La semana pasada sucedió en el Senado un hecho gravísimo, que agravia a la propia Institución. Por la politiquería bananera que reina en el país, llegan a senadores o diputados algunos personajes electos por el pueblo,que son indignos de ejercer tal representatividad, sin educación ni principios éticos pero con mucho dinero o por ser un genuflexo perpetuo al poder de turno.

El caso a que me refiero fue protagonizado por la senadora oficialista por Tucumán, Beatriz Rojkes de Alperovich, esposa del señor feudal y gobernador de la provincia desde hace más de 10 años. La señora senadora Silvia Elías de Pérez (UCR-Tucumán), pidió el tratamiento sobre tablas de una resolución de repudio por la represión policial de la noche anterior en dicha provincia, efectuada con gases, balas de goma, caballería, etc. contra una manifestación pacífica de hombres, mujeres y niños, reclamando elecciones libres sin fraude ni dádivas para comprar votos o alterar cifras del escrutinio.

El proyecto de resolución fue rechazado previa alocución de la senadora Rojkes, quien basó su discurso en ataques descalificadores contra su colega, tanto en su faz política como mujer, llegando a rozar el delito de violencia de género. Utilizó un lenguaje soez, insultante, digno de una persona desquiciada y ordinaria.

Esto es propio de la legisladora Rojkes, de quien voy a recordar algunas actitudes, ya denunciadas por mí a algunas publicaciones y no editadas. Durante su visita a El Molino, una de las localidades tucumanas más dañadas por la crecida de los ríos, la senadora reiteró acciones indignas de su condición humana y legisladora: en 2012 ante la muerte por asesinato de una criatura de 6 años acusó a sus padres de borrachos por haberla mandado a un kiosco a comprar algo; a una madre que lloraba a su hijo muerto por un tema de drogas, le dijo que " ahora podés quedarte tranquila porque ya no está más"; tuvo un entredicho con una víctima de la inundación a quien dijo que poseía no una sino 10 mansiones, que era "un animal y un vago de miércoles".

Esto muestra un grado de soberbia, falta de inteligencia, ausencia de responsabilidad y es un espejo del grado de corrupción que tiene el gobierno feudal de su esposo. Además le digo como judío que soy, que la fiesta que hizo hace un tiempo atrás, en medio del drama de las inundaciones festejando el Bat Mitzvá de su nieta, podía haberla postergado de acuerdo a la Ley Judía que así lo permite y no realizarla en una actitud desafiante hacia la población.

Todo lo aquí relatado más otros muchos sucesos similares no hacen más que abundar en la bajísima calidad moral de Rojkes (llegó a ser tercera en la línea de sucesión presidencial), su falta de solidaridad y además despiertan el ánimo del latente en la gente. La excusa que dá el gobierno que todo es creado por la oposición, la prensa mediática y la TV es una mentira grotesca.

"Los ojos no sirven para nada a un cerebro ciego".Proverbio árabe.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIslamismo: ideología y metodología
Artículo siguienteReconocer
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.