El Gran Rabino Yitzhak David Grossman debió eludir cientos de problemas, contratiempos, obstáculos a lo largo de su vida para lograr brindarle a cada niño y niña de Migdal Ohr la atención especifica que cada alumno necesita.

Si bien en estos tiempos de Pandemia, los desafíos son infinitos, en Migdal Ohr tratamos a los/as alumnos/as con la dedicación y el amor de siempre. Es por eso que durante la presente semana, las maestras y maestros de Migdal Ohr han trabajado para que los alumnos/as puedan estudiar al aire libre, donde es menos peligroso el contagio del Covid-19.

Sigamos cuidándonos, sigamos cuidando al prójimo!!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael entre vacunas, fake news y Netanyahu
Artículo siguienteHallazgo impresionante: Lápidas judías medievales en un muro en Alemania
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.