado, mira que hora es, ya está amaneciendo.

Renata: Desde que nos casamos todo ha cambiado entre nosotros. Hasta parece que fuéramos a festejar nuestras bodas de plata…y de sexo, ni para que hablar…mmm…como extraño esos días de conquista.

Armando: Nunca estas contenta, nunca estas satisfecha.

Renata: (Alzando la voz) Ahora me vas a recriminar, cuando tú fuiste el que empezaste conmigo. Es el colmo! Yo, con un viejo como tu….

Armando: La solución es fácil. Agarra los trapos de Cardín que te compré, toma las llaves del volvo,  llévatelo, te lo regalo y regresa a tu vecindad.

Renata: Estas escenitas con diálogos telenovescos  se las hacías también a Nadia?

Armando: (alzando voz y muy enojado) Estas enferma, tu reacción es patética,( golpeando con su puño) No quiero oír más el nombre de Nadia en tu boca.

Renata: (burlona y asustada)  Ah! Ahora comienzo a entender, el problema no era de Nadia, el problema tuyo es sexual, y te cuesta aceptarlo.

Armando: (Gritando) Basta, esta platica esta completamente fuera de lugar.

Renata: Te resultaría más fácil discutirla en los juzgados, ahí estas acostumbrado a ganar casi todos tus casos.

Armando: (Trastornado) Este juicio ha sido el más…!!!(Armando se va)

Renata se pone a llorar

Fin de Escena

Misma noche -Cámara enfoca la fachada de la casa de Nadia.

Llegan Nadia y Ariel en el carro. El frena y se quedan platicando.

Nadia: (Se acerca a Ariel a darle un beso en la mejilla)

Gracias por la velada tan linda y por traerme a casa.

Ariel: (Le toma la mano) Espérate, en mi país las veladas y diversiones apenas comienzan a esta hora. (Señalándose su reloj)

Nadia: Entiéndeme Ariel, (Tartamudeando) yo no soy…mira, hasta hace unos días llevaba una rutina muy diferente a esta.

Ariel: Por ahí oí decir que te dejaron solita. Yo voy a ayudarte a salir de la rutina. Por lo pronto invítame a tomar una copa a tu casa.

Nadia: No creo que sea lo más correcto. Será que en tu país viven tan rápido por cuestiones de guerra?

Ariel: (Acariciándola) Tranquila mujer. No te estoy apurando, pero, me gustas mucho…me fascinas… Hace tanto que no sentía una atracción como esta.

Nadia: No te creo, los hombres para conquistarnos siempre nos dicen cosas bonitas…y cuando ya nos tienen en sus brazos…

Ariel (interrumpiéndola y abrazándola)Y cuando las tenemos en nuestros brazos, sobre todo a una mujer como tú, no la queremos soltar jamás… así que si me permites, nos vamos a tomar juntos la ultima copa de la noche…Mirando el reloj… bueno, la primera de la madrugada.

Fin de escena

 

Al poco rato

Nadia y Ariel están bailando en la sala muy sensualmente, a media luz. El la está besando en el cuello y empieza a desabrocharle la blusa.

Nadia: (Separándose) No, no creo que sea correcto.

Ariel: Por favor, no detengas este momento mágico, vivámoslo.

Nadia: Tengo miedo.

Ariel: Tranquila, estas conmigo…

Se ve una escena muy sensual.

Terminan acostados en la cama….

Fin de escena

 

Al otro día a mediodía

Interior de la recamara de Nadia

Luego de una escena de amor al despertar

Nadia se levanta y abre las cortinas.

Ariel: Te ves muy guapa al despertar
Nadia:
Guapa?  Así de despeinada y sin maquillar?

Ariel: Desde cuando los Ángeles se peinan o se maquillan?   Ven a mi lado, porque ya te extraño.

Nadia: (sentándose a su lado) Mentiroso…

Ariel: Hubiera querido detener el tiempo, pero es tan terco, no se deja.

Nadia: Pero sí lograste detenerlo en mis sentimientos.

Sonríen pícaramente en eso suena el teléfono

Nadia: Hola

Liliana: Que pasó flojita? No me digas que aún estas durmiendo?

Nadia: Es que anoche me acosté muy tarde.

Liliana: Tampoco encuentro a Ariel, no esta en el hotel y no me quiero quedar un domingo aburrida en casa, que planes tienes?

Nadia: Que te parece si yo te hablo más tarde?

Liliana: (Suspirando) Bueno que así sea. (Cuelga)

Nadia: (Dirigiéndose a Ariel) No se si comentar algo de lo nuestro con tu prima, me sentí incomoda.

Ariel: No tienes razón de sentirte mal. Somos adultos y esto no afecta a nadie.

Nadia: Es que mi relación con Liliana es muy especial, nos contamos todo.

Ariel: ¡Todo?

Nadia: Aja, así es.

Ariel: Vaya con las y sus confidencias. Y a propósito Nadia, yo prefiero que nos veamos en mi hotel. Me imagino que aún aquí hay muchos recuerdos de tu pasado.

Nadia: Será mejor, ahí podemos hacer más travesuras.

Ariel: Ah! Así que me salió traviesa mi metuka.

Nadia: (Pícaramente) Tu que?

Ariel: Mi dulzura en hebreo (Acariciándola sensualmente)

Nadia: Ahora resulta que vamos hacer el amor en hebreo?

(Acariciándola sensualmente)

Ariel: Podríamos hacerlo la mitad en hebreo y la mitad en árabe.

Nadia: Mejor hagámoslo en silencio

(Empieza una escena de sexo)

Fin del capitulo 7

Más Artículos en esta Serie

<< Nadia, 6ta. ParteNadia, 8va. Parte >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorMazl Tov! Felicidades a Joel y Janet por el nacimiento de su hijo
Artículo siguienteEl costo de comprar el cariño

Nacida en México emigra, junto con sus hijos a Israel en 1975. Tiene en su haber la novela "Nadia", un libro de poesías denominado "Soy" y su más reciente creación, un libro de poemas y prosas titulado "Tejiendo La Vida" (2009).

Ha participado en varias antologías y ha sido representante de escritores en Zaragoza, España. Pertenece a las Peñas Literarias de Raanana en Israel y además estudia teatro con directores latinoamericanos.

Escribió una pelicula basada en su novela "Nadia" y actualmente esta traduciendo al hebreo su película "Agentes de Seguridad".

Sus colaboraciones en "Foro" han sido por años aunque por su lejanía sus intervenciones resultan esporádicas.