Diario Judío México - Nuestro cerebro es una red interconectada de células, glándulas y sustancias químicas con una labor específica cada una; no obstante, Daniel Dennett piensa que todos estos elementos solo son máquinas hechas a partir de otras máquinas que llevan a cabo funciones predeterminadas para que la mente humana funcione.

 

La mente humana es un concepto abstracto, por lo tanto, todo lo que se genera dentro de ella es también abstracto; esta es la razón por la que Dennett establece que no somos tan especiales, pues nuestra mente es solo la proyección de las funciones de esta maquinaria tan diversa.

 

Dennett considera que la conciencia es real, está presente, pero que es una ilusión de la mente para hacernos creer que tenemos el control de todo lo que pasa en nuestro cerebro. Sin embargo, este control es ínfimo si lo comparamos con todas las funciones que suceden justo en el momento en que pensamos en algo. La conciencia no es más real que la pantalla de una computadora portátil; cuando presionamos un ícono, creemos tener el control, pero no podemos concebir la cantidad masiva, casi infinita de acciones sucediendo al mismo tiempo; acciones tan pequeñas y tan rápidas que apenas podemos decir que sucedieron.

 

Nuestra mente es el resultado evolutivo de pruebas y errores, nuestra mente evolucionó de sí misma en incontables ocasiones, y la mente humana es el resultado último de esta evolución.

 

Para concluir, Daniel Dennett piensa que, para finales del Siglo XXI “El uso de palabras y la opinión general de la gente instruida habrá cambiado tanto, que cualquiera podrá hablar de máquinas pensantes sin que nadie lo contradiga”.

 

Nuestra mente es algo que es, y siempre será objeto de estudio, pues ofrece una interminable cantidad de opciones y recovecos que podemos observar y de los que podemos aprender.

 

Revive la conferencia de Daniel Dennett en http://cdi.la/8n3db

 

Más información: http://cdi.la/iq

 

Andrés Roemer

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.