Diario Judío México -

La historia contemporánea del judaísmo se puede decir que se inicia con la Revolución Francesa en 1789 y el reconocimiento de los Derechos del Hombre y del Ciudadano establecidos en la Declaración suscrita el 27 de agosto de ese año, ideas y principios que se esparcen por toda Europa y que la mayor ía de los países reconocen, como Alemania, Italia, los Países Bajos, Dinamarca, Noruega, Suecia, entre otros.

Esta lucha se introdujo en la vida judía e incidió en que naciera el movimiento sionista que propugna a su vez una nueva forma de acción, esta vez , en circunstancias que hasta la fecha los judíos se habían caracterizado por ser un pueblo esencialmente religioso, pero que entonces visualizó que de esa manera se podía abrir el camino de retorno a su patria ancestral.

De esta nueva acción nace el movimiento sionista que en su primer Congreso, convocado por Teodoro Herzl y realizado en Basilea, Suiza, en 1897, crea los fundamentos del proyectado Estado judío y da comienzo a la acción sionista mundial.

De aquí nace la OSM cuya conocida y fructífera labor, quizás única en la historia de los movimientos nacionales, obtiene en sólo 50 años de la Sociedad de las Naciones la aprobación para florecer en su Estado milenario. El éxito de esta organización en la defensa del honor, de los derechos y de la seguridad del pueblo judío en el mundo ha sido sin precedentes.

En esta intensa labor sionista se destacan valores y personalidades que deben ser objeto de reconocimiento por las generaciones actuales quienes deben tener presente sus nombres, su obra y su contribución al logro de la libertad que nos permite hoy disfrutar en el moderno Estado de .

Por ello, esta vez, a 28 años de su fallecimiento, el 29 de agosto 1982, recordamos a Nahum Goldmann, uno de los líderes de la diáspora, cuya fundamental intervención en las negociaciones del acuerdo de reparaciones con la Alemania de Adenauer, posibilitó el éxito y la salvaguarda de porque ha permitido su progreso y su estabilidad económica.

Nahum Goldmann nació en Wisniev, Polonia, en 1895. Hijo de una familia de intelectuales, se muda con sus padres en 1900 a Francfort del Main, Alemania, donde recibe educación hebrea por la influencia de su tío, Ben Avigdor. Posteriormente realiza sus estudios de leyes, historia y filosofía en Marburg, Heidelberg, y Berlín donde se gradúa en leyes y filosofía. Visita en el año 1913 y fruto de sus vivencias escribe su primer libro «Eretz ». Durante la primera guerra mundial fue relator en asuntos judíos del Ministerio Imperial de Relaciones; desde 1921 edita, junto a Jacob Klatzkin, la revista Freie Zionistische Blaetter, en Heidelberg, y juntos también fundan la empresa editorial Eshkol en la que editan la Enciclopedia Judaica que deben interrumpir en 1934. El predijo muchas veces el peligro y la amenaza que el partido nazi representaba para los judíos. También colabora con Martin Buber en Der Jude.

Desde muy joven milita en el movimiento sionista y ocupa cargos de dirigencia en la Federación Sionista Alemana, en el Comité de Acción de la Organización Sionista Mundial (1923), en el Ejecutivo Sionista y como representante ante la Sociedad de las Naciones (1937). Después de la llegada de Hitler se traslada desde Suiza a Estados Unidos y viaja muchas veces a y a varios países de América Latina. Durante el período del Mandato Británico en estuvo involucrado en la causa sionista, participando activamente en las negociaciones. Después de la guerra trabajó intensamente con David Ben Gurión por la creación del Estado de . Él siempre expresó su preocupación por el posible estallido de una guerra después que el Mandato Británico se hiciera a un lado y el Estado de fuera proclamado, tal como ocurrió. Él había apoyado la creación de dos Estados, uno árabe y uno judío.

Desde 1948 hasta 1977 presidió el Congreso Judío Mundial. Durante su liderazgo se firmó, el 10 de septiembre de 1952, luego de seis meses de negociaciones, el Acuerdo de Reparaciones con Alemania para los sobrevivientes del Holocausto. Un acuerdo similar se firmó en 1954 con Austria. Goldmann también trabajó por otras causas incluyendo el Judaísmo soviético, la lucha por la educación, la cultura y la fortaleza de las instituciones judías fuera de para prevenir la asimilación.

Aun cuando muchos sostienen que no fue un político claramente identificado con Israel.residió en Suiza, Francia, Estados Unidos y otros países más tiempo que en Israel. no se puede desconocer que gracias a sus acciones se obtuvo enormes beneficios para los sobrevivientes del Holocausto, lo que repercutió en el progreso y estabilidad económica de la ciudadanía.

Ha sido nuestro interés recordar en esta fecha esta figura tan valiosa del juda ísmo mundial que las actuales generaciones, en su mayoría, desconocen y así reconocer la grandeza de su obra y su personalidad.

Tenemos el propósito de continuar reseñando la vida y obra de otras figuras señeras del judaísmo mundial, para ejemplo de las futuras generaciones.

Le recomendamos:

The Jewish Paradox , de Nahum Goldmann

¿Puede Israel ser un país democrático y judío?, ¿Puede Israel tener relaciones sanas con las comunidades judías del mundo?

Leer más

The Jewish Paradox
Autor:
Nahum Goldmann
ISBN 0-448-15166-9
Comprar en línea

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDesde Adentro 53a parte: El séptimo arte
Artículo siguienteNi la burla perdonan cuando la corrupción es institucional