Diario Judío México - El éxito de una terapia que utiliza células madre adultas para tratar la esclerosis múltiple en Hadassah es una buena noticia para aquellas personas que sufren de esta enfermedad y otros trastornos neurológicos.

En 2007, la golfista profesional canadiense Louise Zylstra fue diagnosticada con esclerosis múltiple. A principios de 2008, no sólo no podía jugar 18 hoyos, sino que apenas podía caminar 50 yardas. Su doctor en Ottawa le dijo que probablemente estaría confinada a una silla de ruedas en dos años.

“Fue un desastre”, dijo Zylstra al programa National News de CTV de Canadá. “Cuando piensas que ya no podrás volver a jugar golf y eso es a lo que te dedicas….” Ella habló a mediados de noviembre de 2008, poco después de regresar a Canadá después de ocho meses de tratamiento en el Centro Médico de la Universidad Hebrea-Hadassah en . No sólo está caminando otra vez con facilidad, está de regreso en el campo de golf. “Es como el día y la noche”, dijo a CTV. “Es un giro completo de 180 grados de donde me encontraba”.

El neurólogo y especialista en esclerosis múltiple, el Dr. Mark Freedman del Hospital Ottawa, quien había diagnosticado a Zylstra y le había dicho que no existía una cura para su enfermedad, reconoció ante CTV que ella había “recuperado gran parte de sus movimientos muy rápido…. Ahora se encuentra jugando golf y ganándole a varios competidores, lo cual es bastante increíble”.

Zylstra es una de 35 personas en recibir la primera terapia de células madre adultas del mundo. “Hasta hace poco, la terapia con células madre era un tratamiento teórico, incluso más ciencia ficción que realidad”, dice el Dr. Dimitrios Karussis, neurólogo y neuroinmunólogo en el departamento de neurología de Hadassah. “El estudio en el cual participó Louise Zylstra es el primero en el mundo occidental en el que se han trasplantado células madre adultas”.

Los resultados de este trasplante son tan emocionantes que representantes de importantes centros médicos de Europa y Norteamérica se estarán reuniendo en Londres en los próximos meses para hablar del protocolo de Hadassah directamente con el Dr. Karussis y sus colaboradores.

Estas son muy buenas noticias, no sólo para las decenas de miles de personas en todo el mundo que luchan diariamente contra la esclerosis múltiple, sino que también, en potencia, para todos los demás que sufren otros devastadores trastornos neurológicos, como son el síndrome de Lou Gehrig, las enfermedades de Parkinson y de Alzheimer, apoplejía y lesiones en la columna vertebral.

“Nuestro departamento en Hadassah es uno de los centros de investigación de células madre líderes en el mundo”, comenta el Dr. Karussis, jefe del Centro de Esclerosis Múltiple de Hadassah. “La esclerosis múltiple es la causa más común de discapacidad neurológica en adultos jóvenes, ocurriendo en alrededor de una de cada 2,000 personas”, explica el Dr. Karussis. “Es más frecuente en países más alejados del ecuador y, en poblaciones judías, se encuentra con más frecuencia en asquenazíes que en sefaradíes, con una tasa de tres a uno”.

Con la esclerosis múltiple, el sistema inmunológico del paciente se vuelve rebelde y ataca la cubierta grasosa de mielina blanca que aísla las neuronas o células nerviosas. El resultado son deficiencias funcionales en la vista, así como en las áreas sensora, motora, de equilibrio y esfinteral. Aunque los doctores conocen bastante sobre los mecanismos del proceso de la enfermedad, todavía no se conocen sus causas y lo único que pueden hacer es recetar medicamentos que alivien los síntomas.

“Estamos explorando cómo las células madre pueden utilizarse para regular o reprogramar a las células del sistema inmunológico que fallan y destruyen la mielina, y tal vez hasta mejorar la regeneración tanto de mielina como de mecanismos neuroprotectores”, dice el Dr. Karussis. “Lo nuevo es que ahora estamos usando las propias células madre del paciente para hacer esto”.

Fue sólo hasta hace poco que los investigadores en Hadassah y en importantes centros médicos en los Estados Unidos y Europa descubrieron que cada uno de nosotros poseemos pequeñas reservas de un tipo de célula madre diferente, conocido como mesenquimal. Estas son células jóvenes flexibles, que todavía no se convierten en los diferentes tipos del tejido humano-pero, lo más importante es que cuentan con el potencial de hacerlo.

Hasta este descubrimiento, las únicas células madre adultas explotadas terapéuticamente fueron las células formadoras de sangre o células madre hematopoyéticas. En general son proporcionadas por donantes emparentados y utilizadas en el trasplante de médula ósea. La investigación de terapia con células se hallaba en conflicto por las cuestiones éticas al ser extraídas de embriones.

No obstante, las células mesenquimales adultas tienen varias ventajas importantes sobre el tipo embriónico, como lo descubrió el equipo de Hadassah. Primero, porque son extraídas del paciente, no existen ni temas éticos que limiten su uso ni hay problemas de rechazo, haciendo que el tratamiento sea más seguro. Segundo, existe muy poco peligro de que este tipo de célula se vuelva maligno después del trasplante. Y tercero, pueden cultivarse y expandirse con facilidad.

Una ventaja adicional es que estas reservas de células madre adultas han resultado ser más vastas de lo que se pensaba. Los científicos han encontrado pequeñas cantidades de ellas (más o menos una célula madre por cada millón de células de tejido) en el cerebro, médula ósea, sangre periférica, vasos sanguíneos, músculo esquelético, piel e hígado. Su función probable: la reparación de tejido dañado.

“Usted podría preguntarse, cómo lo hicimos, por qué necesitamos injertar estas células si ya existen en el cuerpo”, explica el Dr. Karussis. “No tenemos una respuesta sólida, pero podría ser que su pequeña cantidad limita su habilidad de emigrar a las áreas dañadas, o que no reciben las señales para emigrar”.

Sea cual sea la razón, los médicos de Hadassah decidieron echarle una mano a la naturaleza y mover estas células curativas a donde eran necesarias. A mediados del 2006, los doctores Karussis y Slavin lanzaron la primera prueba clínica en el mundo con células madre mesenquimales.

Tras varios años de investigaciones, los médicos de Hadassah lanzaron estudios clínicos en los que participaron varios pacientes internacionales en busca de una cura para sus enfermedades neurológicas, siendo una de ellos Louise Zylstra.

“Nuestra meta era ver si la terapia era factible y que no causara daño alguno”, comenta el Dr. Karussis. “Ambas cosas fueron demostradas. El único efecto colateral fue un ligero dolor de cabeza y una fiebre de tres días”.

Aunque evaluar la eficacia no era una meta del estudio, naturalmente los investigadores realizaron observaciones clínicas preliminares. Y son éstas, junto con la factibilidad y seguridad del protocolo, lo que tiene emocionado al mundo médico.

Los investigadores de Hadassah han planeado dos estudios clínicos más. Uno es el estudio extensivo multicéntrico de Fase 2 que se expondrá en la reunión de Londres y otra es para desarrollar el uso de células precursoras neuronales (células nerviosas “bebé”) derivadas de células madre de embriones humanos, en las cuales participan el Dr. Ben-Hur y el Dr. Benjamin Reubinoff, director del Centro de Investigación de Células Madre Embriónicas Humanas de Hadassah.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

6 COMENTARIOS

  1. necesito regenerar tejido neural e hipofisiario faltantes derivado de una cirugia y radiaciones aplicadas hace 20 años teniendo yo que tomar dos anticonvulsivantes y aun asi con un malestar diario casi permanente en mi cabeza.
    Tengo entendido que las CMM son extraidas del tejido adiposo?Podriamos lograr algo en mi caso??’ y en cuánto saldria aprox.$$$
    Han tenido algún caso parecido y han llegado a regenerar???

  2. Buen día!!Me complace informarles que la clinica DNA VITA THERPEUTICS, que se encuentra en Guadalajara y en algunas otras partes del país ofrece el tratamiento con celulas madre mesenquimales para la Esclerosis Múltiple y otras enfermedades.

    Lic. Ana Barragán
    Estamos a sus ordenes en
    Centro Medico Puerta de Hierro
    Av. Empresarios #150 Torre Elite Piso 5
    Col Puerta de Hierro Zapopan Jalisco
    Tels. 13808822/13682059

  3. Yo tambien vivo en la Cd. de México, tengo 48 años y 19 con EM.
    Que maravilloso ha sido enterarme de esto, sin embargo la siguiente pregunta que me surgió luego de leerlo fue ¿cuándo en México?
    Espero que muy pronto para todos aquellos a quienes nos ha invadido la angustia del pensar lo que el futuro ya de por si incierto me pueda deparar. Y aun así: gracias Dios mio por esta nueva esperanza de vida llena de setido y calidad de vida.

  4. Vivo en México, D.F. y tengo una hija de 26 años con esclerosis múltiple desde hace 4 años, esta siendo muy agresiva la enfermedad afecta el núcleo rojo del sistema nervioso.
    En México hay algún reprsentamente que pueda consultar sobre este tratamiento?

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEU exige a Stanford pago de impuestos
Artículo siguienteRobert Gates links Iran and Mexico
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.