Diario Judío México - “No existe una solución diplomática para Gaza”, esas fueron las palabras del Primer Ministro Israelí durante su participación en la celebración/recordatorio del Centenario de la Primera Guerra Mundial en Francia hace solo dos días. Horas después, luego de varios bombardeos por partes de la aviación israelí contra infraestructura de Hamas y la Yihad Islámica como resultado de varios misiles lanzados contra territorio israelí, una operación israelí de recopilación de información en terreno gazatí fracasó. Esto desencadenó una serie de enfrentamientos entre los agentes israelíes que intentaron infiltrarse en Gaza y culminó con la muerte de un teniente coronel druzo-israelí. Además, murieron siete miembros de las Brigadas Al-Qassam-el brazo armado de Hamas-entre los que se encontraba Nur Barakeh, uno de los comandantes de Hamas en la región de Khan Younis.

Para poder salir de Gaza, la aviación israelí ofreció apoyo a los agentes en el terreno e incluso atacaron el vehículo que utilizaban los agentes israelíes para que no quedara ningún rastro físico que pudiera ser de uso para Hamas. Posteriormente, Hamas y las distintas facciones palestinas islamistas y terroristas que habitan la Franja de Gaza comenzaron a lanzar misiles hacia territorio israelí, asesinaron a un civil en el interior de una casa israelí en Ashkelon e hirieron a más de 60 personas (entre ellos a un soldado que estando cercano a un autobús-vacío- que desplegaba soldados cercanos a la frontera con Gaza fue atacado por un misil), mayormente civiles del sur de . De hecho, el pasado Lunes, en solo 5 horas, Hamas lanzó más de 300 misiles. Una movida que demuestra que pese al embargo a nivel de aire, tierra y mar que hay sobre la Franja de Gaza, Hamas y las facciones que coexisten allí siguen fortaleciendo su arsenal armamentístico. También, fue curioso ver cómo la Yihad Islámica-la cual hoy día recibe más apoyo financiero y militar que Hamas por parte de -utilizó misiles de precisión, como mencioné previamente, para atacar a los soldados que se desplazaban cercanos a la frontera entre y Gaza. Demostrando así que el apoyo iraní, al igual que el país de los ayatolás hace con Hezbolá en Líbano, además de armas también está proveyendo conocimiento en materia de misiles de precisión.

Sin embargo, luego de que Hamas haya accedido (tras la intermediación de Egipto; rol que este país vecino ha estado jugando por los pasados años debido a sus intereses en Gaza y como resultado de sus esfuerzos por proteger el Sinaí de seguir radicalizandose) a un cese del fuego me parece que se pueden hacer varias conclusiones claves de lo que ha estado aconteciendo. Primero, es más que obvio que una Gaza sin Hamas sería una pequeña Libia (debido a que allí además de Hamas está Al-Qaeda, ISIS, la Yihad Islámica, el Frente Popular para la Liberación de Palestina-grupo implicado en la Masacre de Lod-, tribus salafistas, entre otros grupos radicales que en caso de que Hamas no sea la cabeza de la franja llevarían a este pequeño pedazo de tierra a un caos infinito y les empujará a un aislamiento de envergadura astral) y a esto no le conviene. Sonará extraño, pero a le vendría bien, en caso de no querer volver a penetrar en la franja, mantener a Hamas en el poder ya que ha sido la única facción, a diferencia de la Autoridad Palestina (AP) quienes “liderados” por Mahmoud Abbas no han dicho ni “pío” ante lo recientemente acontecido; sólo el portavoz de éste dijo que sí el conflicto escalaba sería culpa de , que ha sabido manejar y estabilizar Gaza.
Segundo, luego de este enfrentamiento de “disuasión”, y luego de los casi 500 misiles que Hamas lanzó hacia durante todo el periodo de combate entre ambos bandos, Hamas y los entes que habitan en Gaza son los que mejor posicionados quedaron. ¿Por qué? Porque a pesar de que bombardeó varias infraestructuras militares de importancia extrema para Hamas y la Yihad Islámica, e incluso atacó a la principal televisora gazatí con vínculos claros con Hamas, ellos demostraron que debe tener más baterías de su “Cúpula de Hierro” en el sur del país (ya que esta zona será el punto de ataque gazatí constante en el futuro) y debe de reforzar mejor la frontera con Gaza ya que desde ahí se han dirigido los ataques selectivos que se han realizado contra territorio israelí.

Tercero, la decisión de ‘Bibi’ Netanyahu de no entrar en un combate más extenso, que sin dudas no tendría un efecto positivo a largo plazo para ninguno de ambos bandos, es muy sabio y lógico. Un ejemplo de este interés, maduro y sensato por parte de Netanyahu, fue reconocer que habían negociaciones con Hamas (algo a lo que se negaba a hacer públicamente en 2014 debido a la atmósfera tan “alconista” que predominaba por aquella época), apoyar el que se le siguiera supliendo gasolina y electricidad a los gazatíes, y llegar a un acuerdo para que los $15 millones de dólares que Catar envió para el pago de los empleados públicos de la AP (a pesar de que el Frente Popular para la Liberación de Palestina atacó el convoy que traía estas tres maletas con la cantidad antes dicha hacia Gaza) ocurriera.

Finalmente, todo esto demostró que la AP no tiene voz ni voto en Gaza, y mucho menos influencia política allí. A pesar de que Hamas utiliza sus empleados públicos, la AP ha demostrado que su existencia es tan débil que si no fuera por la cooperación en materia de seguridad que tienen con los israelíes en Judea y Samaria, desaparecerían. En otros aspectos, este evento ha demostrado también que Egipto es el intermediario clave-desde la llegada de Al-Sisi al poder-entre y Hamas, y que si Egipto no estuviera involucrado, los “túneles del terror”, como le llaman los israelíes a los túneles con un costo de $3 millones de dólares que Hamas crea desde Gaza para penetrar territorio israelí, hacia la Península del Sinaí. Cabe destacar que muchos de estos túneles se construyeron a tope hace ya casi dos años cuando las relaciones entre Hamas e ISIS en el Sinaí eran muy buenas, con la mera intención de utilizarlos como senderos de contrabando seguro. A pesar de ello, los egipcios comenzaron a crear estanques de agua sobre estos túneles para que colapsaran. Es por esto, que en los últimos años la inmersión egipcia en el conflicto “Israelí-Hamas” es tan intenso y de importancia para ellos también. Por último, este evento demostró quienes son los aliados fieles de (los estados aterrorizados por la creciente influencia rusa en el Este de Europa y Francia, quien a pesar de sus posturas tan ambiguas, condenó enérgicamente a Hamas) y también dejó entrever que a los Estados Unidos de Trump, este evento, al menos en público no le interesó mucho. De hecho, Jason Greenblatt, el enviado para negociaciones internacionales de la Administración Trump, y el embajador estadounidense en , David Friedman, fueron los únicos representantes estadounidense en realizar sendas declaraciones pro-israelí en cuanto a lo que acontecía, pero hasta ahí.
Ante todo esto me quedo con dos cosas: sí, las declaraciones del portavoz de la AP fueron correctas. Si comenzaba una guerra, hubiese sido “culpa” de Israel. Aunque también estoy de acuerdo con Netanyahu con que ni a corto ni a largo plazo este dolor de cabeza permanente en Gaza tendrá una solución diplomática.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAsí No
Artículo siguienteVivir más allá de todo…
José Lev Gómez es un estudiante de máster en Seguridad e Inteligencia en la University of Buckingham en Inglaterra. Graduado en Neurociencias y Estudios de Israel en la American University en Washington, DC, José ha realizado internados profesionales en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, y el Comité Nacional de los "College Republicans" y The David Project en Washington, DC. Además de su interés por la política española, la diplomacia y temas de seguridad en el Medio Oriente, José ha trabajado como coordinador de eventos relacionados a Israel para American University Hillel y como asistente de eventos para el Centro de Estudios de Israel de la American University. Recientemente también realizó una pasantía diplomática en la delegación diplomática del Kurdistán Iraquí en Washington, DC. Además de colaborar con este diario, José tiene un blog en el Times of Israel, y ha escrito para periódicos como El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (Estados Unidos) y Red Alert Politics (Estados Unidos). José es autor de dos libros: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" y "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", y realizó su proyecto de fin de grado en Estudios de Israel sobre las "Las Relaciones de Israel con el Nacionalismo Vasco y Catalán