En llevamos un poco menos de 2 años de una amplia reflexión y proceso de cambios, un país que a ojos de muchos era un ejemplo de gestión, desarrollo, superación, de un minuto a otro se volcó, giró en 360 grados, dejando a los más cómodos, inertes, sin reacción.

En el otro lado de la vereda la sorpresa no era tal, esto es algo que se venía cocinando a fuego lento, 30 años de injusticia social, de no ser escuchados, bastaba cualquier excusa para que esta olla a presión reventara, decían y así fue.

Sea como sea, el barco de acostumbrado a andar en aguas calmas, de un minuto a otro empezó a vivir su peor temporal, sin rumbo, dando tumbos de lado a lado, agravado o disminuido por el COVID-19, pero esperando que el barco encallara en cualquier parte.

Tanto fue así, que ante tanta nebulosa emergió la figura de , un revolucionario, quien con mucho ímpetu, velocidad de palabra, mensajes que parecían armónicos ante tanta turbulencia. Parecía que esta sería su fiesta.

No importaba su raíz comunista, no molestaba su evidente falta de tolerancia hacia quienes no pensaban como el, su causa anti judía era mirada incluso con simpatía.

Así se gestó su carrera hacia la presidencia, sin rivales de peso que pudieran opacarlo, con una comunidad judía que miraba esto de reojo, haciendo incluso las maletas, esperando un futuro de terror y por su parte, la derecha haciendo malabares para intentar acallar a este líder, falso profeta, que en las encuestas cada día se veía más engrosado.

Afortunadamente, por una parte su ego le pasó facturas, tanto fue así que se tuvo que auto marginar de algunos debates (cosa rara en un orador de primera). Pero más que su propia inoperancia, en empezó muy de a poco a volver la cordura, el barco ya no iba a los tumbos y si iba, ya estaba más acostumbrado al movimiento, eso permitió entender que aunque se necesitan cambios profundos, para volver a poner a las personas al centro de la importancia de los gobiernos, no se necesitan anarquistas, no se necesita gente que esté en contra de todo, como con una rabia hasta caprichosa, se necesitan líderes propositivos, abarcativos, cooperativos, que construyan desde el amor, la sabiduría y el amor por otros seres humanos.

Y así la figura de Jadue se derrumbó, cayendo estrepitosamente, no como dicen muchos por sus errores propios, si no porque afortunadamente en el amor vale más que el odio.

FuenteAurora

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSentir la vida
Artículo siguienteHolocaust Museum of Oporto gives visitors guestbooks to Yad Vashem