Diario Judío México - Hoy en su conferencia matutina el presidente comparó el asilo de con el concedido a Trotsky y la “protección” que Cárdenas ofreció a la comunidad judía.

Primero debo destacar que el presidente tiene como tal el derecho de asilar a quien quiere, aunque yo creo que los asilados deben aceptar su condición y no usar el país como megáfono o plataforma para provocar confrontaciones y situaciones embarazosas a quien les abre las puertas.

Una vez reconocido esto debemos corregir algunos detalles de la afirmación de hoy.

Primer, Cárdenas NO apoyó a la comunidad judía como claramente ha sido demostrado por la investigadora Daniela Glacer.

Cárdenas si apoyo a los refugiados españoles -entre los cuales estaban algunos judíos miembros de las Brigadas Internacionales y de la resistencia antinazi- cuya presencia catapultó a hacia adelante en muchísimos campos profesionales, académicos e intelectuales, pero nunca “protegió” a la comunidad judía.

Dicho esto que no es más que un dato colateral, comparar a con Trotsky seguramente halagará al boliviano pero no necesariamente al ruso cuya incorruptibilidad fue corroborada en múltiples ocasiones pero peor aún, la comparación debe poner a temblar e Evo porque, como la historia lo registra, el gobierno de Cárdenas no solo cerró las puertas a la inmigración judía, sino que ni siquiera pudo dar a Trotsky la seguridad necesaria y así presenció su asesinato por Stalin -en su momento usando a Siqueiros como sicario- así que, si fuera Morales empezaría a preocuparme.

Por otro lado, comparto con el Sr. presidente el orgullo de pertenecer a un país que puede darse el lujo de recibir refugiados de todo el mundo y espero que mantenga esta actitud, pero con la limitante de asegurar – por difícil que esto resulte- la pasividad del refugiado.

Que se quede acá, que busque trabajo, que genere sus propios ingresos -que no sea eternamente becado por la nación que lo recibe- y sobre todo que no nos use para insistir en regresar a un país donde tanto las elecciones como la “opinión pública en la calle”, la de las encuestas extraoficiales, lo han obligado a salir por haberse querido entronizar en un puesto que ya no le correspondía.

No, Morales no es Trotsky ni es un refugiado de una persecución. Es un líder que tuvo su momento y sus glorias pero que las disipó con su insistencia de quedarse en el poder y que ahora, viviendo en , debe olvidar para dedicarse a demostrar que puede ser un ciudadano productivo, trabajador y un ejemplo de lo que les pasa a los líderes que creen que pueden burlarse eternamente de las instituciones democráticas y la voluntad del pueblo.

Así que, bienvenido Sr. Morales porque con su presencia nos demuestra primero que la ciudadanía si puede obligar a los líderes a respetar las leyes y dos, que ningún líder es ni eterno ni mesiánico y que hay que aprovechar el tiempo que la elección -y los votantes por su intermedio nos brindan- para trabajar arduamente en mejorar al país todo y no en buscar la reelección.

Gracias señor presidente por tener la humanidad para recibirlo y la humildad para hacerle saber que no debe usarnos de plataforma para tratar de violar la voluntad de su pueblo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

  1. La política de asilo político de México no es “un lujo” que se está dando AMLO. Es un principio que se ha establecido y mantenido con los gobiernos surgidos después de la Revolució.. Concurro que no ha sido perfecto, pero = ha sido de las mejores del continente. Este principio que brindó asilo o judíos de Argentina y Chile (cuando los golpes de estado fascistas) y de Estados Unidos, durante el Macartismo. La mejor protección que los judíos tenemos en Mexico, es que el estado laico también se ha mantenido firme. Con todo respeto, considero que las aseveraciones que hace el autor sobre el principio de asilo en México, son mas de cáracter ideológico, que de una lectura fiel de la historia.

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSe buscan voluntarios para las Macabeadas en San Diego 2020
Artículo siguienteNo puede ser un pekado sin remedyo
Como reportero ha escrito para los principales diarios de México, incluyendo Excelsior, Novedades, UnoMasUno y las principales revistas mexicanas. Sus reportajes internacionales han sido reproducidos por O Globo en Brasil y La Nación en Argentina. En televisión, fué reportero para 60 Minutos y Hoy Domingo, condujo su propio programa y ha producido incontables programas de radio y televisión con gran éxito. Fué Director de Noticias Internacionales para Telesistema Mexicano hoy Televisa. Como reportero y productor de radio, ha recibido numerosos premios, incluyendo el reconocimiento al "Mejor Programa Cultural de Radio en México" en dos ocasiones. Ha sido catedrático para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Iberoamericana. Sus libros han sido usados como libros de texto. Para Internet, ha creado importantes sitios web como SaveTheMusic.com y con su experiencia en comunicaciones, noticias y producción, trae a la mesa las habilidades necesarias para lanzar World Media Networks y su primera red, Hispanopolis.com; el primer centro hispano de contenido multimedia.