Diario Judío México - Muchos de nosotros, desde las trincheras, desde nuestra vida diaria, observamos pasivamente las acciones de Trump y a veces les dedicamos unos segundos o simplemente las damos por hecho sin considerar las consecuencias que sus acciones tienen.

El problema de la migración no es un problema creado por Trump, realmente es un problema de los demócratas ya que, según parece, solo los republicanos han tenido el valor -de vez en cuando- de encararlo y resolverlo como lo hizo Reagan con su amnistía en su momento.

Tampoco es culpa de Trump que tantos mexicanos necesiten huir en busca de trabajo como hace un siglo lo hicieron los irlandeses, los suecos y los polacos de sus países de origen. En realidad, para , la ilegalidad de millones de sus ciudadanos en Estados Unidos ha sido una bendición o como diría AMLO: “le vino como anillo al dedo” porque al estar indocumentados no pueden comprar casas, autos, ni nada muy caro, lo que les deja más dinero disponible para, como diría Cri Cri para “ayudar a su pobre mamá”.

Los indocumentados, por serlo, tienen además que beber menos, fiestear menos, pelear menos y muchos otros menos que les costarían dinero y así, se pueden dedicar – o tienen más tiempo- para trabajar más, ganar más y enviar más a , envíos estos que, sin necesidad de construir ni invertir nada (antes al contrario, mientras meros se invierta en sus comunidades más de ellos se tienen que ir al otro lado) generan la fuente de ingresos número uno del país.

Lo “único” malo en este planteamiento donde más gente esta menos “distraída” y así puede trabajar, generar y enviar “más”,  es que Trump ha decidido resolver el problema de la migración “parándola” y separando a los niños de los adultos para “castigar” a los adultos y desincentivarlos de cruzar con sus niños que, al crecer en Estados Unidos y ser educados en inglés tendrán, en el futuro, sus propios problemas por crecer y madurar dentro del mundo gris de la ilegalidad migratoria.

La solución al problema exige un gran esfuerzo educativo y político de los Estados Unidos, esfuerzo cuyo costo, trabajo y concepción le son totalmente extraños a las distintas pandillas de políticos que han gobernado el país con solo el interés personal por enriquecerse como motivación.

Pero, en fin, la relación migrantes-gobierno mexicano es un tema digno de tratarse en otro momento, hoy baste subrayar que comprender las consecuencias de las medidas tomadas por Trump y reforzadas al extremo aprovechando la pandemia- es muy difícil, pero, gracias a este corto filme de Jesús Nebot enviado a nosotros por Enrique Morones, es más fácil de comprender en su inmensidad gracias al ingenioso manejo de circunstancias que utiliza. Lástima que haya decidido hacer ‘hispanos’ a los policías porque al hacerlo etnifica el tema. Si los policías hubieran sido anglo-sajones, el impacto sería mucho mayor.

Vea este filme, compenétrese con lo que diariamente tienen que vivir millones de indocumentados y en la medida de sus posibilidades haga algo, lo que sea, menos mantenerse en silencio al margen, por ayudarlos en este vía crucis que Trump les ha provocado.

¡Ah¡ sí, se me olvidó que el gasto en “centros de detención” para estos niños ya va en los billones y que sus dueños son contribuyentes a la campaña de Trump.

https://www.americannightmarefilm.com/

Saber que pasa sin hacer nada nos hace cómplices.  Hacer como que no sabemos, nos hace cómplices; hacer que no es nuestro problema, nos hace cómplices; ver hacia otro lado nos hace cómplices; convencernos de que las víctimas son los culpables, nos hace cómplices; lo único que no nos hace cómplices es participar activamente en la solución del problema con presión, con presencia, con insistencia

Para comprender mejor el tema de la complicidad ante el crimen recomendamos este libro fácil de leer, fácil de adquirir y enriquecedor de principio a fin: “Descifrando Cenizas”, de Beatriz Murguía.

“Descifrando Cenizas”, de Beatriz Murguía, oprima aquí.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.