Diario Judío México - Seré sincero con todos vosotros. Por los pasados 10 meses he estado experimentando una evolución ideológica (algo que se nota mucho en mis artículos más recientes) no solo a nivel político sino a nivel personal también. Creo que en estos meses he tenido la oportunidad de reflexionar y analizar muchas cosas que antes veía desde una postura radical y tajante. En mi óptica mental previa, todo era blanco, o todo era negro. No entendía que en la vida a veces el “bien” no necesariamennte gana, y que el colocarse en los zapatos de los demás es necesario si uno pretende entenderse así mismo. Aunque ahora me identifico como un centrista que combate los radicalismos, el fanatismo y el irracionalismo, y que busca la verdad aunque no le agrade lo que encuentre, en mi mente tengo cabida para todas las opiniones y posturas. Por eso os quiero compartir mi respuesta a un seguidor de mi canal de Youtube (llamado Jose Eriel Muñiz Gomez) sobre un vídeo que realicé analizando el conflicto sirio y el actual escenario de violencia entre el territorio gazatí y el israelí..

Respuesta: “Primero, en el marco de una ocupación militar (término que sinceramente ya no se debe de usar en el caso de Cisjordania porque al dejar de ser reclamado ese territorio por parte Jordania, ya no es un territorio ocupado y por ende la Cuarta Convención de Ginebra allí ya no aplica. Es obvio que luego de los Acuerdos de Oslo que el término haya revivido para dar legitimidad a la causa palestina. Por otro lado, es imposible negar que allí hay una presencia militar que hace de la vida cotidiana de los Palestinos un verdadero infierno) el despojar y robar, tristemente, no lo tiene en cuenta ningún bando. Aunque aún hay casos en los que Ultraortodoxos ocupan las casas de Palestinos, por ejemplo, en Jerusalén Oriental para “reavivar la vida judía”, de la ciudad, también hay casos como el de Amona, en el que el Tribunal Supremo Israelí le da la razón a los Palestinos sobre sus tierras en Cisjordania. Por eso siempre hay que escuchar, leer y aprender de todas las narrativas y todos los hechos antes de apostar por un solo polo. Segundo, en este escenario actual en Gaza los líderes de Hamas se han dedicado a convocar “marchas y protestas pacíficas” mientras incitan a sus seguidores a lanzar piedras, bombas molotov e intentar romper la verja que delimita el territorio israelí y la franja. Luego, de manera descarada, reconocen que buscaban apostar la vida de sus seguidores en estas protestas con el único fin de llamar la atención. Mientras tanto, usa balas reales para “contener a los terroristas”, una diplomática dice que hacer esto es lo más lógico “ya que no se puede meter a todos los manifestantes en la cárcel”, y Netanyahu (feliz de que Trump haya movido a la embajada estadounidense a Jerusalén en cumplimiento del Jerusalem Embassy Act de 1995, de que varios países como Gran Bretaña, República Checa, Paraguay o Guatemala  hicieron o harán lo mismo que Trump y de que ya casi no se hable de sus varios casos de corrupción) apoya el matar a Palestinos cercanos a la verja entre Gaza e   porque “eran miembros de Hamas”. ¿No es esto que narro un enfrentamiento entre dos bandos, entre dos lados radicalizados y sin sensatez? ¿No es esto el apoderamiento del odio y la falta de sensibilidad ante la idea de que hay que ganar al otro sea como sea?

Tercero, cuando hablamos de despojar y robar hay que tener mucho cuidado. En Gaza, los israelíes y las Fuerzas de Defensa de se retiraron de allí en 2005 (aunque aún existe un embargo aéreo, marítimo y territorial sobre Gaza el cual está causando que haya una tasa de desempleo superior al 45%, que haya niños muriendo de hambre y de que en el territorio gazatí solo haya electricidad unas pocas horas al día) debido a la órdenes unilaterales dictadas por Ariel Sharon antes de entrar en un estado comatoso de casi 9 años. Sí, los judíos en algunos casos despojaron de sus casas a muchos árabes durante la guerra de 1948 en especial al norte y al sur de lo que hoy es . Lo mismo hicieron los ejércitos árabes (a excepción del Líbano que casi no tuvo participación en la guerra y solo perdió un soldado en combate; Líbano fue un frente y un centro de organización militar en el conflicto. Nada más) quienes en el contexto de esta guerra le pidieron a los árabes-hoy día autodenominados Palestinos porque sin duda la identidad colectiva de la que ellos hablan hoy fue forjada en los campos de refugiados-que salieran de sus casas. Pero también hay otra perspectiva. En esta guerra se expulsaron a los judíos de la gran mayoría de países árabes ya que no se les veía como ciudadanos leales. No es casualidad que en 1948, el 25% de la población de Bagdad era judía. Dos años después no quedaban ni 10,000 judíos en todo Irak. Por eso entre 1948 y 1953 llegaron a más de 850,000 judíos solo de los países árabes. Además, hay que recordar a los judíos expulsados de Cisjordania. No es casualidad entonces que muchos de ellos volvieran a Hebrón, Ariel o Gush Etzion luego de la Guerra de los Seis Días. Ahora, con estos argumentos no pretendo olvidarme de los más de 750,000 Palestinos que abandonaron la Palestina Británica en el contexto de la guerra de 1948 y a los más de 4,6 millones de refugiados Palestinos repartidos hoy día, principalmente, entre (donde han muerto más de 3,500 Palestinos debido a la Guerra civil ), Jordania y Líbano.

Cuarto, estoy de acuerdo con usted en que en este conflicto hay un bando muy superior al otro y que en Cisjordania hay niños encarcelados. Es más acusados en tribunales militares, como lo es el caso de Ahed Tamimi. Sin dudas, ésto es algo repudiable, denunciable y va en contra de la Declaración de los Derechos del Niño. Sin embargo, la realidad es que allí aplican las leyes militares y así es como tristemente funciona “el mambo”. Por eso cuando se autodefine como “democrático” debe tener cuidado hasta que extensión aplica este término dentro del marco territorial que define como sus “fronteras” (algo que aún, al menos en el sentido teórico estrictamente, no ha hecho a día de hoy). Porque si busca aplicar este término en referencia a lo que es hoy y Cisjordania, entonces éste no es el término a utilizar.

Concluyo diciéndole que no usted no hace propaganda con su comentario un tanto parcializado ya que al igual que yo, probablemente, no somos lo suficientemente eficientes con nuestra narrativa porque los argumentos y hechos históricos son infinitos. Aunque muchas personas en YouTube prefieren desearnos la muerte a los judíos, escribir “muerte a ” (claro porque ustedes tienen un país que no goza de ningún problema existencial) y tratar de presentar a como el malo siempre, creo que es tiempo de ser racional y analizar todo. Siempre conocer al otro es saludable a la hora de dar una narrativa. Y si en ocasiones el otro tiene la razón, reconocerlo no hace daño. Si esto no se hace, se cae en el juego de culpar siempre al más poderoso por el mero hecho de ser poderoso. Yo, personalmente, no tengo problemas en reconocer las cosas malas y horribles que ha hecho a través de su historia. E incluso, las que aún continúa haciendo. Sin embargo, no permitiré que la mentira, el fanatismo y los radicalismos se apoderen de la realidad”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl Israelí Lior Shambadal dirigirá la Sinfónica Nacional en Bellas Artes
Artículo siguiente70 años de Israel en Quintana Roo
José Lev Gómez es un estudiante de máster en Seguridad e Inteligencia en la University of Buckingham en Inglaterra. Graduado en Neurociencias y Estudios de Israel en la American University en Washington, DC, José ha realizado internados profesionales en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, y el Comité Nacional de los "College Republicans" y The David Project en Washington, DC. Además de su interés por la política española, la diplomacia y temas de seguridad en el Medio Oriente, José ha trabajado como coordinador de eventos relacionados a Israel para American University Hillel y como asistente de eventos para el Centro de Estudios de Israel de la American University. Recientemente también realizó una pasantía diplomática en la delegación diplomática del Kurdistán Iraquí en Washington, DC. Además de colaborar con este diario, José tiene un blog en el Times of Israel, y ha escrito para periódicos como El Nuevo Día (Puerto Rico), El Vocero de Puerto Rico (Puerto Rico), Latino Rebels (Estados Unidos) y Red Alert Politics (Estados Unidos). José es autor de dos libros: "Panorama Internacional: Una mirada a la geopolítica e historia mundial (2016-2017)" y "Puerto Rico: El nocivismo del insularismo y el colonialismo", y realizó su proyecto de fin de grado en Estudios de Israel sobre las "Las Relaciones de Israel con el Nacionalismo Vasco y Catalán