Estamos asistiendo a una campaña electoral por parte del kirchnerismo que no repara en medios para llevar agua a su molino. Desde el agravio personal, la traición y la falta de ética de muchos de sus integrantes hasta el escrache y el ataque personal a sectores del oficialismo y del periodismo libre.
CFK recorre algunas partes del país donde puede sentirse más cobijada, sólo acompañada por su libro Simplemente, mintiendo continuamente y con una falta de memoria que califico casi de patológica. Alberto F. se subió los pantalones (antes se los había bajado) y va por otros caminos del país, como un pescador recorre los espineles para ver si picó algún pez (votante) y que no se vacíe la canasta que lo ayudó a “comer” en agosto.
Solá habla con cariño de la JNG, Grabois pide una reforma agraria y expropiación de propiedades privadas,mientras Alberto F. imita al zorro que hace entrar a las gallinas al gallinero y promete cuidarlas. Kicillof lleva en su celular un GPS para no perderse en la Provincia, sea en el Gran Bs.As. o en el interior, del cual conoce la costa atlántica de cuando jugaba con el baldecito de arena y comenzaba a ilusionarse con ser un buen stalinista, construir diques de contención o corralitos al dólar y destrozar la economía de su país.
Magario vive en un barrio cerrado en Canning, y aunque  habla de sus pobres en La Matanza, jamás les dió agua, cloacas o asfalto, impide el ingreso del SAME, pone su nombre en los patrulleros pero tendría que responder por la gestión corrupta de su intendencia junto a Espinoza. En tanto Marino, Belligoni y la izquierda perimida siguen su plan ineficaz de organizar piquetes callejeros movilizando a su clientela cautiva y planera.
Algunos medios audiovisuales con periodistas, conductores, panelistas y economistas atizan los ánimos y arrojan tremendismo a la situación. Estamos mal pero pobre si caemos en el pasado ignominioso del cual estamos saliendo con sacrificios para seguir siendo una República. Alguien dijo en Alemania (1937):”Las grandes masas sucumbirán más facilmente a una gran mentira que a una pequeña”:designó a Goebbels.
Un proverbio judío dice:”Todo el mundo se queja de la falta de dinero, pero nadie se queja de la falta de inteligencia”.
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeñales Financieras: Hablemos del presupuesto 2020
Artículo siguienteMichelle Fridman presentó el libro “Being Nobel” que reúne a galardonados con el Premio Nobel de la Paz
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.