¿Cómo se explica el apresurado viaje de importantes figuras israelíes – desde el jefe del Mossad a los principales líderes militares y de la seguridad nacional – a Washington? ¿A qué aspiran y qué acertarán a lograr en sus múltiples y espinosos diálogos con los nuevos personajes que dominan en la mansión presidencial y en el Pentágono?

Ciertamente, los llamados Acuerdos de Abraham que norman las abiertas relaciones entre Israel con los Emiratos árabes y que culminaron  en acertados entendimientos con Marruecos y Sudán han alterado sustancialmente el tejido de relaciones y estrategias en el Medio Oriente. Sin embargo, la cuestión es aún un problema pendiente, y si no es resuelto en un plazo razonable puede conducir a violentas y generalizadas protestas. Y no sólo en esta región del mundo.

Cabe atender y entender que el nuevo régimen norteamericano – y el presidente Biden en particular – están hoy considerando dos hechos. Por un lado, que los repetidos certámenes dirigidos a plantear y plasmar una solución al conflicto israelí-palestino (desde Madrid y Oslo a Camp David) no trajeron efectivos resultados. Y por otro, la consiguiente necesidad de imaginar y proponer nuevas fórmulas.

Cabe recordar que la colonización judía de los territorios situados en la franja occidental ya supera los 700 mil miembros al tiempo que las rutas que vinculan a estas poblaciones se amplían velozmente. Realidad que los aproximadamente ocho millones de palestinos que hoy se suman al millón y medio de árabes ciudadanos de Israel probablemente no tolerarán en el corto o mediano plazo si no se verifica un cambio radical en sus condiciones y perspectivas de vida.

Actitudes y circunstancias hoy acentuadas y difundidas por los resultados socioeconómicos del covid.

Ciertamente, este áspero cuadro nacional y regional se complica cuando se aprecian las incertidumbres que fluyen de la presente inestabilidad gubernamental en Israel. No es difícil imaginar que el probable ascenso de una coalición sustentada por partidos de la derecha- incluyendo a representantes neokahanistas – complicará las circunstancias apuntadas.

De aquí una ineludible e inquietante pregunta: ¿revelarán los altos funcionarios israelíes hoy en Washington el indispensable valor para aprehender la emergente constelación regional y la capacidad para presentarla a un gobierno que se demora en constituirse?

Circunstancias y preguntas que como israelí no puedo eludir. El atento lector juzgará.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Qué es llegar a viejo?
Artículo siguiente¿Cómo y a qué llegó un Rabino de México hasta Dubái? Entrevista exclusiva de Mery Harari a Rab. Dr. Ellie Abadie
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.