Diario Judío México - Un pequeño niño abordó el avión en que yo viajaba llamando la atención de todos. Buscó su asiento y se sentó a mi lado. Se veía que era un niño educado, seguro e inteligente. Me miró, sonrió y sacó su libro para dibujar.

A pesar de su corta edad, no mostraba señales de ansiedad o nerviosismo.
El vuelo no fue bueno; hubo turbulencia, pero el niño conservó la serenidad.

Le pregunté: “¿No tienes miedo?”.

Y me contestó: “No. Mi padre es el piloto”, y siguió en su libro.

A lo largo del camino encontraremos “turbulencias”. Habrá momentos en que no sentiremos terreno sólido y estaremos inseguros. Recordemos Quién es “nuestro piloto”, ¡y no nos preocupemos!

Y siempre que necesitemos que alguien nos ayude, meditemos en esto: “Nuestro padre Dios, es el piloto”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorContar historias
Artículo siguienteEl sistema vida y la conciencia-reproducción
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.