Una catarata de mensajes novedosos ha venido llegando de Teherán en las últimas dos semanas, coincidentemente con la crisis a la que se llegó en el caso de las armas químicas sirias. La primera sorpresa fue la felicitación y buenos deseos que el presidente Rohani envió vía Twitter a los judíos del mundo “y especialmente a los judíos iraníes”, con motivo del festejo del Rosh Hashaná o año nuevo hebreo. Tal felicitación fue replicada poco después por una similar del ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif. Este gesto contrasta fuertemente con lo que fue usual durante la gestión de ocho años de Ahmadinejad, quien no perdía oportunidad para satanizar todo lo que tuviera que ver no sólo con Israel, sino con los judíos en general.

Estas insólitas palabras dirigidas al mundo judío fueron acompañadas además por otros cambios interesantes en la postura de Rohani. A pesar de seguir apoyando firmemente al gobierno de Bashar al-Assad, el Presidente iraní mantuvo un perfil relativamente bajo a lo largo de la crisis de las armas químicas, cuando el ataque estadunidense parecía inminente. No hizo declaraciones estridentes al respecto ni amenazó con “incendiar la región”, como fue común en el tiempo de su antecesor.

De igual modo, ha sido peculiar la manera como le ha hablado Rohani a su pueblo. Ha expresado en varias ocasiones su compromiso de que en sus primeros cien días de gestión serán visibles los signos de recuperación económica, al tiempo que ha manifestado su disposición a dialogar con Washington y a mantener negociaciones más activas con el G-5+1 (los países que conducen las pláticas con sobre el tema nuclear). No en balde las sanciones internacionales derivadas del incumplimiento de de los compromisos a los que está obligado con relación a su proyecto nuclear han provocado estragos en la economía nacional, afectando no sólo a la gente común, sino también a los grandes negocios e intereses en manos de los Guardias Revolucionarios, la élite político-empresarial por excelencia. Devaluación de su moneda, desempleo creciente, inflación de 36% y obstáculos múltiples para operar sus importaciones y exportaciones en virtud del boicot impuesto como sanción, son la base del deterioro de las condiciones de vida experimentado por millones de iraníes.

Y ahora que Rohani se dispone a viajar a EU a la reunión de la Asamblea General de la ONU, las señales positivas se han incrementado: desde ambos frentes
—Washington y Teherán— se confirmó que ha habido un intercambio epistolar entre Obama y Rohani, rompiendo así con el hielo absoluto que imperó en las relaciones entre ambos países a partir de la instauración de la República Islámica en 1979. Además, Rohani puso en libertad a una docena de presos políticos encarcelados a raíz de las protestas por la reelección fraudulenta de Ahmadinejad en 2009. Nasrin Sotudeh, una abogada defensora de los derechos humanos y Premio Sajarov en ese rubro, ha sido una de los liberados. A pesar de que no hay programado ningún encuentro entre Obama y Rohani en suelo estadunidense, no se descarta aún que pueda haber algún contacto personal entre ellos.

Hasta ahora, el máximo poder iraní, detentado por el ayatolá Khamenei, no se ha interpuesto públicamente para neutralizar estos cambios, lo cual es ciertamente extraño, dado el historial combativo y extremadamente radical de esta figura en todo lo que concierne a la relación con Occidente y el tema nuclear. Todo lo cual conduce al gran interrogante de si, como dicen los escépticos, la transformación encarnada por Rohani no es más que mera apariencia para poder continuar hábilmente en el mismo camino de siempre, o si en efecto el peso de las sanciones, el aislamiento y la pérdida de respaldo regional sufridos por debido a la fragilidad en la que se encuentra su gran aliado, el gobierno sirio de Al-Assad, están surtiendo efecto. Por lo pronto, los analistas se dividen en su respuesta en dos mitades. Sólo el tiempo dirá a quién le asiste la razón.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl campeón ciclista italiano Gino Bartali es reconocido como “Justo Entre Las Naciones”
Artículo siguienteFestival Gastronómico de Holbox
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.