Diario Judío México - Muchos de nosotros en alguna parte del transcurrir de nuestras vidas, hemos sufrido algún tipo de y discriminación, ya sea por expresar nuestras opiniones, defender las creencias que constituyen lo que somos, abanderar las tradiciones familiares que conforman nuestra identidad o por señalamientos raciales, sexistas o ideológicos. En particular como seres únicos e irrepetibles ante todo aquello que nos hace diferentes e iguales a la vez de los demás Seres Humanos.

Sin embargo ha llegado el momento en este siglo XXI de que nos re-pensemos más allá de todo ello y aprendamos a convivir pese a esas diferencias, comprendiendo que estamos aquí para un propósito aún mayor que se enfoca en aprender a servir a los demás y no solo para servirnos de las circunstancias que nos rodean.

En la actualidad es muy difícil y lamentable presenciar injusticias que nos denigran a todos como Raza Humana, sí continuamos creyendo que el problema del , xenofobia, aporofobia, antisemitismo, islamofobia, homofobia entre muchos tipos de discriminación, no es con nosotros y permitimos que exista y se extienda creciendo cada vez más la hacia diferentes colectivos de la población mundial.

Porque lo acontecido esta semana en , es un duro golpe para la democracia de la llamada “super potencia estadounidense” que se vende como la tierra de las “oportunidades y la libertad”. Ya que no puede haber oportunidades y menos libertad con mayúscula, si se anteponen la discriminación y la naturalizada ejercida hacia la comunidad afroamericana que una vez más, sigue siendo abusada y asesinada solo por su color de piel, como si esto fuera un pecado capital en esta era de la posmodernidad.

Así es impensable que en estos tiempos donde todos estamos en riesgo de morir por la pandemia del Corona-virus, la naturalización de la siga en pie y además en circunstancias donde lo que debe imperar es la solidaridad y la razón cordial hacia nuestro prójimo más allá de quien este sea.

De esta forma no solo los EEUU debe aprender a repensarse desde ámbitos de mayor inclusión y comunicación entre el Estado y la sociedad civil sino el mundo entero. Esto para buscar abrir canales que eduquen y empoderen a las personas en saber que poseen derechos, garantías y deberes pero también para que le exijan a los gobiernos que cambien sus políticas públicas en pro del bien común y la equidad social.

Lo anterior debido a que dentro de una sociedad mundial, esta sólo se concebirá como homogénea en el sentido que se perciba como pluricultural, multiétnica y plurilingüe y por ende, consiente que en las diferencias radica la grandeza de la propia Raza Humana en este planeta llamado Tierra.

Así no ganamos mucho como Homo tecnologicus, atravezando el cielo para llevar al Ser Humano al espacio más allá de sus límites, si ni siquiera éste logra ver que sus congéneres aquí en la Tierra están sufriendo a manos de sus hermanos por la falta de empatía y solidaridad  como Homo Sapiens…

En memoria de .

(Especial para el Diario Judío.com de México.)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.