Diario Judío México - Pocos días después de la muerte de su abuela, la neurocientífica cognitiva, futurista y autora Julia Mossbridge tuvo un sueño. En el sueño, su abuela le dijo: “Sabes, Julia, siempre leo el libro de derecha a izquierda”.

“Esto es lo poco que sabía sobre el judaísmo en ese momento”, Mossbridge le dice a The Times of Israel en una reciente entrevista en video durante una gira por los Estados Unidos. “No sabía que el hebreo se escribe de derecha a izquierda. Pero le conté a mi madre sobre el sueño y ella dijo: ‘Oh, interesante. El hebreo se escribe de derecha a izquierda. Tu abuela no era judía, pero eso es interesante”.

No pasó mucho tiempo después del sueño que la familia encontró una reliquia de la que la abuela había estado en posesión: un pequeño pergamino almacenado en una bolsa de plástico. El pergamino había estado en la familia del padre de Mossbridge durante generaciones.

Acompañándolo, había una nota escrita a mano: “Estoy bastante segura de que se trata de un pergamino chino transmitido por uno de nuestros parientes misioneros”.

Mossbridge echó un vistazo al pergamino y supo que no estaba escrito en chino. Estaba bastante segura, de hecho, estaba escrito en hebreo. Pasarían algunos años más, y algunos más extraños pero conmovedores e inexplicables sucesos relacionados con el judaísmo, antes de que Mossbridge entendiera que ella estaba, en sus palabras, “llamada” a la religión. Se convertiría a los 30 años de edad, luego de tropezar accidentalmente con un servicio de Yom Kippur durante la semana en un auditorio de la Northwestern University y ser conmovida hasta las lágrimas por el sermón del rabino sobre la unidad.

Ahora, 20 años después, Mossbridge, becaria del Instituto de Ciencias Noéticas, ubicada cerca de su casa en el norte de California, y profesora visitante del departamento de psicología de Northwestern, es coautora de un libro que algunos podrían decir que es extraño. Ocurrencias inexplicables. Mossbridge probablemente no estaría de acuerdo.

'El Código de la Premonición: La Ciencia de la Precognición', coescrito por Julia Mossbridge y Theresa Cheung. (Cortesía)
‘El Código de la Premonición: La Ciencia de la Precognición’, coescrito por Julia Mossbridge y Theresa Cheung. (Cortesía)

“El Código de la Premonición: La Ciencia de la Precognición”, coescrito por Mossbridge con la exitosa autora Theresa Cheung y elogiado por Deepak Chopra y Eben Alexander, trata sobre seres humanos comunes que tienen experiencias aparentemente extraordinarias. “¿Alguna vez has tenido la sensación de que algo iba a suceder y sucedió?”, “¿Has tenido un sueño y luego lo has visto jugar en tu vida de vigilia?”

Si bien la mayoría de las personas descarta estas premoniciones como coincidencias, cada vez más evidencia científica indica que la precognición es en realidad una habilidad aprendida que todos podemos practicar y perfeccionar, en lugar de un poder que poseen algunos oráculos excepcionales de la actualidad.

“La precognición se coloca en dos contenedores, dependiendo de si eres un científico o no”, explica Mossbridge. Pero ninguno de los contenedores es exacto. Los no científicos tienden a poner la precognición, incluso si creen que es real, en la papelera de ‘Wow, eso es raro’. Mientras que la mayoría de los científicos piensan que la creencia de la cultura pop en estas cosas es errónea. La mayoría no sabe qué tan rigurosos son estos estudios, no lee la literatura, y mi menos favorito, no están dispuestos a tomarse el tiempo para hablar con alguien que investigue sobre eso”.

A Mossbridge le apasiona lo que investiga, escribe y da conferencias sobre temas relacionados con el tiempo, la inteligencia artificial, la precognición controlada y el amor incondicional.

Involucrada en una variedad de proyectos de vanguardia, incluido el proyecto de investigación de Hanson Robotics “amar a AI”, Mossbridge quiere compartir con el mundo lo que ha aprendido sobre “cómo lidiar con los misterios del tiempo lleva a las personas a cambiar sus vidas para mejor”.

“Hay evidencia de precognición y en física de retrocausalidad [cosas en el futuro que causan efectos en el pasado]. Dado que la gente me envía correos electrónicos constantemente diciendo: ‘Tengo este problema donde predigo eventos futuros y no sé qué hacer’ o ‘Me gustaría poder predecir eventos futuros’, quería escribir un libro que ayude a las personas a mantener esto bajo control de una manera que sea positiva y ponga un marco a su alrededor que diga que podría hacer esto de una manera que sea ética, de una manera que ayude al mundo, de una manera que sea consistente con sus creencias religiosas, de una manera que enriquezca tu vida”, dice mossbridge.

Ayudar al mundo mediante ejercicios y técnicas respaldados científicamente para conocer el futuro requiere un examen cuidadoso de la propia postura ética sobre la precognición. Con este fin, parte del libro está dedicado a cultivar una comunidad de “Precognición positiva”, un grupo global de personas que desarrollan sus habilidades precognitivas para el mejoramiento de la sociedad. Positive Precogs se esfuerza por aprender y evolucionar, así como englobar cinco principios de “REACH” descritos en el libro y en el sitio web de investigación, capacitación y comunidad del “Código de Premonición”:

  • Respeto por lo desconocido.
  • La ética en nuestro uso de la precognición.
  • Exactitud de nuestras habilidades precognitivas.
  • Compasión por nosotros mismos y por los demás.
  • Honestidad en todos nuestros tratos.

El sitio web del “Código de la premonición” también presenta videos de Mossbridge que muestran algunos de los ejercicios descritos en el libro. Pero la presentación para el video no fue cosa de una sola vez. La propia Mossbridge es un Precognitiva Positiva.

“Mi práctica controlada de precognición es como una práctica de meditación: es una forma de saber lo que hay en mi alma y de conocerme a mí misma con el tiempo”, dice ella.

“Pienso que cada uno de los eventos de nuestra vida, como cuentas en un collar y una precognición controlada, es como hacer el collar, hacer la conexión entre nuestro pasado y el futuro. Hay algo extremadamente fortalecedor y poderoso sobre la conexión con uno mismo a lo largo del tiempo”, dice Mossbridge.

“Me recuerda al shofar en las altas fiestas cuando pasas de doo-doo-doo-doo-doo-doo-doo-doo-doo-doo [las nueve notas de staccato del toque teruah ] al dooooooooo [del teki’ah ]. Es la conexión de esos dos”, dice ella.

Mossbridge ha tenido una relación profunda con D’os desde que era una niña pequeña, dice ella. Y, ella también ha estado profundamente involucrada en la investigación científica desde entonces.

Autora y neurocientífica cognitiva Julia Mossbridge. (Cortesía)
Autora y neurocientífica cognitiva Julia Mossbridge. (Cortesía)

“Veo la ciencia como un camino espiritual, como un camino místico”, dice ella. ”Con la ciencia, hay incógnitas, pero también existen estos rituales para encontrar las respuestas. No sabes si los rituales van a funcionar o incluso si son los rituales correctos, pero son todo lo que tienes”.

“Es lo mismo con el judaísmo. Creo que por eso tenemos tantos científicos judíos. Es fácil pasar de ‘estoy tratando de descubrir los misterios del universo y estos son mis rituales para hacerlo’, a ‘estoy tratando de descubrir los misterios del universo y estos son mis rituales para hacerlo’, dice Mossbridge mientras se ríe. “Es lo mismo, solo que rituales diferentes”.

Mossbridge dice que todos estos años después, su familia aún no ha resuelto el misterio del pergamino hebreo de su abuela. Sin embargo, gracias a la ciencia, otra importante incógnita fue resuelta recientemente para la neurocientífica. Resulta que ella proviene de un linaje genéticamente judío.

Hace unos años, Mossbridge hizo pruebas de ADN en 23andMe. El informe, dice Mossbridge, indicó su haplotipo materno, la secuencia de ADN del ADN mitocondrial, que se hereda de la madre y se transmite de madre a hija, muestra la ascendencia judía ashkenazí.

“Sabía que era 100% escocesa-irlandesa, pero descubrí que era escocesa-irlandesa-judía”, dice.

Artículo original de © israelnoticias.com | Autorizado para su difusión

FuenteIsrael Noticias
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEncrucijada
Artículo siguienteMexicano miembro de la comunidad judía, nominado como mejor técnico de Concacaf, Jacques Passy